Los problemas del cactus de navidad tienen fácil solución

El cactus de navidad es una suculenta muy especial: tiene tallos prácticamente planos, con capacidad fotosintética (de ahí que sean verdes, pues tienen clorofila que es el pigmento que le da ese color), y además florece en invierno-principios de primavera. En este sentido, es una de las cactáceas que produce flores más pronto.

Lo que ocurre es que son muchos los problemas del cactus de navidad que pueden surgir en cualquier momento. Aparición de quemaduras, tallos que se vuelven blandos, capullos florales que no se abren aún siendo la época… ¿Qué hacer para corregirlos?

Plagas del cactus de navidad

Vamos a centrarnos primero en las plagas que puede tener nuestra planta. Y es que hay que tener presente que sus tallos son un manjar para muchos insectos, por lo que es importante examinarlo de vez en cuando para así detectar a tiempo cualquier plaga.

Caracoles y babosas

Los caracoles pueden comerse los cactus

Tanto los caracoles como las babosas son unos devoradores de cactus en potencia. Da igual si tienen o no espinas: estos moluscos disfrutan comiendo las partes más tiernas de estas plantas. El cactus de navidad, además, es muy vulnerable, puesto que carece de armas de protección.

Por este motivo, durante la temporada de lluvias, o cuando haya previsión de que va a llover, si se tiene en el exterior lo ideal será meterlo en casa por unos días. Otra opción es usar repelentes de caracoles y babosas, o molusquicidas (cuidado si tienes animales domésticos, ya que son tóxicos para ellos).

Cochinillas

Las cochinillas son unas de las plagas más comunes

Imagen – Wikimedia/jacilluch

Las cochinillas son la plaga más común, no solo en el cactus de navidad sino en todos los tipos de cactus y crasas. De las muchas variedades que hay, la cochinilla algodonosa y la de escudo son las más problemáticas, y las que aparecen sí o sí todos los años, especialmente en verano. Sus cuerpos pueden tener aspecto de bola diminuta de algodón, o bien tener un escudo protector, de color marrón o marrón rojizo y tener apariencia de »lapa».

En cualquier caso, son animales chupadores de savia, que se pueden eliminar rápidamente limpiando el cactus con agua y jabón neutro. Aunque si vuelven a aparecer aconsejo más el uso de tierra de diatomeas, ya que es un eficaz insecticida natural capaz de erradicar la plaga de cochinillas casi de un día para otro.

Hormigas

Las hormigas favorecen la multiplicación de los pulgones

Las hormigas son insectos que, realmente, no son una plaga de los cactus, si no más bien unos animales que aparecen cuando ya hay otro que tienen algo (melaza) que a ellas les atrae. Esta melaza es una sustancia que secretan los pulgones, las cochinillas y las moscas blancas, por eso si eliminamos a estos, las hormigas se irán.

Pero ojo: hay que recordar que estos insectos también ayudan a la polinización de las flores, de modo que si tu cactus de navidad está sano, no te preocupes si ves alguna hormiga.

Pulgones

El pulgón ataca a los cactus de navidad

Los pulgones son pequeños insectos, que miden unos 4 milímetros, de color amarillo, verde, gris o negro. Tienen un cuerpo curioso: una cabeza muy pequeña, y un abdomen en forma de bola, también pequeño pero bastante grande en proporción con el resto del cuerpo.

Al igual que las cochinillas, ellos también se alimentan de la savia, pero ellos prefieren la de los capullos florales, aunque se pueden encontrar en los tallos. Por fortuna, se pueden tratar con agua y jabón, jabón potásico (en venta aquí) o tierra de diatomeas (en venta aquí).

Otros problemas del cactus de navidad

Además de plagas, existen otros problemas que pueden afectar al cactus de navidad, y son los siguientes:

Deshidratación

El cactus de navidad es una planta que puede tener problemas

Imagen – Wikimedia/Mokkie

La deshidratación está causada por falta de agua, la cual a su vez puede estar originada o bien por falta de riego, por un sustrato incapaz de absorber el agua, o bien por ambas cosas. Esta escasez provoca que los tallos del cactus de navidad se »arruguen», y que el pan de tierra se seque tanto que termina compactándose demasiado.

Para corregirlo, tenemos que meter la planta en un barreño con agua durante una media hora. De este modo, la tierra se volverá a hidratar, y con ella la planta. Pero de todos modos, tampoco estará demás ponerle un sustrato nuevo, en primavera, compuesto por turba y perlita a partes iguales para que no volviera a suceder.

No florece

Si el cactus de navidad no florece tenemos que preguntarnos si es porque le falta espacio, luz, o ambos. Aunque es una planta relativamente pequeña, si se cultiva en maceta es importante que se trasplante en cuanto se note que ha ocupado todo el espacio disponible, a lo largo de la primavera. Además, tampoco tiene unas necesidad de luz muy altas, pero para que florezca es preciso que se coloque en una zona luminosa.

Asimismo, hay que recordar que florece en invierno/principios de primavera. De modo que se puede abonar con un fertilizante para cactus todo el año, pero especialmente en esas dos estaciones, siguiendo las indicaciones que encontraremos en el envase.

Pudrición

Cuando recibe más agua de la que necesita y, por consiguiente, la tierra permanece húmeda más tiempo de que sería adecuado, las raíces se pudren. Al hacerlo, los tallos se vuelven blandos.

Para evitar perderlo hay que actuar rápido: extraer la planta de la maceta, envolver la tierra con papel absorbente a doble capa (ponle uno nuevo si ves que se empapa rápido), y dejarlo así un par de días, protegido del sol y en un lugar seco.

Después, vuélvelo a plantar en una maceta nueva, con agujeros en su base y trátalo con fungicida a base de cobre (en venta aquí). No riegues hasta que no pase una semana.

Quemaduras

Las quemaduras pueden estar producidas por el sol directo, los rayos solares que atraviesan el cristal de una ventana e impactan en el cactus, o bien de un riego hecho mojando la planta en el momento en el que le da la luz. ¿Qué hacer?

Bueno, va a depender del caso:

  • Quemaduras por sol directo: toca proteger la planta, llevándola a una zona de sombra o semisombra.
  • Quemaduras por rayos que atraviesen la ventana: tienes que llevar el cactus a una zona alejada del cristal.
  • Quemaduras por riego »desde arriba»: es importante que no se moje la planta cuando se riega, para evitar que se queme, por que el tratamiento consiste en dejar de regar de esta forma.
El cactus de navidad necesita luz para florecer

Imagen – Wikimedia/Gabriel VanHelsing

Espero que te haya sido de interés.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *