especie de cactus en maceta

El día de hoy le vamos a dar la oportunidad a una de las muchísimas especies de cactus que existen en todo el mundo. Así que este artículo está especialmente hecho para aquellos que sienten fascinación por las formas y lo peculiar que pueden llegar a ser estas plantas.

Estamos hablando de la Rhipsalis burchellii y antes de comenzar a darte toda la información que tenemos, tienes que saber que el género Rhipsalis posee alrededor de 35 especies diferentes por todo el mundo, siendo una de las más populares esta que te presentamos.

Datos generales de la Rhipsalis burchellii

pequena flor blanca que aparece de la Rhipsalis burchellii

Una característica particular de las plantas espinosas que tiene relación con los cactus es que poseen espinas, algo que no es ninguna novedad para nadie, pero en el caso de esta y muchas otras más, no poseen espinas o agujas, por lo que se te hará muy sencillo manipularla, cultivarla y trasplantarla a otro lugar de ser necesario

Esta especie pertenece al género de las Rhipsalis como ya sabes, pero casi la totalidad de estas especies pertenecen a zonas tropicales y selvas que se encuentran en América del Sur, Centroamérica y otras partes del mundo.

Pero en el caso de esta especie y/o variación en particular, es originaria del sur de Brasil. Con el paso del tiempo se ha ido expandiendo y ha ido adquiriendo mayor territorio, sin mencionar las personas y vendedores que distribuyen esta planta.

No hay muchos detalles generales que se puedan mencionar de la Rhipsalis burchellii, ya que la gran mayoría de los cactus, tienen usos decorativos u ornamentales.  Algunas personas han encontrado un uso bastante peculiar, el cual ayuda a reducir el estrés de las personas así como también la presión arterial, pero esto aún no está del todo comprobado.

Características

Como ya sabrás o pudiste haber deducido, esta planta crece más que todo en climas cálidos o tropicales. Es por esta razón que se da más que todo en países pertenecientes a América del Sur, Centroamérica y otras partes más.

Sin embargo, esta especie tiene la particularidad de poder soportar cierta cantidad de frío, pero tiene que ser muy leve o de lo contrario tenderá a marchitarse. Lo bueno de esta planta es que no requiere de mucho mantenimiento y es perfecta para tener en macetas colgantes o tenerlas un poco elevadas del suelo, ya que tiende a crecer como si se tratase de una planta rastrera.

Artículo relacionado:

+30 cactus resistentes al frío

Rhipsalis burchellii en una maceta de color roja

En cuanto a los tallos, cabe mencionar que estas son de tipo cladodio y sus tallos están modificados que simulan las funciones de las hojas comunes, salvo que estas están cubiertas por pequeñas espinas que no son muy rígidas.

Un punto importante a destacar es que no es buena idea o no resulta práctico colocar esta planta a ras del suelo, ya que sus tallos no son erectos. Es por eso que insistimos en que si vas a tener esta planta, lo mejor es que la coloques en un lugar alto.

De igual forma, la Rhipsalis burchellii posee tallos que al inicio de estas, tienden a ser aplanadas, pero conforme va creciendo y se va alargando, el aspecto pasa de una forma plana a una forma redondeada.

Artículo relacionado:

15 cactus de crecimiento rápido

Lo más común es que el grosor de estos tallos no supere el centímetro de diámetro. Eso sí, vas a necesitar un poco de espacio vertical, ya que cada tallo puede llegar a medir hasta un metro de largo.

Por otro lado, este tipo de cactus tiene el potencial de generar flores durante la primavera. El único detalle de estas es que no son muy llamativas ni tienen unas características especiales.

La verdad es que sus flores se parecen mucho a otros tipos de cactus que poseen una fase de floración. Estas pueden ser de diferentes colores y algunas de ellas pueden volverse de color blanco, rojo o rosado. Lo bueno es que si por alguna razón te gustan sus flores, que sepas que tienes alrededor de dos meses para disfrutar su floración.

Cuidados y cultivo

Hace un momento se mencionó que estas plantas pueden soportar cierto nivel de temperatura fría, pero no se especificó cuál era el mínimo que aguantaban. Es así como tienes que mantener a la Rhipsalis burchellii por encima de los 10°C., de lo contrario morirá rápidamente y comenzará a perder su color verde.

Ahora bien, el lugar donde tienes que tenerla es un sitio que se encuentre en semisombra durante todo el año y siempre que esté en su fase inicial de crecimiento. Ya después la puedes colocar en un lugar donde de igual forma le dé la luz solar, pero por un poco más de tiempo al día.

Suponiendo el caso de que ya tu planta haya crecido lo suficiente y  quieras comenzar a trasplantarla y multiplicarla, esto tienes que hacerlo obligatoriamente cuando la floración haya culminado, no antes ni durante la floración.

Ahora bien, en cuanto al riego de manera superficial, tienes que hacerlo de tal manera que le garantices un poco de humedad a la planta, pero no lo suficiente como para evitar la aparición de hongos e insectos que puedan dañar el cactus. Para ello es imprescindible que evites a toda costa los encharcamientos.  El riego dependerá del lugar y el tamaño del cactus.

Tipo de suelo

tres macetas pequenas con diferentes plantas

Los novatos pueden pensar que cualquier tipo de tierra es buena para los cactus. Aunque en la gran mayoría no importa mucho el tipo de suelo tierra que se utilice para su plantación, lo mejor es utilizar tierra especial para cactus. Aunque no es obligatorio, esto le puede proporcionar un mejor crecimiento y multiplicación de la misma.

Algunos jardineros con experiencia preparan su propia tierra con una variedad de materiales, como la fibra del coco, parte de la corteza de las orquídeas, un poco de grava, tierra para macetas y un poco de abono.

Cantidad de riego

Aunque ya se mencionó algo al respecto, no se explicó del todo como tiene que ser el riego para esta planta. No te preocupes, es bastante sencillo de entender y de utilizar. Lo principal que tienes que saber es que pese a ser un cactus, esto no significa que puedan soportar las sequías.

Por consiguiente, tienes que proporcionarle el agua suficiente para que no se seque y termine sus reservas, pero al mismo tiempo tienes que cuidar que la cantidad que le agregues, no sea excesiva a fin de evitar que los tallos y las raíces se pudran.

Artículo relacionado:

Cómo regar un cactus

Con esta planta lo tienes fácil, solo basta con agregarle agua una vez a la semana y listo. Ahora, si vives en un lugar donde el calor y la humedad son constantes y a un nivel elevado, entonces tendrás que fijarte en la apariencia de la tierra.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *