Relación entre setas y humanos

Estamos en plena época de setas y hongos, y eso hace que, en algunos momentos, te puedas plantear cuál es la relación entre setas y humanos. ¿Hemos comido setas desde hace mucho? ¿Qué pasaba antes con las venenosas o tóxicas? ¿Solo las usamos como alimento?

Si quieres conocer un poco más la historia entre las setas y los humanos, a continuación vamos a hablarte de ello.

Desde cuándo hay una relación entre setas y humanos

Desde cuándo hay una relación entre setas y humanos

Lo primero que tienes que saber es que la relación entre setas y humanos existe desde hace muchísimo tiempo, podríamos hablar de tiempos inmemoriales, de nuestros antepasados prehistóricos. Si no recuerdas mal, en esa época los humanos nos agrupábamos en clanes o grupos y, dentro de estos, había personas que tenían diferentes roles, algunos cazadores y otros recolectores.

Son estos segundos los que nos interesan ya que eran los que se encargaban de proporcionar alimentos que se encontraban y recogían para consumirlos. Por tanto, se supone que las setas y los hongos serían un alimento que no dejarían pasar por alto, sobre todo porque en aquella época no estaban para ser «sibaritas».

Ahora bien, como sabes, hay setas venenosas o tóxicas, ¿qué pasa con ellas? Lamentablemente, es posible que, antes de darse cuenta de las que podían comer y las que no, algunas personas sucumbirían a ellas. Fue conocimiento que irían adquiriendo con la técnica de «prueba y error», es decir, probarían hasta ver qué pasaba y después irían «analizando» las setas que podían recolectar y dejarían, destrozarían o utilizarían para otras cosas, las que no podían comerse.

De hecho, esto no es algo que se presuponga sin más, hay pinturas rupestres, en el desierto del Sahara, donde se ven figuras de setas, y estas pinturas datan de los años 7000 y 5000 a.C.

No solo eso, sino que en 1991, el hallazgo de Ötzi, un hombre congelado en el Tirol, del 5300 a.C. con una bolsa dejó claro que desde esa época usaban las setas. ¿Por qué? Pues debido a que dentro de su bolsa, congeladas, había dos setas: la Piptoporus betulinus (hongo del abedul) y la Fomes fomentarius (yesquero). Además, estas dos no eran concretamente setas para alimentarse, ya que la primera tiene propiedades medicinales y la segunda se usa para encender fuego.

Las setas en los rituales religiosos

Otro de los usos que se le pueden dar a las setas, y que seguramente en épocas antiguas lo hacen, hablamos de al menos 3000 años antes de Cristo, es la de los rituales religiosos ya que muchas de las setas, sobre todo las venenosas o las que no eran adecuadas para el consumo alimenticio, se usaban como drogas o embriagantes, para conectar con el mundo espiritual.

Se sabe que fueron usadas por las culturas precolombinas de América Central, pero también en tribus del Norte de Europa.

La relación entre setas y humanos en la Antigüedad

La relación entre setas y humanos en la Antigüedad

Acercándonos un poco más al presente, no hay duda de que hay referencias del uso de las setas en Egipto, Roma, Persia, Grecia o Mesopotamia.

Por ejemplo, en Egipto las setas se decían que eran el «alimento de los dioses» y aquel que las comía se hacía inmortal. Por eso, los emperadores, por miedo a que esto pasara, prohibían a los hombres el comer las setas o tocarlas.

Algo parecido ocurrió en Roma, donde también las consideraban «mágicas», pero no para otorgar la inmortalidad, sino fuerza divina. Unos años después se decía que también eran afrodisiacas.

En ese tiempo, eran consideradas alimentos para las clases altas, e incluso se regulaba el comercio de estas. De hecho, hay casos en los que las setas fueron las «culpables» de muchas muertes, como la del emperador Claudio.

En Grecia fueron un paso más allá. Y es que se sabe que el poeta Eurípides fue el primero que se dio cuenta, y describió, las intoxicaciones que se producían por las setas. Esto fue lo que inició que empezaran a clasificarse las setas mientras que, un poco más adelante, el médico y botánico Dioscórides hizo una separación entre setas «perniciosas» y setas «beneficiosas».

Las setas en la Edad Media

Durante la Edad Media, el consumo de las setas no estaba bien visto. De hecho, las consideraban «criaturas del Diablo» debido a que muchas veces se asociaban a las brujas o seres fantásticos pero desde la perspectiva más negativa de ellas. Por eso, mucha gente tenía miedo a consumirlas.

Tampoco ayudó el hecho de que los hongos aparecieran en alimentos que consumían las personas y que hacían que tuvieran problemas de salud como la aparición de gangrenas, alucinaciones, trastornos mentales…

En otra parte del mundo, como el Oriente, sí que se usaban mucho más a menudo. De hecho, había hasta cultivos de setas y de hongos. Pero no era suficiente para que en Europa dejaran de desconfiar de ellas, y siguieron demonizando su uso. Por ejemplo, se sabe que en el siglo XIII, San Alberto Magno se refirió a ellas como «exhalaciones de la tierra, frágiles y perecederas» no siendo consideradas «plantas».

La relación entre setas y humanos fue más allá de la gastronómica

La relación entre setas y humanos fue más allá de la gastronómica

A pesar de que las setas se pueden ver como alimento, y que se han usado como tal, en realidad tuvieron muchos más usos a lo largo de los años. Por un lado, y como hemos visto, se usaban en rituales religiosos. Sin duda, las pruebas, visiones, etc. que realizaban en esas épocas tuvieron entre sus ingredientes a estas setas y hongos por las propiedades psicoactivas que provocaban estados anormales (que sufrieran alucinaciones, que no sintieran dolor, estar en un limbo…).

Sin embargo, no es el único uso que a lo largo de los miles de años ha tenido. Se sabe que ha sido usado para matar, usando setas venenosas o tóxicas contra los enemigos.

Y al contrario. Para curar. Hay setas y hongos que tienen propiedades medicinales y que, sin duda, debieron aprender a lo largo de los años. Un claro ejemplo es la seta que la momia Ötzi llevaba en su bolsa cuando se congeló.

Así, podemos decir que las setas y los humanos tienen una relación muy antigua en la que los segundos han ido disfrutando de los beneficios de las setas (a nivel alimentario, médico, etc.). Pero también han sufrido la parte más negativa de estas, es decir, envenenamientos, problemas de toxicidad o incluso la muerte.

¿Sabías que la relación entre setas y humanos era tan antigua?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *