La clorofila es el pigmento verde de las plantas

Todos sabemos de sobras que la mayoría de las plantas son verdes. ¿Pero quién es el responsable de ello? Los cloroplastos, unas células características de los vegetales, contienen unas moléculas orgánicas llamadas Clorofila. Estas moléculas son los pigmentos vegetales responsables de las reacciones fotoquímicas imprescindibles para la fotosíntesis.

Pero lo que más nos importa destacar de la clorofila es su aplicación en los alimentos, en medicamentos y en otros productos. En este artículo vamos a explica qué es esta sustancia y cuáles son sus beneficios.

¿Qué es la clorofila y cuál es su función?

Existen diferentes tipos de clorofila

Cuando hablamos de la clorofila nos referimos al pigmento fotosintético más destacado, pues es el que le otorga el color verde a las plantas. Además, estas son las moléculas que transforman la energía recibida de la luz en energía química durante el proceso que todos conocemos como fotosíntesis. En cuanto a la palabra «clorofila», esta tiene su origen en la lengua griega. Chloros significa «verde», mientras que fýlon se traduce como «hoja». Por lo tanto, clorofila significa literalmente «hoja verde».

Artículo relacionado:

Etileno

Los primeros en descubrir la clorofila fueron los químicos Canventou y Pelletier. En el año 1917 consiguieron por primera vez separar estos pigmentos de las hojas pertenecientes a las plantas.

Tipos

Existen diferentes tipos de clorofila en biología: La A, B, C1, C2, D, E y F. Vamos a comentar las más habituales a continuación.

  • A: Se encuentra en los centros de acción pertenecientes a las células vegetales. Son las responsables de las reacciones fotoquímicas durante el proceso de la fotosíntesis.
  • B: Su función es similar a una antena receptora. Reciben la energía provenientes de los fotones y las transfieren posteriormente a la clorofila A.
  • C: Está presente en los cloroplastos que son de las diatomeas, los haptófitos y las algas pardas.
  • D: La clorofila D se encuentra únicamente en una cianobacteria llamada acaryochloris marina y en las algas rojas.

¿Qué es la clorofila en los alimentos?

La clorofila se utiliza como colorante en los alimentos

Como ya hemos mencionado anteriormente, la clorofila es un pigmento que vemos como color verde. Por ello no es de extrañar que se emplee esta sustancia como colorante tanto de alimentos como de cosméticos y medicamentos. Además, se utiliza también como un elemento desodorizante en algunos productos de higiene personal, como por ejemplo dentífricos o colutorios. A continuación vamos a ver una pequeña lista de los usos más habituales en la actualidad.

  • Aditivo alimentario: Es habitual encontrar clorofila en las espinacas, por ejemplo, o en otros alimentos de color verde. El fitol que contiene se usa a la hora de elaborar las vitaminas E y K. Está autorizada por la Unión Europea.
  • Medicamentos: Existen comprimidos de vía oral que contienen clorofila. Se suelen recetar en el tratamiento de la halitosis.
  • Terapia fotodinámica: La clorofila es utiliza como sustancia fotosensible en terapias fotodinámicas, normalmente para el tratamiento tópico del acné.
  • Pasta de dientes: Existen varias pastas de dientes que llevan clorofila, especialmente por sus propiedades desodorizantes.

Beneficios

En cuanto a las propiedades beneficiosas de la clorofila, la lista es muy larga.

  • Ayuda a oxigenar la sangre, por lo que también desintoxica nuestro organismo.
  • Ayuda al sistema digestivo a la hora de desintegrar los cálculos de oxalato cálcico. Así se elimina el exceso de ácido.
  • Es antiinflamatorio.
  • Ayuda de reducir los niveles de triglicéridos y de colesterol.
  • Fortalece el sistema inmunológico.
  • Tiene propiedades desodorizantes, ideal para combatir el mal aliento causado por el alcohol, el tabaco u otro alimentos.
  • Contiene propiedades antimicrobianas y antibacterianas.
  • También posee propiedades antioxidantes que pueden ser útiles para prevenir el desarrollo del cáncer. Normalmente, estas propiedades se encuentran en un derivado semisintético de la clorofila, llamado clorofilina. Este es soluble en agua.

Artículo relacionado:

Giberelinas

Tal y como hemos dicho, son muchos los beneficios que nos proporciona la clorofila. Para poder disfrutar de todos ellos, se debe consumir este pigmento a través de vegetales como la lechuga, las espinacas, las acelgas y el berro, entre muchos otros. En cuanto a bebidas verdes, conocidas también como green drinks, se puede consumir la clorofila líquida como suplemento.

Precauciones

Debido a que la clorofila se encuentra presente de forma natural en numerosos alimentos vegetales, su consumo en concentraciones no excesivas no implica ningún riesgo mayor, con excepción de algunos casos de hipersensibilidad. Sin embargo, a día de hoy no disponemos de estudios científicos especializados en diversos grupos especiales de la población, como podrían ser por ejemplo niños, embarazadas o mujeres en época de lactancia. Por ello es recomendable manejar esta sustancia con precaución. Lo que sí se sabe es que un exceso en el consumo de la clorofila puede originar una coloración verdosa en los dientes, en la lengua, en las heces y en la orina.

En conclusión podemos decir que es como en todo: El exceso es malo. No obstante, la clorofila sí que es una sustancia con un elevado número de beneficios importantes para nuestra salud. Por ello es altamente recomendable añadir suficiente verde a nuestra dieta.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *