Los cultivares son plantas mejoradas

Cultivar de Leucospermum (L. glabrum × L. tottum ‘Scarlet Ribbon’). // Imagen – Wikimedia/Flying Freddy

¿Alguna vez has leído o escuchado hablar sobre los cultivares? Estos son los que, por general, reúnen características que hacen que cualquiera de nosotros no dude en comprarlos, a saber: unas flores grandes y/o con formas o colores que destacan, unas dimensiones adultas más grandes o reducidas que las que tiene la especie original, una mayor capacidad para producir muchos frutos, una mejor resistencia al clima y/o a algún tipo de suelo…

Pero, ¿qué es exactamente un cultivar? ¿Una planta modificada genéticamente? ¿Da semillas? Si tienes curiosidad por conocer todo sobre él, en este artículo encontrarás la información que estás buscando.

¿Cuál es la definición de cultivar?

Vista de un cultivar de arce japonés

Acer palmatum var amoenum cv Sanguineum // Imagen – Wikimedia/KENPEI

El término cultivar tiene dos significados: uno, el más conocido, es el que hace referencia a la siembra de semillas para tener nuevas plantas; el otro sin embargo no se conoce mucho pero es igual de interesante.

Centrándonos en el tema que nos ocupa, es una planta que se ha seleccionado de manera artificial para mantener alguna o varias de sus características tras su reproducción. También es un cultivar cuando dos especies puras se hibridan por primera vez.

¿Producen semillas los cultivares?

Una de las dudas que surgen cuando compramos sobre todo plantas exóticas o raras es la de si llegarán a dar semillas algún día. Y es que cuando son cultivares a menudo no lo llegan a hacer nunca, y si lo hacen es posible que no sean viables. ¿A qué se debe esto?

Resulta que si esa planta es el resultado de un cruce entre dos especies puras, y pertenece a la primera generación (F1), sí que veremos que produce frutos con semillas con normalidad. Un ejemplo claro sería la Washingtonia »Filibusta», la cual es un híbrido natural de la Washingtonia robusta y de la Washingtonia filifera.

Pero, si queremos multiplicar por semillas los cultivares de, por ejemplo, Lilium, como el Lilium ‘Stargazer’ no podremos hacerlo, ya que ellos solo se pueden multiplicar mediante la separación de los bulbos.

Otro ejemplo de cultivos que no producen semillas viables son todos aquellos que han sido modificados genéticamente mediante algunas tecnologías, como las GURT, que es el acrónimo inglés de Grupo de Tecnologías de Restricción de Uso. Estas reciben el nombre coloquial de Tecnología Terminator, y de hecho numerosos colectivos (agricultores, ecologistas, tribus indígenas y hasta algunos gobiernos) se oponen a ella por sus importantes y graves inconvenientes, que son:

  • No se pueden guardar las semillas para nuevas cosechas. Es decir, el agricultor se ve obligado a comprar nuevas cada temporada, ya que las que producen esas plantas no germinarán, salvo una excepción: que sean semillas de tipo T-GURT (las primeras son de tipo V-GURT) las cuales para germinar necesitan un ‘activador’ para poder brotar.
  • Es imposible ahorrar dinero en semillas. Y además, si quieres tener la misma cosecha cada temporada vas a depender de las empresas que se dedican a la modificación de las semillas por medio de la tecnología.

¿Cuál es la importancia económica de un cultivar?

Un cultivar es una planta modificada genéticamente

Prunus lannesiana cv. Kawazu-zakura // Imagen – Wikimedia/Σ64

Los cultivares se hacen y se registran con propósitos comerciales. Como hemos comentado al principio, el objetivo es mejorar alguna o varias características, y conseguir que se mantengan con el tiempo, ¿para qué? Para generar ventas claro, y cuantas más mejor.

Pero además, hay que tener en cuenta que el uso del cultivar tiene efectos legales. Es decir, no se puede registrar el nombre como marca, y tanto el de la marca como el del cultivar se han de registrar al mismo tiempo. Una vez patentado, la empresa tiene el derecho exclusivo de comercializarlo durante 20-25 años.

¿Han de recibir cuidados especiales?

Por lo general no. Un cultivar realmente se ha de cuidar del mismo modo que una especie híbrida o incluso que una pura. Ahora bien, si tuviera hojas variegadas por ejemplo, sí que sería muy recomendable protegerla del sol ya que estas plantas no suelen soportar la luz solar directa al tener menos clorofila (pigmento verde, esencial para que la fotosíntesis se pueda dar).

¿Qué te ha parecido este tema sobre los cultivares?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *