En la Sierra de Tramuntana de Mallorca hay varios endemismos

Las plantas, al igual que el resto de seres vivos, tienen un instinto de supervivencia muy fuerte que les lleva a adaptarse, en la medida de lo posible, a los cambios que van surgiendo a lo largo de los cientos y miles de años. Los humanos, por nuestra parte, tenemos además la necesidad de etiquetar las cosas, ya que ello nos ayuda a entenderlas mejor. Por esto es que en botánica hay ciertas palabras que hacen referencia a unas especies vegetales muy concretas, unas que llevan muchísimo tiempo viviendo en un mismo lugar.

Una de las más importantes es la de endemismo, o para ser más específicos, endemismo vegetal. Ese término nos habla de árboles, arbustos,… en definitiva, de plantas que han logrado adaptarse tan bien a una zona específica que continúan en ella. Pero en la actualidad también son las más vulnerables a la extinción.

¿Cuál es la definición de endemismo?

En el bosque hay muchas plantas endémicas

Un endemismo es un animal o planta que habita exclusivamente en una zona muy concreta del mundo: por ejemplo la Dracaena draco es un endemismo de la Macaronesia, la Phoenix canariensis es una palmera propia de las Islas Canarias, etcétera.

Por lo general, el concepto de endemismo se aplica a las especies, aunque también se puede utilizar para subespecies, géneros e incluso familias al completo. Esto dependerá del origen de cada animal o planta que se esté estudiando, así como de si se encuentra en otras zonas próximas, algo que podría dar lugar a que sufriese ciertos cambios para lograr una mejor adaptación.

¿Por qué hay endemismos? ¿Cuál es el origen de estos?

Para dar respuesta a esa pregunta tenemos que irnos al mundo de la geología. El planeta Tierra es un planeta vivo, que va cambiando constantemente. Además, podríamos decir que es un puzzle enorme, con piezas que van chocando entre sí formando montañas, o metiéndose por debajo de otras expandiendo los mares. A estas piezas se las conoce por el nombre de placas tectónicas.

Estos movimientos, como digo, se producen muy lentamente a lo largo del tiempo. Es tan lento, que los seres vivos tienen a menudo miles de años para adaptarse a las distintas zonas, a menos claro está que se produzca algún fenómeno natural catastrófico que obligue a la vida a empezar de cero, como ocurrió tras el meteorito que llevó a la extinción al 75% de especies vegetales y animales, entre los que se encontraban los reptiles más grandes que la Tierra ha conocido: los dinosaurios.

Tras un suceso de este tipo, el clima de la Tierra cambia de manera drástica. Puede volverse más cálido o más frío, incluso puede hacer que en unos puntos se vuelva más húmedo o más seco. Y cada rincón, cada paisaje, cada montaña o lago, etcétera, crea su propio bioma o paisaje bioclimático, en el que habitan determinadas plantas y animales que se han adaptado a esas condiciones, pero a ninguna más, de ahí que tengan un mayor riesgo de extinguirse.

Es difícil saber, por lo tanto, el origen de los endemismos. Pero si quisiéramos encontrarlo, tendríamos que analizar el ADN de las plantas y estudiar sus antepasados. También ayudaría encontrar restos fosilizados, puesto que de ellos se puede aprender mucho sobre el clima que había en la Tierra en aquella época. Este es un trabajo para los botánicos y los paleobotánicos.

Nosotros, como aficionados a las plantas y a la jardinería, nos vamos a quedar con que un endemismo es una especie que lleva mucho tiempo en un mismo lugar, y que no se le encuentra en ningún otro punto del planeta.

¿Qué tipos de endemismos existen?

Las plantas endémicas viven en una zona concreta

Hay varios tipos:

  • Apoendemismos: son taxones (es decir, especies, subespecies, o géneros) que derivan de otros.
  • Criptoendemismos: son taxones que todavía no tienen nombre, pero que pueden ser buenos candidatos a pasar a describirse como endemismos.
  • Esquizoendemismos: son aquellas especies que han ido apareciendo a medida que la zona ha ido quedando aislada, llegando a reproducirse y creando así especies nuevas, con una genética muy similar.
  • Paleoendemismos: es una especie que tiene características genéticas y morfológicas que forma grupos aislados e independientes.
  • Patroendemismos: son especies con una genética algo distinta a la de sus progenitores, y con una mejor adaptación al medio hasta tal punto de que logran colonizar grandes áreas.

Ejemplos de endemismos vegetales en España

Podemos encontrar plantas endémicas en todas las partes del mundo, aunque en las islas, debido a su aislamiento, es donde se concentran los mayores porcentajes. Por ejemplo, Australia se estima que alberga unas 34 mil especies de plantas (veinte mil vasculares y catorce mil no-vasculares), entre las que se encuentran los Acanthocarpus, las Archontophoenix, y la gran mayoría de especies de Brachychiton (tan solo una es de Nueva Guinea, de 31 que hay).

Si bien conocer los endemismos del mundo es interesante, es importante saber lo que tenemos »en casa». Por lo que veamos cuáles son algunos de los endemismos españoles que tenemos:

Arenaria nevadensis

La Arenaria nevadensis es una hierba endémica de España

Imagen – Junta de Andalucía

La Arenaria nevadensis es una hierba de ciclo anual que alcanza los 9 centímetros de altura. Sus tallos crecen más o menos rectos, y tiene hojas pequeñas de hasta 9 x 4 milímetros. Sus flores aparecen agrupadas en corimbos y son blancas.

Crece en la península ibérica, en concreto en los matorrales donde el clima es mediterráneo. Está en peligro de extinción debido a la pérdida de hábitat.

Paeonia broteri

La Paeonia broteri es una planta de flores rosas

Imagen – Wikimedia/A. Barra

La Paeonia broteri es una planta crece hasta llegar a los 70 centímetros de altura, desarrollando tallos glabros de los que surgen hojas de color verde brillante. Sus flores son grandes y solitarias, de color rojizo.

Es endémica de la península ibérica, en concreto de los bosques, sotobosques y matorrales montañosos.

Phoenix canariensis

La palmera canaria tiene un solo tronco

La Phoenix canariensis, o palmera canaria, es una especie endémica de las Islas Canarias. Forma un solo tronco grueso con hojas pinnadas de 5 a 7 metros de longitud. Puede alcanzar una altura total de 13 metros.

Es una especie muy cultivada en los jardines, por su belleza y rusticidad, ya que resiste las heladas de hasta los -7ºC.

¿Conoces otros endemismos vegetales de España?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *