Los actinomicetos son hongos

Imagen – Wikimedia/Jensflorian

Los actinomicetos son unos organismos tan, tan pequeños que para poder verlos se necesita un microscopio; a menos que invadan un área, en cuyo caso sí veríamos que tiene un aspecto similar al que tienen los hongos.

Pero a pesar de ser diminutos cumplen una función esencial en cualquier terreno donde haya plantas. Y lo mejor es que no tenemos que hacer casi nada para beneficiarnos de ellos.

¿Qué son los actinomicetos?

Los actinomicetos son microorganismos

Imagen – Wikimedia/Oregon Caves

Los actinomicetos, también llamados actinobacterias, son unos microorganismos que a veces se incluyen en el reino de los hongos (Fungi) y otros en el de las bacterias. ¿Por qué? Porque algunas especies de actinomicetos son capaces de producir cuerpos filamentosos, que son como hilos que cubren un área. Estos se conocen como falsas hifas, y se asemejan a las que tienen los hongos.

Entonces, ¿qué son? Son bacterias grampositivas, es decir, son bacterias que se tiñen de azul oscuro o violeta cuando se someten a la tinción de Gram.

¿Dónde se encuentran?

Casi podríamos decir que en cualquier parte. En el fondo de los lagos, en el margen de los ríos, en la parte más superficial del suelo pero también en las profundas, en los abonos. Tienen preferencia por los terrenos alcalinos, aunque se pueden encontrar también en los ácidos. Se estima que en un solo gramo de tierra ácida, con un pH de 5, hay en torno a los 100.000 y 100 millones de actinomicetos, y ese número puede aumentar considerablemente en suelos con un pH de 7 o superior.

Les encantan los terrenos ricos en materia orgánica, como puede ser un prado o un campo, si bien conviven también con nuestras plantas en el jardín, especialmente si es de poco riego y no se utilizan abonos amoniacales para abonar las plantas. Y es que estos tipos de abonos hacen que el suelo se vuelva rico en ácido nítrico, que inhibe el crecimiento de nuestros protagonistas.

¿Cuáles son las funciones de los actinomicetos en el suelo?

Los actinomicetos ayudan a las plantas

Queremos diferenciar las funciones que tienen en el suelo de las que tienen en otras partes e incluso en otros organismos, pues hay ciertas especies que causan enfermedades graves a los animales entre los que nos incluimos los humanos, hay otras que se usan para producir antibióticos, y otras que tienen interés agrícola. Por eso, y como este es un blog de jardinería, queremos que sepas cuáles son los beneficios que se obtienen en un jardín.

Y es que su principal función es la de descomponer la materia orgánica. Con esto consiguen que los nutrientes se vuelvan accesibles para las raíces de las plantas. Aquí hay que tener en cuenta que la tierra en la que crecen los seres vegetales, así como el abono que se les aplica, contienen una serie de nutrientes. Lo que ocurre es que estos no siempre son asimilables para ellas.

Por ello, los actinomicetos, junto con otros microorganismos, transforman esta materia orgánica hasta que pasan a tener forma amoniacal (NH4+) así como otras formas de nitrógeno más simples; es decir, hasta que se vuelven asimilables para las raíces.

Así pues, sus funciones son:

  • Al descomponer la materia orgánica, contribuyen a que las plantas puedan alimentarse.
  • Reducen la proliferación de microorganismos que podrían perjudicar a las plantas, pues generan sustancias antibióticas que controlan su población.
  • Contribuyen a mantener el equilibrio natural del suelo.

¿Se pueden comprar productos que contengan actinomicetos?

El abono es un producto natural

Sí, claro. Como hemos comentado antes, viven en medios donde hay materia orgánica. Esto significa que cualquier abono orgánico (como el estiércol de caballo que puedes comprar aquí ) y sustratos de cultivo pueden albergar colonias de actinomicetos (pincha aquí para saber qué sustrato elegir para tu planta). Por ello, es muy recomendable usar este tipo de productos cuando se vayan a cultivar plantas, pues es una forma de tenerlos con nosotros.

Así pues, no dudes en hacer tu propio compost casero, por ejemplo, y en apostar por el uso de insecticidas y abonos naturales para cuidar de tus plantas. De este modo, lograrás que crezcan de una forma más natural.

¿Habías oído hablar de los actinomicetos?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *