El aguacate en maceta exige muchos cuidados

Imagen – Wikimedia/Forest & Kim Starr

¿Es posible cultivar un aguacate en maceta durante toda su vida? Bueno, teóricamente no. Hay que tener en cuenta que la especie pura (Persea americana) es un árbol que como mínimo puede medir 8 metros de altura, y que además tiene una copa tan ancha que puedes tumbarte junto a su tronco y protegerte así del sol durante horas.

Pero ojo, no es imposible: no solo existen una variedad más pequeña apta para contenedores, si no que además, si les das una serie de cuidados podrás degustar sus frutos sin problemas. Así que veamos cómo se ha de cuidar un aguacate en maceta.

¿Cómo cuidar el aguacate en maceta?

Los aguacates en maceta se han de poner al sol

Imagen – Wikimedia/Bernard DUPONT

No es tarea sencilla, pero sí que puede ser gratificante. Y es que si no dispones de jardín o huerto donde poder plantarlo, y aún así te encantaría tener uno, lo primero que se debería de hacer es buscar la variedad enana de aguacate, pues cultivar un árbol que puede medir 8 metros o más en un recipiente es mucho más complicado que cuidar uno que crece 2 o 3 metros.

Así pues, has de saber que dicha variedad que alcanzan un tamaño menor es el aguacate Wurtz, que también recibe el nombre de Little Cado. Se trata de un híbrido de variedades tanto de México como de Guatemala que crece como máximo hasta los 3 metros. Produce frutos desde mayo a septiembre en el hemisferio norte. Eso sí, es sensible a las heladas de modo que necesitarás protegerlo si en tu zona hay.

El problema es que todavía no es muy conocida. De hecho, en España las variedades más comercializadas son:

  • Bacon: es un híbrido de variedades mexicanas y guatemaltencas que alcanza los 8-10 metros de altura. Su fruto tiene buen sabor, pero peor que el del Hass. Es la más indicada para lugares donde hay heladas de hasta los -2ºC.
  • Hass: es la más popular. Originaria de California, puede medir hasta 10 metros de altura. Su fruto tiene la piel rugosa, pero se separa con facilidad de la pulpa. Resiste heladas débiles y puntuales de hasta los -1’5ºC. Más información.
  • Fuerte: es otro híbrido muy cultivado con frutos de buen sabor, aunque es sensible tanto a las bajas como a las altas temperaturas.
  • Zutano: muy parecido al Hass, pero con la pulpa de peor sabor. Eso sí, soporta mejor las temperaturas bajas. Crece entre 7 y 9 metros de altura.

Artículo relacionado:

Tipos de aguacate

De todas maneras, elijas la que elijas, asegúrate de que tu ejemplar está injertado, pues así dará frutos sin necesidad de que tengas que tener dos plantas.

Una vez tengas tu aguacate, tocará encontrar la maceta ideal.

¿Qué maceta y sustrato le pongo?

La maceta ha de ser lo suficientemente grande para que el aguacate crezca durante, por lo menos, tres años. Aunque tu intención sea la de mantenerlo con una altura de, por ejemplo, 3 metros, es importante que el contenedor en el que lo tengas sea grande, ya que solo así su tronco se engrosará, y solo de esta manera podrá producir nuevas ramas. Por este motivo, si tu árbol ahora está en una maceta de 20 centímetros de diámetro, lo ideal para él sería plantarlo en otra que sea el doble de ancha y de alta, y que tenga agujeros de drenaje en su base.

Como sustrato es aconsejable utilizar uno que ya esté mezclado, como por ejemplo para huerto urbano (en venta aquí) o incluso sustrato universal (en venta aquí). En el caso de que optes por hacer tú la mezcla, a tu aguacate le irá muy bien si mezclas 60% de turba negra + 30% perlita + 10% humus de lombriz.

¿Dónde poner al aguacate: en sol o sombra?

Una vez que ya está en un recipiente, lo segundo más importante que debes hacer es colocarlo en una zona donde reciba la luz del sol durante todo el día. Si en tu terraza o patio eso no es posible, pero hay mucha claridad durante el día sin necesidad de encender ninguna lámpara, también podrás tenerlo ahí.

Si se pusiera en sombra total el aguacate tendría muchos problemas para desarrollarse con normalidad. Sus hojas se decolorarían, y si llegase a florecer produciría muy pocas flores.

¿Cómo regar al aguacate cultivado en maceta?

Hay que regar al aguacate en maceta seguido

El riego del aguacate será moderado. Es una planta que no resiste la sequía, y menos si se tiene en maceta, por lo que hay que asegurarse de que el sustrato no se seque, al menos no del todo. Así que no dudes en echarle agua hasta que salga por los agujeros de drenaje 3 a 4 veces a la semana durante la temporada cálida del año. Durante el otoño y el invierno, con la bajada de temperaturas que se produce en esas estaciones, hay que regar menos.

Usa agua de lluvia siempre que te sea posible, pues es la mejor que pueden recibir las plantas. Si no puedes, usa en su defecto agua blanda, que tenga muy poca cal y cloro.

¿Cuándo podar el aguacate en maceta?

Como no interesa que alcance una gran altura, la poda es una de las tareas más importantes que hay que hacerle el aguacate en maceta. Por eso, tendrás que podarlo a finales del otoño si en tu zona no se registran heladas, o del invierno, siguiendo este paso a paso:

  1. Desinfecta tus tijeras de podar con agua y jabón lavavajillas, y al terminar sécalas bien.
  2. Ahora, has de contar 4-6 pares de hojas, y cortar 2 o 3 de cada rama. Con esto estimularás la producción de ramas más cerca del tronco.
  3. En el caso de que haya alguna rama que se entrecruce con otra, y/o que esté enferma o rota, tendrás que quitarla.
  4. Mantén su copa redondeada, mediante pequeñas podas o pinzados. Es importante que no haya una rama que sobresalga demasiado, ni otras que sean excesivamente cortas. Para tener una visión global, aléjate unos pasos de él y así podrás ver qué le falta y qué hacer.

¿Cómo abonarlo?

Los nutrientes del sustrato se pierden pronto, pues las raíces se concentran en un espacio muy limitado, que es el que tiene la maceta que ocupan. Por eso, hay que abonarlo en primavera y en verano desde el primer año, ya que así nos aseguraremos de que consigue todo lo que necesita.

Utiliza abonos que sean líquidos, el guano que venden aquí, siguiendo las indicaciones del envase, pues aunque es natural está tan concentrado que, si se usa mal las raíces sufrirían daños.

El trasplante del aguacate en maceta

El aguacate, aunque se mantenga pequeño mediante podas, más tarde o más temprano va a necesitar o una maceta más grande y/o un sustrato nuevo. De hecho, cada 3, 4 o 5 años, dependiendo de lo rápido que esté creciendo, lo ideal sería trasplantarlo.

Se hace cuando las raíces han ocupado el espacio que tenían disponible, que suele coincidir cuando empiezan a asomar por los agujeros de drenaje. Al llegar a este punto, la planta no puede crecer más, de modo que se estanca, detiene su crecimiento y si no hacemos nada se terminaría debilitando.

Así pues, lo que hay que hacer llegado el momento es:

  1. Preparar la maceta nueva: llenarla de sustrato nuevo casi hasta la mitad, teniendo en cuenta que el aguacate no ha de quedar ni muy alto pero tampoco muy bajo con respecto al borde del recipiente.
  2. Después, se extra al árbol de la maceta vieja con cuidado.
  3. A continuación, se introduce en el nuevo recipiente, y se echa sustrato.
  4. Por último, se riega.

Comprar aguacate en maceta

Puedes conseguirlo desde aquí:

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *