Silvicultura

Una forma de aprovechamiento forestal es la silvicultura. Es un tipo de ciencia parecida a la agricultura, aunque no se conoce tanto. Su objetivo principal es la de encargarse del mantenimiento de los cultivos y de los bosques. Otro de los objetivos por los que la silvicultura es positiva es que tiene pautas para poder ayudar en la conservación del medioambiente y la naturaleza llegando a mejorar la calidad del medioambiente.

En este artículo vamos a contarte todo lo que debes saber sobre la silvicultura y sus características principales.

Qué es la silvicultura

Silvicultura como actividad económica

Cuando hablamos de silvicultura nos estamos refiriendo a una actividad encargada de cultivar y mantener los bosques y todo el ecosistema forestal. La ganadería también se ve beneficiada por la silvicultura gracias a la producción de los pastos para el ganado. El objetivo principal es el de poder conservar la naturaleza mediante el cultivo de bosques mejorando la calidad ambiental. Gracias a que se produce pastos para el ganado también favorece a la fauna.

La silvicultura tiene un interés económico de aprovechamiento forestal. Es decir, todos aquellos ecosistemas abandonados que no tiene ningún rendimiento productivo, pueden modificarse a través de la silvicultura. En España esta ciencia produce grandes explotaciones de madera y corcho sin llegar a deteriorar los ecosistemas naturales. Esto hace que se convierta en una actividad sostenible en el tiempo y que lo degrada los ecosistemas.

Desde siempre se ha buscado un equilibrio entre economía y ecología. La silvicultura puede ser un claro ejemplo de ello. No sólo favorece al desarrollo del empleo para las personas que se encargan de cultivar y mantener los bosques, sino que también se consiguen extraer valiosos recursos naturales. Todo ello ayudando a promover la conservación de naturaleza y el medioambiente.

Actividades de la silvicultura

En las actividades que engloba esta ciencia Hermana de la agricultura tenemos la siembra, mantenimiento y explotación de cultivos forestales. A diferencia de la agricultura donde la producción está sometida a diversos tratamientos especiales para poder producir grandes cantidades de cosechas, en la silvicultura los cultivos son de tipo forestal. Es decir, estos cultivos se expanden por todos los bosques y montes. A efectos prácticos podríamos decir que se trata de una ciencia familiar en la que se emplean algunos elementos de la agricultura, aunque con grandes diferencias.

La primera gran diferencia que existe entre la agricultura y la silvicultura es la metodología de producción. Mientras que en la agricultura necesitamos una gran producción de frutos y cosechas en tan sólo algunos meses, la silvicultura tiene una producción con resultados después de decenas de años. Estamos hablando de una explotación de madera. Para que los árboles puedan crecer lo suficiente para poder explotar su madera como un recurso natural, necesitan pasar decenas de años. Sin embargo, tras todo ese tiempo tendremos bosques que es serán capaces de sustentar la vida. Este rango de tiempo también depende de las especies que estén siendo cultivadas.

Uno de los factores que intervienen en el desarrollo de la silvicultura es el clima y el tipo de ecosistema donde desarrollamos los cultivos. Dependiendo de estos factores tardaremos más o menos en poder tener disponible el recurso natural que estamos sembrando. También debemos aprovechar todas las especies capaces de generar suelo orgánico para potenciar la reforestación de los bosques. Es otro de los objetivos de la silvicultura.

Algunas actividades que se engloban son la de cultivar bosques con diferentes tratamientos y técnicas. Para conseguir un menor daño en el medioambiente y que la actividad se convierta en algo sostenible se procura que todo el mantenimiento y el uso de los materiales se habla de la forma más óptima y menos dañina. Gracias a estas pautas se consigue que la silvicultura establezca una relación estrecha entre el bienestar y la productividad en los diferentes ecosistemas forestales.

Para qué sirve la silvicultura

El ser humano está continuamente buscando la utilidad de ciertas actividades. En este caso, tenemos la principal utilidad de la silvicultura como la gestión de bosques y montes forestales. Gracias al mantenimiento y el cuidado de estos ecosistemas podemos llegar a producir de manera permanente algunos servicios que son demandados por la sociedad. El problema de algunos servicios que aquí se generan es que no son tangibles. Es decir, no se pueden cuantificar de forma económica. Por ejemplo uno de los servicios ecosistémicos que ofrece los recursos naturales forestales es la producción de oxígeno y la absorción de dióxido de carbono en la atmósfera. Los árboles, mediante el proceso de la fotosíntesis, absorbe todo el dióxido de carbono presente la atmósfera para poder transformarlo en oxígeno. Esto se traduce como una purificación del aire.

Sin embargo, no podemos cuantificar por hectáreas ni de forma tangible como nos beneficia o repercute este intercambio de gases. También hay otros servicios ecosistémicos que sí son tangibles. Por ejemplo, tenemos la producción de madera y de corcho. Todos estos servicios ecosistémicos son aquellos que ofrecen los sistemas naturales y que aportan algún beneficio ambiental y económico. Como beneficio ambiental tenemos la producción de un ecosistema natural que sea capaz de sustentar fauna y micro fauna.

Para que la silvicultura será una actividad económica ligada al medio ambiente y la conservación, la gestión de los bosques y los montes deben estar basados en los principios de la sostenibilidad ambiental. Para conseguir la sostenibilidad ambiental se emplean diversos tratamientos y herramientas que permiten usar los cultivos con diferentes objetivos y de forma prolongada en el tiempo. Cada cultivo tiene una finalidad específica y una función establecida. Este silvicultor el que se debe centrar en explotar cada una de las funciones de estos cultivos para poder optimizar los beneficios y los resultados.

Podemos decir que para que la silvicultura será una actividad aclamada por el ser humano necesita tener un beneficio económico. Es así como se busca emplear los espacios de bosques disponibles para poder cultivar árboles que puedan obtener algún beneficio económico como pueda ser la extracción de madera, corcho o papel.

Otro de los objetivos ecológicos que permite la silvicultura es la producción de varias cosechas a largo plazo. Es así como establecemos un equilibrio entre la necesidades biológicas y ecológicas del ecosistema con las necesidades económicas del cultivo. Así garantizamos de forma continua a la renovación de los recursos sin llegar a una sobreexplotación.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre las características de la silvicultura.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *