insecto sujeto en una pequena hierba de un cesped

¿Tienes algún tipo de problema que está dañando el verde césped de tu jardín y no sabes de qué se trata? Seguramente lo que tengas una invasión ocasionada por la típula, que es una plaga que en el principio de su vida se encuentran bajo la tierra, siendo sus larvas las que ejercen un perjuicio importante a los suelos y en consecuencia a todo lo que en este crece.

Saber qué es la típula es importante, así que te mostraremos cómo se desarrollan y por qué pueden en poco tiempo convertirse en uno de los mayores enemigos de tu césped, o de los cultivos de huerta que puedes llegar a tener en tu hogar y no quieres verlos deteriorados.

¿Qué es la típula?

imagen en grande de una tipula, una gran plaga

Cuando hablamos de típulas nos referimos a unos insectos que son una plaga del césped y el pasto, representando una de las amenazas más fuertes que pueden recibir los suelos de los diferentes jardines, junto con la acción destructiva que puede llegar a tener el grillo topo.

No se trata de un insecto con forma de avispa, sino más bien de una mosca, a la que por esto también se la suele llamar mosquito de la col en sus especímenes adultos.

Estos suelen encontrarse en el pasto o en la huerta, depositando sus huevos en el interior del suelo después de haber generado el apareamiento. Es de esos huevos que provienen las larvas que le harán un daño particular a los suelos.

Tomando en cuenta que este tipo de mosquito tiene unas dimensiones muy similares a las de los mosquitos comunes, estos pueden ser confundidos con los otros, pero en el caso particular de las típulas, estas no tienen aguijón, por lo tanto son completamente inofensivas para los seres humanos, incluso presentando un tamaño prominente.

Lo cierto es que, en el caso particular de las típulas en su periodo adulto, estas no representarán grandes problemas para las cosechas, pues lo que harán es alimentarse del néctar o encontrarse a la caza de otras clases de insectos a los cuales depredar.

El problema para nuestros cultivos aparece cuando sus huevos eclosionan y las larvas se apoderan de toda la zona de las raíces de los sembrados y del césped, provocando daños realmente considerables a las plantaciones desde la base. Esto representa una amenaza para todo tipo de huertos y jardines y es por eso que las típulas se convierten en un enemigo a eliminar.

Características

Para que tomemos en cuenta la morfología particular de una típula podemos hacernos a la idea de que es un mosquito y este representa una similitud muy particular. Su cabeza también posee características retráctiles, demostrando unas prolongaciones en su parte final.

Las típulas se suelen ver en diferentes jardines como un mosquito que demuestra incluso una mayor envergadura que aquellos convencionales, ya que pueden llegar a tener unos tres centímetros de longitud en el caso de los ejemplares más grandes y unas patas delgadas y largas.

tipula, una plaga del cesped

Estas patas se encuentran muy desarrolladas, a diferencia de su cuerpo y es por eso que suelen también demostrar cierta fragilidad, pudiendo desprenderse de su cuerpo con mínimos esfuerzos.

Entre las características de apariencia que más caracterizan a este tipo de insecto se encuentran cuatro rayas que se encuentran a lo largo de su tórax, formando en su composición total, distintas tonalidades que se encuentran entre el marrón y el amarillo oscuro.

Sus larvas

En el caso de las larvas, que son las que realmente significan un problema y se comportan como una plaga destructora de los cultivos, estas no poseen patas y demuestran una tonalidad que cercana a los grises, mostrando al igual que otros tipos de larvas, un cuerpo que en su forma se asemeja a un cilindro, que posee una forma de moverse de manera retráctil.

Las larvas cuando se encuentran en el periodo adulto presentan una suerte de recubrimiento que las vuelve casi indestructibles y al que se lo ha llamado de muchas maneras, tomando en cuenta su dureza, pero quizás el nombre de “Chaqueta de cuero” sea el que más resuena en el mundo de la biología.

Cuando se encuentran en el momento de desarrollo más pronunciado, antes de pasar por el proceso de conversión típulas, estas larvas podrán llegar a tener el increíble tamaño de 5 centímetros en sus ejemplares más grandes, siendo un promedio de tamaño entre los 3 y los 4 centímetros.

Encontraremos muchas larvas en un pasto o una huerta, pero las que luego formarán las típulas tienen la característica particular de que, al ser tocadas no se enrollarán, como lo suelen hacer por ejemplo, las larvas de rosquilla negra y muchas otras. Antes de que estas se conviertan en crisálida, podrían llegar a tener unos 4 centímetros de espesor aproximadamente.

La aparición de las típulas en los jardines dependerá de las condiciones del clima y de cuando se hayan generado estos ejemplares. Si estos se han generado durante las épicas de otoño, los ejemplares aparecerán durante los meses de septiembre y octubre, mientras que aquellos que se hayan generado durante estos meses de otoño, aparecerán durante marzo y abril.

Lo primero que se verá cuando un jardín posee una población de estas, es una gran nube con una invasión fuerte, que al comienzo podemos pensar que se trata de simples mosquitos. Estas típulas se demostrarán merodeando las zonas en aquellos días en los que las temperaturas son adecuadas y existe el calor necesario para que estas realicen sus andadas.

mosquito llamado tipula

Pero cuando haya un viento excesivo o las temperaturas se presenten bajas, estas se encontrarán resguardadas de las inclemencias con tan solo quedarse en los suelos, pudiendo ser que se levanten en determinadas situaciones, frente a ciertos estímulos.

En el único momento en el que este tipo de insecto puede realizar una pequeña especie de migración es durante los días de temperatura templada y carencia total de viento.  En estas jornadas, las hembras superarán a los machos en las distancias de vuelo, que tendrán como objetivo la búsqueda de zonas más fértiles y verdes praderas, que son precisamente las zonas donde depositarán sus larvas que se convierten en un factor de inconvenientes.

El ciclo de vida total de un ejemplar adulto de típula no sobrepasará los quince días de vida, que suele ser su promedio, ya que muchas de estas pueden vivir entre 8 y 12 días aproximadamente, mientras que otros ejemplares rondarán entre los 15 y los 18 días en nuestros jardines.

En su reproducción, la hembra se encarga de realizar un lanzamiento de huevos a modo de disparo de perdigones y esta suele suceder ya sea cuando estas se han posado en alguna parte o mismo en pleno vuelo, a modo de bombardeo de huevos, cual misiles tierra-aire.

Por lo general, las típulas liberarán como promedio unos 400 huevos, pudiendo llegar hasta 1000 unidades en algunos casos extremos, mientras que en casos más mínimos, tendremos un piso de 150 huevos por cada típula.

Tratamiento

Existen diferentes tratamientos para acabar con la típula, así que toma nota.

  • Lo primero que hay que hacer que realizar es un tratamiento específico empezando en el mes de septiembre, y después repetir cada mes hasta llegar a febrero.
  • Lo que mejor actúa sobre esta plaga son los insecticidas especializados en esta clase de insecto. Está de más decir que los insecticidas que tenemos en casa, para moscas y mosquitos no sirven de nada.
  • También es importante revisar el césped en busca de larvas, de esta forma estaremos previniendo que nuestro césped sea atacado.

Si bien las típulas podrían presentarse como inofensivas, sus larvas podrían atacar todo tu jardín, por lo que debes estar atento para liberarte de ellas de la manera correcta en el momento justo.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *