Los tulipanes son plantas bulbosas

Por ahora, el planeta Tierra es el único que se sabe que alberga vida. Y gran parte de esa vida se sustenta gracias a las funciones que realizan las plantas. Por ello, ellas son unos seres imprescindibles, pues son muchos los animales (y personas) que consumen alguna que otra de sus partes, ya que ciertos frutos, hojas y/o raíces son muy nutritivos, como las hojas de la lechuga o las frutas del mandarino.

Sin embargo, es importante preguntarse qué son las plantas exactamente, sobre todo si se tiene pensado cultivarlas. ¿Por qué? Porque el trato que le demos puede cambiar de forma radical.

Entonces, ¿qué son las plantas?

Los pinos son árboles grandes

Las plantas son seres vivos, como tú y como yo. Es cierto: no pueden desplazarse una vez que han germinado, y sus células son algo diferentes a las que tenemos los animales. Pero gracias a ello, ellas producen su propio alimento, solo con la luz del sol, oxígeno y agua; pueden vivir miles de años, como el Pinus longaeva o la Sequoia sempervirens; alcanzar alturas superiores a los 60 metros, como la palmera Ceroxylon quindiuense; o mimetizarse tan bien que pasan completamente desapercibidas, como los Lithops.

Empezaron su evolución hace cientos de millones de años; en concreto, hace unos 480 millones de años. Claro que por aquel entonces no existían los árboles, ni las trepadoras, ni ninguna planta terrestre. De hecho, la evolución empezó cuando aparecieron los cloroplastos y las mitocondrias en las células, como resultado de una simbiosis de bacterias. Así, se originaron las algas verdes, los antepasados de todas las plantas que existieron después y podemos disfrutar hoy.

¿Cuáles son las partes de las plantas?

Va a depender mucho del tipo de planta. Pero en general, podemos decir que sus partes principales son las siguientes:

Hojas

Pueden ser simples, compuestas, pinnadas, bi o tri-pinnadas, de varios metros de largo o de pocos centímetros, con el margen entero, dentado, o aserrado, … y un largo etcétera. Se estima que hay unas 298.000 especies de plantas, y cada una de ellas tiene sus propias características.

Ahora, todas las que tienen hojas las utilizan para lo mismo: realizar la fotosíntesis; es decir, absorber la luz del sol y el dióxido de carbono del aire a través de los estomas (poros) que tienen en su superficie, para transformarlo en alimento (almidones y azúcares). Como resultado de este proceso, expulsan oxígeno.

Tallo

El tallo, si lo tiene, puede ser más o menos grueso, más corto o más largo, y de colores diversos. Aunque no pensamos en ello, esta parte de la planta también puede cumplir con la función de realizar la fotosíntesis, siempre que tenga clorofila (es decir, que sea verde, como el de las hierbas). Además, ayuda también a mantenerlas vivas, pues por ejemplo los árboles tienen lenticelas en sus troncos, que son estructuras pequeñas a través de las cuales pueden respirar y transpirar, algo que les viene muy bien especialmente cuando se quedan sin hojas.

Por último y no menos importante, gracias al tallo pueden alcanzar alturas asombrosas. Todas las plantas necesitan luz para crecer, así que una que tiene tallo tendrá más facilidad para disponer de toda la que necesita. Especialmente las trepadoras y los árboles de crecimiento rápido son los que pueden tener una mayor esperanza de vida si viven en una selva o bosque, pues en poco tiempo superan en altura a sus competidores, colonizando rápidamente los claros que van abriéndose a medida que otras plantas llegan al final de su vida.

Raíces

Las plantas tienen muchos tipos de raíces

Imagen – Wikimedia/Tramullas

Pasamos a las raíces. El sistema radicular de las plantas es una maravilla natural. Una vez que la semilla germina, lo primero que hace es emerger una raíz. Y es que, ya desde tan temprana edad, resulta vital encontrar agua, así como ir cogiendo energía para poder superar los desafíos que sin duda se les presentarán, como por ejemplo el ataque de las plagas como las cochinillas o los trips.

También distinguimos varios tipos de raíces. De hecho, se pueden clasificar de distintas maneras: según su forma, la dirección en la que crece y dependiendo del soporte que le den a las plantas:

  • Según su forma:
    • Axonomorfa: es una raíz gruesa de la que salen otras, más delgadas.
    • Fasciculada: son raíces que nacen de un mismo punto, y son todas iguales o prácticamente iguales.
    • Napiforme: la raíz principal es gruesa, puesto que sirve además para almacenar sustancias que le permitirán sobrevivir en tiempos de escasez.
    • Ramificada: se puede distinguir algo parecido a una raíz principal y otras secundarias las cuales son más delgadas.
    • Tuberosa: es parecida a la fasciculada, pero aumenta de grosor cuando almacena sustancias de reserva.
  • Según la dirección:
    • Acuática: es la que se desarrolla en medios acuáticos, como lagos o pantanos por ejemplo.
    • Adventicia: es aquella que crece sobre el suelo. Más información.
    • Aérea: estas raíces suelen brotar del tallo y crecer en dirección hacia el suelo o bien hacia el tallo de otras plantas.
    • Almacenamiento: son aquellas que, como su nombre indica, almacenan sustancias que les servirán para subsistir. Como crecen bajo tierra, pueden pasar desapercibidas.
    • Chupadora o parásita: este es un tipo de raíz que extrae los nutrientes de una planta para sí misma, introduciéndose en ella a través del tallo o de alguna herida.
  • Según el soporte:
    • Contráctil: es una raíz adventicia cuya función es la de llevar un brote a la superficie del suelo para que pueda crecer.
    • Epífita: es aquella raíz aérea que permite que una planta crezca sin que tenga que llegar a parasitar a su huésped.
    • Fúlcrea: una raíz fúlcrea, llamada también zancuda, es aquella que crece en las partes bajas del tallo para dar soporte a una planta.

¿Cuál es la función principal de las plantas?

Desde el punto de vista humano, desde luego la función más importante que realizan es la de producir su propio alimento en la fotosíntesis. ¿Por qué? Porque como resultado de este proceso, expulsan oxígeno. Tal y como decíamos antes, al captar la energía del sol y al absorber el dióxido de carbono y agua, pueden obtener azúcares. Sin moverse del sitio.

El oxígeno que expulsan lo utilizamos nosotros para respirar; es decir, para existir. Pero… quizás te sorprenda lo que te voy a decir ahora: las plantas respiran, también oxígeno. Y lo hacen durante todo el día y toda la noche. Lo hacen por los estomas, lenticelas y por los pelos radicales (de las raíces), absorbiendo el O2 y utilizando los hidratos de carbono que tienen en sus reservas, para después expulsar el dióxido de carbono.

Pero al respirar lo que ocurre es que pierden agua, es decir, que transpiran. Esta agua es liberada en forma de vapor. Cuando la cantidad que se pierde es mayor de la que sus raíces absorben, los estomas se cierran para tratar de mantener hidratada a la planta. Ahora bien, si se mantienen cerrados mucho tiempo, su vida podría llegar a su fin.

¿Qué beneficios nos dan las plantas a los seres humanos?

Un huerto te permite tener plantas comestibles

Los humanos hemos aprendido a utilizar muchas plantas para obtener algún que otro beneficio, como por ejemplo, conseguir alimento, madera, fibras o medicinas. Y eso por no hablar de que embellecen nuestros jardines, patios y terrazas, alegrándonos nuestro día a día.

Pero hay otros beneficios que conviene conocer, y que son igual de importantes que los que hemos mencionado:

  • Producen oxígeno. Sin este gas, no habría vida, o al menos no tal y como la conocemos.
  • Absorben dióxido de carbono. O dicho de otro modo: nos ayudan a combatir el cambio climático.
  • Previenen la erosión. Las raíces crecen hacia abajo, fijando la tierra y evitando que esta sea arrastrada por el viento.
  • Algunas fijan nitrógeno. Son las leguminosas. El nitrógeno es el nutriente más importante para las plantas, ya que lo utilizan para crecer.
  • Crean microclimas, permitiendo a otros seres estar en zonas donde, de otro modo, tendrían problemas. Por ejemplo, ¿quién no ha sentido alivio al situarse bajo un gran árbol de sombra durante un verano especialmente cálido? Además, en tu jardín puedes tener setos cortaviento, gracias a los cuales cultivar plantas delicadas no será tan difícil. Más información.

¿Qué te parecen las plantas? ¿Tienes alguna?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *