Sembrar y plantar no son lo mismo

Sembrar, plantar… A menudo se utilizan estas dos palabras como sinónimos, es decir, como si significasen lo mismo. Pero esto no es correcto, puesto que aunque ambas hacen referencia a las plantas, es importante que del mismo modo que diferenciamos las semillas de las plantas, sepamos cuándo se usa un término y cuándo el otro.

Y es que es muy fácil confundirse. Por este motivo, te vamos a explicar qué significa sembrar o plantar, y en qué se diferencian.

¿Qué significa el verbo sembrar?

Las semillas se siembran

Vamos a empezar por el principio: sembrar, el cual significa colocar una semilla en el suelo o en una maceta para que germine. Se siembran las semillas en un semillero, como puede ser una maceta o una bandeja con agujeros por ejemplo, o bien directamente en el suelo. Se hace teniendo en cuenta las necesidades de la futura planta, es decir, si es de sol o sombra, o de si necesitará más o menos espacio, por ejemplo.

Esta es una experiencia magnífica, tengas la edad que tengas, puesto que ves crecer una planta desde sus inicios, desde que es una semilla aparentemente simple. Además, se aprende mucho cultivando, puesto que a base de prueba y error vas averiguando cada cuánto tienes que regar, o qué tipo de tierra le va mejor.

¿Qué es la época de siembra?

La época de siembra comprende aquellos días del año que son más propicios para sembrar las semillas de las plantas. Así, la de muchas de huerto es la primavera. Pero como cada planta tiene sus propias necesidades, los agricultores y aficionados pueden hacer uso de un calendario de siembra, en el que se muestra de manera clara cuándo hay que sembrar.

¿Cuándo se siembran las plantas?

Si tenemos en cuenta lo que acabamos de explicar, esta pregunta es errónea. Lo correcto es: ¿cuándo se siembran las semillas de las plantas? Y una vez dicho esto, la respuesta va a variar dependiendo del tipo de planta.

Aunque la gran mayoría de semillas se siembran en primavera, puesto que así se consigue que germinen en buenas condiciones al no haber heladas durante una larga temporada, hay algunas que se siembran en otoño o incluso en invierno: es el caso de muchos árboles, como arces, cerezos, o secuoyas; y también de plantas hortícolas como el ajo o la cebolla.

¿Qué es primero: la siembra o la cosecha?

La siembra, por supuesto. En esa primera etapa del cultivo, se seleccionan las semillas, se prepara el semillero, y después se entierran un poco. Luego, se va regando para que no se sequen. Una vez que germinen y tengan al menos 4 pares de hojas verdaderas, se pueden empezar a abonar.

Por otro lado, la cosecha es el momento en el que se recolectan los frutos, raíces o las plantas ya maduros. Es decir, es la última tarea que realiza el aficionado o el agricultor, y la más esperada por la familia.

¿Qué significa el verbo plantar?

Plantar es colocar plantas en un sitio determinado

Ahora pasamos al término plantar. Este es un verbo que significa colocar una planta en una maceta o en el suelo. Plantamos plantas, no semillas. Según la Real Academia Española, también es correcto decir que se plantan bulbos, esquejes, o vástagos. Además, se hace de una manera distinta a cómo se siembran las semillas, ya que hablamos de cosas totalmente diferentes.

Y es que para plantar es mejor esperar a que llegue la primavera, independientemente del tipo de planta que sea. Si bien hay algunas que soportan el frío, es preferible no exponerlas a las bajas temperaturas a las pocas semanas de haberlas plantado, ya que se corre el riesgo de que sufran daños, como la caída de hojas y/o frutos por ejemplo.

Otro verbo similar es trasplantar, el cual significa extraer una planta de un sitio para ponerlo en otro. También se hace la mayoría de las veces en primavera, pero también se puede en verano y/o en otoño dependiendo de la salud de la planta en cuestión y del clima, puesto que siempre hay que evitar que pase excesivo frío o calor durante las primeras semanas después del trasplante.

Artículo relacionado:

Trasplantar plantas

¿Cómo plantar y trasplantar?

Cuando vamos a plantar o trasplantar una planta hay que seguir estos pasos:

  1. El primero es asegurarse de que ha enraizado correctamente, hasta el punto de que las raíces salen por los agujeros de drenaje de la maceta.
  2. Después, se extrae con cuidado.
  3. Luego, se planta en la nueva maceta, la cual tiene que ser como mínimo unos cinco centímetros más ancha y alta que la que ya tenía; o en el suelo, haciendo un agujero lo suficientemente grande para que queda bien y no se quede ni alta ni baja con respecto al nivel de la tierra.
  4. Por último, se procede a regar. Hay que echarle agua a la tierra, hasta que quede empapada. Si está en maceta, después dejaremos que escurra.

Como ves, sembrar o plantar son dos tareas un poco diferentes. Ahora que conoces su significado y cómo se hace cada una, espero que disfrutes mucho más de cultivar plantas.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *