La clivia es una planta con hojas verdes y alargadas

Las plantas con hojas verdes y alargadas son muy bonitas. Muchas de ellas se pueden tener en macetas o jardineras, y otras cuantas quedan perfectas en el jardín, por ejemplo alrededor de árboles, palmeras o incluso de arbustos altos.

Su mantenimiento va a depender mucho de la especie a la que pertenezcan, pero por lo general son plantas fáciles de cuidar, a las que solo hay que regar y abonar de vez en cuando. Pero ¿cuáles son sus nombres?

Agapanto (Agapanthus africanus)

El Agapanthus africanus es una planta herbácea y rizomatosa muy cultivada en macetas y jardines que gozan de un clima cálido todo el año. Desarrolla hoja acintadas con una longitud de 10 a 35 centímetros por unos 2 centímetros de ancho, y de color verde oscuro. La altura de la planta es de 50 centímetros, y tiene un ancho de 50-60 centímetros. De su centro brota en verano un tallo floral de hasta 60 centímetros de alto, y en cuyo extremo surgen numerosas flores (unas 30) de color azulado o blanco.

Para crecer con salud es importante que se tenga a pleno sol, aunque puede estar en semisombra. Resiste las heladas de hasta los -4ºC.

Asplenio (Asplenium nidus)

El asplenium nidus es un helecho perenne

Imagen – Wikimedia/Vincent Malloy

El Asplenium nidus es un helecho que llega a medir hasta 2 metros de altura por 1 metro de ancho, pero que en cultivo rara vez supera el metro de alto. Así y todo, se trata de una planta de tamaño mediano, con hojas de color verde lustroso y que, al igual que todas las gimnospermas, no produce flores.

Se trata de una especie que vive bien en interior, siempre que no le falte luz ni humedad. En los jardines también se puede tener, en sombra o semisombra, pero has de tener vigilados a los caracoles. Resiste las heladas de hasta los -2ºC.

Cinta (Chlorophytum comosum)

La cinta es una hierba con hojas verdes y alargadas

Imagen – Wikimedia/Vincent Malloy

El Chlorophytum comosum es una hierba perenne caracterizada por producir numerosas hojas verdes o variegadas (verdes con el centro blanquecino) de entre 20 y 40 centímetros de largo por 5-20 milímetros de ancho y lanceoladas. Tiende a producir numerosos estolones que surgen de raíces adventicias desde temprana edad. Las flores son blancas y pequeñas, y brotan en primavera.

Se ha de tener en sombra, si bien si se cultiva en interior prefiere una habitación en la que haya claridad. La exposición al sol quema sus hojas con facilidad, de modo que hay que evitar que le dé directamente. Resiste hasta los -3ºC.

Clivia (Clivia miniata)

La clivia miniata es una planta con hojas alargadas

Imagen – Wikimedia/Raul654

La Clivia miniata es una planta herbácea y rizomatosa que alcanza una altura de 50 centímetros. Sus hojas son alargadas y anchas, con un tamaño de hasta 50 centímetros de largo por hasta 4 centímetro de ancho, y son de color verde oscuro. En primavera produce flores anaranjadas, aunque se pueden encontrar ejemplares con flores blancas o amarillas.

En cultivo se ha de tener en semisombra o sombra luminosa, pues el sol directo la quema. El riego debe ser moderado, evitando la sequía pero también el encharcamiento. Soporta las heladas de hasta los -7ºC, pero a -2ºC pierde sus hojas.

Espatifilo (Spathiphyllum wallisii)

El Spathiphyllum es una planta herbácea de flores blancas

Imagen – Wikimedia/Dinesh Valke

El Spathiphyllum wallisii es una planta herbácea que alcanza una altura de 40-50 centímetros, y que se caracteriza por tener hojas verdes de 30-40 centímetros de largo por 3-5 centímetros de ancho. Suele florecer en primavera si se dan las condiciones adecuadas, y lo hace produciendo una flor en espádice de color blanco por lo general.

Se mantiene a menudo como planta de interior, en una habitación donde haya mucha claridad. De todas maneras, es interesante tenerla en el jardín, en sombra, siempre que no se registren heladas.

Neoregelia (Neoregelia carolinae)

La Neoregelia carolinae es una bromelia de hojas verdes, variegadas o tricolores

Imagen – Flickr/Kai Yan, Joseph Wong

La Neoregelia carolinae es una bromelia con un alto valor ornamental. Sus hojas son acinatadas, de unos 40 centímetros de largo por unos 5 centímetros de ancho, y de color verde. Cuando va a florecer, produce brácteas rojizas en su centro, y tras la floración se muere. Pero eso no es una mala noticia, ya que antes de hacerlo habrá producido hijuelos.

Tenla en semisombra, por ejemplo debajo de un árbol, y dale un riego moderado. También se puede plantar en una maceta y tenerla en interior si en tu zona hay heladas, pero en ese caso será importante que se coloque en una habitación en la que haya mucha luz.

Nidulario (Nidularium innocentii)

El nidularium inocentii es una bromelia

Imagen – Wikimedia/Dinesh Valke

Todas las especies del género Nidularium tienen las hojas alargadas, pero te recomendamos el N. innocentii porque carece de espinas. Es una planta con hojas acintadas, de color verde oscuro, que miden 40 centímetros de largo por 3-4 centímetros de ancho. Produce flores formadas por brácteas de color rojizo en el centro, tras lo cual se muere dejando los hijuelos.

Cultívala en sombra parcial, donde esté en una zona luminosa. La tierra o el sustrato han de ser fértiles y tener muy buen drenaje. No soporta el frío.

Sansevieria (Dracaena trifasciata, antes Sansevieria trifasciata)

La sanseviera es una planta con hojas alargadas

Imagen – Wikimedia/Peter A. Mansfeld

La sansevieria es una planta herbácea sin tronco o tallo que produce hojas de hasta 140 centímetros de largo por hasta 10 centímetros de ancho, normalmente de color verde pero pueden ser variegadas (verdes con los márgenes amarillos), o verde-glauco. Las flores surgen en primavera, agrupadas en racimos de unos 50 centímetros de largo, y son blancas.

Se ha de cultivar en sombra parcial, en suelos o en sustratos bien drenados. Su principal enemigo es el exceso de agua, ya que sus raíces necesitan tierras ligeras y porosas que filtren rápido el preciado elemento. Resiste el frío, pero no se aconseja tener fuera si las temperaturas bajan de los -3ºC.

Zapatitos de hojas largas (Phragmipedium longifolium)

La orquídea de zapatitos tiene las hojas alargadas

Imagen – Wikimedia/Franz Xaver

El Phragmipedium longifolium es una especie de orquídea perenne y rizomatosa que crece entre las rocas de las selvas tropicales. Su altura máxima es de 1 metro, y llega a medir hasta 60 centímetros de ancho. Las hojas son acintadas, alargadas, y de color verde oscuro. A finales del invierno o principios de primavera brotan sus flores de un tallo que mide hasta 1 metro de largo. El color de estas varía dependiendo de la variedad: hay algunas que son rosadas, otras verdes, otras amarillas y otras granate.

Ha de cultivarse en lugares donde esté en sombra parcial, en macetas con sustrato para orquídeas como la corteza de pino. Asimismo, es muy recomendable abonarla con un fertilizante específico para este tipo de plantas en primavera y verano, siguiendo las indicaciones de uso. No soporta las heladas, por lo que en caso de haberlas se tendrá en interior.

¿Qué te han parecido estas plantas de hojas verdes alargadas? ¿Conoces otras?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *