hongos

En el mundo existen organismos que son capaces de obtener la energía de la materia no vida que se encuentran en estado de descomposición. Se trata de los organismos saprófitos. Son seres vivos que se encargan de interactuar con el entorno nivel microscópico. Gracias a este tipo de seres vivos es por lo que se puede ir renovando el ecosistema. Su principal fuente de alimentación es la materia en descomposición. Ello hace que los ecosistemas puedan continuar con su ciclo y recuperar gran parte de la energía que se va disolviendo con el paso de los años.

En este artículo vamos a contarte todo lo que debes saber sobre los saprófitos y su importancia.

Características principales

organismos saprofitos

Se trata de un grupo de organismos al que pertenecen los hongos, ciertas bacterias y mohos de agua. Son capaces de interactuar con el entorno nivel microscópico y su función en el equilibrio ecológico es muy importante. Son organismos que se encargan de ocupar el primer escalón en el proceso de desintegración del material no vivo. Cuando un ser vivo muere, los organismos saprófitos se encargan de descomponer la materia. Son capaces de metabolizar algunos de los compuestos de la materia no viva para poder convertirlo en productos totalmente reutilizables.

Es así como devuelven al medio ambiente en forma de iones libres todos los componentes de los detritos. Son considerados como microconsumidores ya que las cantidades de alimento que son capaces de consumir es pequeña. Se encuentran en la cadena trófica y sus nutrientes lo toman de una masa detrítica. Esta masa suele estar en efecto de descomposición con el paso del tiempo.

Los saprófitos son organismos heterótrofos debido a que obtienen la materia orgánica de otro organismo. No son capaces de conseguir la energía por sí solos. Suelen obtener la energía de la materia orgánica muerta o de las masas detríticas. Son organismos que se extraen de los materiales descompuestos algunos elementos que son utilizados para poder cumplir las funciones vitales.

Una de las características principales es que son osmótrofos. Es decir, significa que estos organismos pueden absorber los nutrientes a través de la ósmosis. El gradiente de concentración de la sustancia se encuentran en dos medios distintos. Esto hace que la ósmosis juega un papel importante para poder transportar todos los nutrientes. La obtención de dichos nutrientes orgánicos depende de la digestión externa. En este caso, las enzimas son las que facilitan la degradación de las moléculas.

Biología de los saprófitos

saprofitos

Vamos a ver de qué están compuestos los saprófitos para poder degradar la materia orgánica y alimentarse de ella.

  • Pared celular: se trata de una pare resistente que tienen las células de los hongos, bacterias y el moho. Esta pared es bastante resistente dado que deben soportar fuerzas osmóticas y de crecimiento celular. Suele estar ubicada en la parte externa de la membrana celular. Es una membrana compuesta por quitina, mientras que las algas, también presentes, se encuentran frecuentemente construidas por glucoproteínas y polisacáridos. Sólo en algunos casos se puede ver que esta pared celular se encuentra formada por dióxido de silicio.
  • Membrana plasmática: la membrana plasmática en los organismos saprófitos tiene una permeabilidad selectiva. Gracias a este tipo de permeabilidad pueden utilizar la difusión para que sólo pasen ciertos tipos de moléculas o de iones a través de la propia membrana.

Estos organismos son capaces de modificar el sustrato y además el pH del entorno. Se trata de una particularidad específica que solo ocurre en hongos verdes y que forma parte del grupo de hongos que pertenecen al género Penicillium. Todas las bacterias que pertenecen al género de la Pseudomonas pueden cambiar de color según el medio donde se encuentren.

Función ecológica de los saprófitos

alimentacion saprofita

Hemos mencionado en varias ocasiones que estos organismos son importantes para el equilibrio ecológico. Sabemos que cumple una función para el ecosistema ya que forman parte de los organismos que se encargan de cerrar el ciclo natural de la materia. Cuando estos organismos se alimentan se cargan de descomponer todos los organismos que ya han cumplido su ciclo vital. Gracias a ello, pueden obtener los nutrientes que son reciclados, liberados y devueltos al medioambiente. De esta forma, estos nutrientes estarán de nuevo a la disposición de otros seres vivos para que puedan aprovecharlos.

La materia orgánica que se encuentran descomposición tiene nutrientes como es el hierro, el calcio, el potasio y el fósforo. Estos nutrientes son fundamentales para el desarrollo de las plantas. Dado que la pared celular de las plantas también está compuesta por el glosa es difícil ser procesada de forma eficiente para la mayoría de los organismos. Sin embargo, estos saprófitos poseen un grupo de enzimas que les permite digerir la estructura de la pared celular sin tanta complejidad.

El producto final del proceso de descomposición son moléculas de carbohidratos simples. Cuando ocurre este proceso de descomposición, el dióxido de carbono es liberado al medioambiente donde es captado por las plantas a través del proceso de la fotosíntesis. Muchos de los componentes que tienen los seres vivos pueden ser degradados de forma casi exclusiva por los saprófitos. Uno de estos componentes es la lignina.

Nutrición

Vamos a dividir los grupos en los que los saprófitos se pueden clasificar dependiendo del tipo de alimentación. Los saprófitos obligados son aquellos que obtienen los nutrientes exclusivamente por medio de la descomposición de la materia orgánica sin vida. Pertenece los saprófitos sólo durante una fase de su vida y se convierten en facultativos. Este tipo de nutrición es conocida como osmótrofa ya que ocurre en varias etapas y por el proceso de la ósmosis.

Esto saprófitos se encargan de liberar algunas enzimas hidrolíticas que pueden llegar a hidrolizar las moléculas grandes que contienen los detritos como son los polisacáridos, proteínas y los lípidos. Estas moléculas, mediante el proceso de la ósmosis, son desdobladas en otras moléculas de menor tamaño. Como producto de ello, se liberan biomoléculas que son solubles. Gracias a ello la sustancias llegan al citoplasma y así las células del saprófito se pueden nutrir, permitiendo su crecimiento y desarrollo.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre los saprófitos y su importancia en el medioambiente.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *