Scilla lilio-hyacinthus con flores de color azuladas

La Scilla lilio-hyacinthus destaca mucho por sus flores. Estas tienen colores increíblemente llamativos y que si se logran plantar en lugares estratégicos en jardines. Ten por seguro que el ambiente cambiará bastante y una vez que la especie florezca, tendrás una vista increíble y posiblemente tengas mayor cantidad de vida animal por la floración de esta Scilla.

Como ya habrás deducido, el nombre científico de la planta es Scilla lilio-hyacinthus, pero no es el único que tiene. De manera vulgar se le conoce como Jacinto estrellado o Jacinto azul estrellado, escila del Pirineo y otros más.

Datos generales de la Scilla lilio-hyacinthus

imagen de una Scilla lilio-hyacinthus de cerca

La planta pertenece a la familia de las Liliáceas y tiene su origen en el suroeste del continente europeo. Las flores en sí son la mayor característica o lo más llamativo puesto que tiene un color morado. Es por esta razón que es usada en los jardines con motivos ornamentales.

El nombre que se le ha dado a esta planta se remonta a la mitología griega el cual se le hizo honor a una de las ninfas de esta mitología. Cabe mencionar que la planta es tipo perenne el cual tiene un bulbo muy característico con un color amarillo.

Pero hay que tener cuidado con la planta en sí ya que resulta tóxica si no se sabe manipular adecuadamente. De un mismo modo, cuando la planta ha llegado a su florescencia, esta suele atraer diversos animales que se encargan de polinizar.

En caso que te lo estés preguntando, la Scilla logra vivir en ambientes como las orlas de hayedos o también en bosques que por lo general son húmedos y poseen suelos fértiles. Así que con esto sabrás qué es lo que necesitas para darle vida a esta planta en tu jardín.

Características de la planta

Es una planta herbácea con características perennes que solo alcanza una altura máxima de 30 cm. Las hojas de esta planta al igual que muchas de las variantes que existen crecen de tal forma que se agrupan logrando formar una roseta basal. El color de las hojas es verde.

Como ocurre con otras variaciones de esta especie, las flores de la Scilla lilio-hyacinthus son bastante pequeñas y tiene un color morado claro característico. Aunque puede volverse de un color blanco, lila o azul claro.

Cuidados

Como bien sabrás, esta planta necesita de un ambiente que sea húmedo y un suelo fértil para poder crecer. Por lo que tienes que simular lo más que se pueda el ambiente de un bosque montañoso.

De igual forma, si cumples con estas condiciones, tienes que asegurarte de colocar la planta bajo la sombra y nunca bajo el sol directo. Si la puedes colocar en un rincón, mejor aún. Aunque igual puedes jugar con las otras plantas de mayor tamaño que tengas en tu jardín ya que las puedes plantar bajo estas y darle una protección natural.

Tierra

En cuanto a la tierra que esta necesita, tiene que poseer un alto nivel de fertilidad y sobretodo, tener un buen sistema de drenaje. Pese a que le gusta la humedad, debes evitar a toda costa los encharcamientos. Para plantarla directamente en el suelo, deberás cavar un agujero cuyas dimensiones sean de 50×50 cm y utilizar sustrato universal para rellenar el agujero donde irá la planta.

En caso que quieras tenerla en una maceta, también es factible, pero tienes que utilizar además del sustrato, un poco de greda volcánica o algún material similar para que cuando hagas el riego, el agua pueda salir rápidamente y no haya exceso de agua dentro de la maceta.

Riego

jacinto estrellado o Scilla lilio-hyacinthus

Relacionado al punto anterior, el riego es uno de los factores que siempre son vitales en las plantas y en este caso, el riego variará mucho de acuerdo a la época del año en la que te encuentres. Por ejemplo, durante el verano, las veces que deberás regar será mucho mayor que durante el invierno.

La razón es obvia, durante el verano la tierra suele secarse rápidamente y deja de estar húmeda con mucha facilidad. Muy diferente a que si estuvieras en invierno donde la humedad puede durar mucho tiempo.

Es así como durante el verano, deberás regar por lo menos tres veces por semana y durante el invierno un máximo de dos. Todo dependerá de cómo esté la tierra al momento de hacer el riego.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *