Agricultura tradicional para cosechar

Dado que la población mundial crece a un ritmo acelerado, también lo hace con ella una mayor demanda de alimentos. Para poder optimizar la producción de cosechas el avance de la tecnología ha sido un papel fundamental en esta hazaña. Para poder satisfacer la demanda de alimentos la agricultura ha tenido que ir evolucionando durante las últimas décadas. Por ello, la agricultura tradicional ha ido modificando se de forma paulatina hasta convertirse en la agricultura moderna.

En este artículo vamos a contarte cuáles son las características de la agricultura tradicional y las diferencias principales que existen con la agricultura moderna.

Qué es la agricultura tradicional

Agricultura tradicional

La agricultura tradicional se caracteriza por tener muy poca tecnificación y un uso muy bajo de la tecnología. Esto hace que su producción a gran escala no sea demasiado productiva. La producción aquí se tiene únicamente para el consumo del agricultor y de aquellas personas que trabajan la tierra. Se suelen emplear herramientas como lo son la hoz, la azada o la pala. En el caso de que los agricultores tengan un tractor, no suele ser utilizado a su máxima potencia.

La agricultura tradicional es una actividad muy rudimentaria y su producción depende en la mayoría de las capacidades físicas del agricultor y de sus trabajadores. Esto hace que tanto el rendimiento como la optimización de los recursos para obtener mejores productos sean bajo. A todas estas características hay que sumarle que la forma en la que se trabajan los terrenos no es la forma en la que se hace actualmente. El modo en el que se trabaja a la tierra corresponde algunos conocimientos o prácticas ancestrales y empíricas que sean ido comunicando de generación en generación.

Por ejemplo, una de las técnicas que se suele emplear de forma frecuente es hacer que la ganadería pueda vivir en el terreno donde se hacen los cultivos. Esto se realiza para aprovechar el estiércol como abono. También se conoce a la agricultura tradicional como agricultura de subsistencia. Este tipo de agricultura está basada en policultivos que proporcionan varios tipos de alimentos para el consumo propio. En este caso, este tipo de agricultura no está tan focalizada en el comercio.

Encontramos la gran mayoría de la agricultura tradicional en países en vías de desarrollo como pueden ser algunos países de América latina, Asia y África. En Europa también lo encontramos en muchas fincas particulares que no se dedican al comercio sino que tiene en la agricultura más como una afición.

Estrategias de producción

Como hemos mencionado antes, la agricultura tradicional no se basa en la utilización de tecnología moderna. Se basa en las prácticas transmitidas de generación en generación desde hace un largo tiempo. Entre las características que más destacan de la agricultura tradicional es el grado de diversidad de vegetación que forman los cultivos. La estrategia que se lleva a cabo es la de reducir el riesgo mediante la siembra de diversas especies y variedades de cultivo. Esto ayuda a estabilizar los rendimientos de los cultivos a largo plazo, fomentando la diversidad alimentaria y logrando una máxima rentabilidad.

Hay que sumar que todas las estrategias que se llevan a cabo se realizan con niveles tecnológicos bajos y recursos limitados. Las granjas son bastante biodiversas y cuentan con plantas que enriquecen el suelo en nutrientes. También intentan regenerar el suelo y propagar el crecimiento de las plantas a través de insectos polinizadores, depredadores de insectos para evitar plagas y enfermedades. Utilizan bacterias fijadoras de nitrógeno para poder facilitar el crecimiento de las plantas. En este tipo de agricultura existen otros muchos organismos que realizan diversas funciones ecológicas y beneficiosas para la producción.

Se podría decir que las estrategias que lleva a cabo la agricultura tradicional son basadas en la ecología y la naturaleza.

Diferencias entre agricultura tradicional de agricultura moderna

A diferencia de lo que ocurre con la agricultura tradicional, la moderna tiene unas características tecnológicas superiores. Y es que este tipo de agricultura incorpora los avances de la ciencia y la tecnología para realizar producciones más eficientes. Gracias a la introducción de estas variables se ahorran recursos como lo son el tiempo y el dinero y se logra mayor cantidad y calidad de producción.

Es precisamente la alta capacidad productiva la que define a la agricultura moderna como una actividad que está diseñada para poder responder a las necesidades tanto de las personas como de los mercados. También sirve para poder comercializar miles de toneladas a nivel interno y externo. Con la agricultura tradicional apenas se podía comercializar y, en caso de un excedente de recursos, tan sólo era apto para un comercio local. En este caso, la agricultura moderna permite una comercialización a gran escala tanto el interior como en exterior. Es decir, se pueden exportar cultivos a otros países donde su producción sean más baja a una demanda más alta.

La aplicación de técnicas y la utilización de maquinaria moderna hace que reduzca el riesgo de la dependencia de otros factores externos como lo es el clima o la mano de obra a la hora de producir. Hay que tener en cuenta que la agricultura tradicional es atacada por las condiciones adversas del clima o la mano de obra. La agricultura moderna intenta independizarse de las condiciones climáticas para no ser tan dependientes de ellas.

El agricultura tradicional hay que dedicar largas jornadas para poder recoger las cosechas mientras que en la moderna esa labor se le puede encomendar a sistemas de precisión incorporados en las cosechadoras. Estos sistemas trabajan de forma autónoma y tienen una alta eficiencia. Todo ello se deriva en una mayor producción a un menor costo y un menor tiempo.

El agricultura moderna se incorporan sistemas de riego, fertilizantes, control de plagas, monitoreo de cultivos, entre otras. Todas ellas son aplicaciones que ayudan a mejorar la producción y que hace diferenciarse de la agricultura tradicional. La ayuda que proporciona toda esta tecnología hace que la balanza se incline cada vez más hacia agricultura moderna. De esta forma, la agricultura tradicional queda más como un vestigio de lo que fue el ser humano hace décadas.

Espero que con esta información puedan saber más sobre la agricultura tradicional.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *