agricultura intensiva

El aumento de la producción de los cultivos a gran escala ha tenido lugar gracias al desarrollo de la agricultura intensiva. Este tipo de agricultura ha permitido a todo los agricultores a poder producir alimentos en mayor cantidad para poder ofrecer alimentos seguros a la sociedad. Hay vertientes que están a favor de este tipo de agricultura y otros en contra, ya que el uso de sustancias químicas para poder acelerar la producción de cultivos contaminar las aguas y los suelos y degrada el suelo.

En este artículo vamos a contarte todas las características, ventajas e inconvenientes de la agricultura intensiva.

Qué es la agricultura intensiva

Cuando lo referimos a este tipo de agricultura nos suelen venir pensamientos negativos al igual que con la ganadería intensiva. Pensamos en un tipo de explotación de recursos naturales que contamina el medioambiente y degrada el suelo. En este caso, se piensa que se trata de producción de frutas y hortalizas de forma artificial en ambientes nocivos para nuestra salud y perjudiciales para el medioambiente.

Sin embargo, la definición de agricultura intensiva se refiere a la poder producir cultivos en ambientes y condiciones controladas.  Al contrario que ocurre con la agricultura extensiva, se trata de intentar controlar todas las variables que afectan de una forma u otra a la velocidad de crecimiento de los cultivos. Es así como se consiguen grandes cosechas con una buena producción en el menor tiempo posible. Además, se pretende que las cosechas tengan una buena calidad y garantice que esté libre de cualquier plaga o enfermedad.

El objetivo principal de la agricultura intensiva es la de poder producir cultivos de forma controlada para poder optimizar el crecimiento y desarrollo de las plantas. Con este objetivo se pretende poder producir frutos al máximo de su potencial. La ciencia que estudia todas las características y genética de los cultivos. De esta forma se consigue conocer las pautas necesarias que hay que llevar a cabo para el buen desarrollo del cultivo. Una vez se ha descubierto cuáles el potencial máximo de una planta, lo que hace la agricultura intensiva es intentar recrear estas condiciones para alcanzar este óptimo desarrollo.

Sistemas de cultivo intensivo

Tipos de agricultura intensiva

Para poder llevar a cabo la agricultura intensiva se necesitan de varios sistemas de cultivo que estén adaptados a la producción de cosechas controlando todas las variables que intervienen en ellas. Es decir, variables como la cantidad de radiación solar, el riego necesario y justo que necesitan, las temperaturas necesarias, la humedad relativa óptima, etc. Todas estas variables se intentan llevar al extremo de la perfección para que los cultivos se puedan desarrollar lo más rápido posible y de manera óptima.

Existen varias formas de agricultura intensiva. La primera que se suele venir a la cabeza cuando se piensa en ello es las zonas de invernadero. Los invernaderos son zonas dónde se puede controlar muy bien las variables del crecimiento de los cultivos y evitar problemas de contaminación de plagas y enfermedades o excesivo daño que puedan provocar los vientos fuertes o las intensas precipitaciones.

Algunas de las características que llevan estos sistemas de cultivo intensivo son los siguientes:

  • Deben tener condiciones de temperatura y humedad controladas.
  • Ayudan a suministrar los nutrientes a través del riego en la justa cantidad que necesita cada planta según su tipo y edad de crecimiento.
  • Estos sistemas de cultivo utilizan medios de protección de la vegetación para poder garantizar la sanidad del cultivo. Por ejemplo, se emplean algunos agentes químicos como lo son fungicidas, herbicidas e insecticidas.
  • Si se requiere, se proporcionan condiciones de luz artificiales.
  • Se intenta escoger todas las variedades mejoradas genéticamente. Esto es, la mayoría de las plantas se han seleccionado para poder dar un alto rendimiento en todas sus partes consumibles. Estas plantas han sido estudiadas genéticamente en laboratorios. No hay que confundir especies de plantas mejoradas genéticamente con cultivos transgénicos. La mejora de los genes en la vegetación si ha practicado durante los siglos a través de la selección de las mejores plantas.

Cultivo hidropónico

El cultivo hidropónico también entra como un tipo de agricultura intensiva. Sin embargo, parece que éste está mucho más afectado por ser una tecnología innovadora. La hidroponia es una variante de la agricultura intensiva que practica el cultivo fuera del suelo. A pesar de ello, cumple todas las características que definen a la agricultura intensiva. Pero llama la atención de la gente porque no necesita de tierra o suelo para poder desarrollar las plantas.

En la hidroponia se intenta ofrecer a las plantas un sustrato artificial y poroso como suele ser la perlita o la fibra de coco en la que las raíces puedan anclarse. A partir de ahí, se suministra un flujo continuo en una disolución de agua llena de nutrientes que necesitan las plantas en cada fase de crecimiento y de cultivo. De esta forma se consigue optimizar la producción de las cosechas.

Otros modelos de agricultura intensiva

Al contrario del cultivo hidropónico existe también una agricultura intensiva de alta productividad que no sólo tiene que ser ambientes rodeados de plástico o condiciones artificiales. Existen un tipo de cultivo tradicional como lo es el olivo o el almendro que han sido tecnificados y mecanizados para poder aumentar la producción. Estas características hacen que entren en los sistemas de cultivo intensivo.

Esta técnica se basa en plantar líneas de árboles con marcos de plantación para aprovechar el espacio de forma que permita poner más árboles por hectáreas que en un sistema tradicional de agricultura extensiva. Es así como no debemos manejar los árboles de forma individual, sino que se crea un muro vegetal que se va podando, tratando y cosechando de forma global. Gracias a este tipo de modelo de producción se puede tener un control más eficiente de la fertilización y el riego para poder conseguir producciones elevadas.

Estos sistemas de olivar o almendro súper intensivos son cada vez más frecuentes de encontrar en nuestro país. Esto se debe a que permite dinamizar y modernizar todos el sector con sistemas productivos y rentables para el agricultor.

Ante una de las preguntas de si la agricultura intensiva consume muchos recursos, es un falso mitos. Si se compara la producción de cada kilo de producto obtenido por cada metro cuadrado de suelo, la agricultura intensiva permite poder obtener cada kilo de producción a un coste medioambientalmente inferior.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre la agricultura intensiva.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *