plantar hiedra

Una de las plantas trepadoras más sencillas de mantener, que además te ofrece una visión espectacular, es, sin duda, la hiedra. Solo precisa que la plantes y la riegues de vez en cuando. A cambio, crecerá bastante rápido y podría cubrir celosías, muros o incluso el suelo con sus hojas. Pero, ¿cómo plantar hiedra?

Si sientes curiosidad por esta planta y quieres saber todo lo que precisa la planta para que se desarrolle de manera adecuada, aquí te damos las claves para conseguirlo.

Qué debes saber de la hiedra antes de plantarla

Qué debes saber de la hiedra antes de plantarla

La hiedra es una planta que se ha extendido por múltiples partes del mundo, no solo en España, sino también en Japón, Asia, África… Es de tipo ornamental y actualmente existen unas 15 especies diferentes, siendo las más comunes la hiedra común, hiedra canaria, hiedra del Nepal, o hiedra del Cáucaso.

La puedes plantar tanto en interior como en exterior y es capaz de moldearse para jardines horizontales así como verticales. Destaca, sobre todo por las hojas, de un color verde oscuro, con 3-4 lóbulos ovalados o elípticos con algunas manchitas en blanco o amarillo. Además, tiene flores pequeñas que salen desde primavera a otoño.

En exterior es capaz de alcanzar los 40 metros de longitud en sus tallos, aunque lo normal son unos 15 metros. Estos son leñosos y con sus hojas es capaz de cubrir el jardín, muro, pisos, etc.

Cuándo plantar hiedra

La hiedra es una planta trepadora perenne, es decir, que sus hojas se mantienen durante todo el año siempre que se le den las condiciones para ello. Esto podría hacerte pensar que puedes plantarla durante todo el año, y lo cierto es que sí. Pero hay momentos en los que puedes tener una mayor probabilidad de éxito.

Y es que, en invierno, por ejemplo, su desarrollo se ralentiza, sobre todo por las bajas temperaturas. Por eso, si plantas en esa época la planta puede tardar más en adaptarse y en crecer, poniéndola en peligro (y haciendo que al final no sobreviva).

El mejor momento para plantar hiedra es, sin duda, a primeros de la primavera. En ese instante la planta se «despierta» del letargo invernal y está más predispuesta a crecer. De hecho, incluso tiene mucha más energía para hacerlo. Por eso se escoge esta época para hacerlo y tener más éxito que en otras.

Cómo plantar hiedra

Cómo plantar hiedra

Plantar hiedra es algo muy fácil de hacer siempre que cuides dos temas fundamentales: la ubicación y el tipo de tierra que vayas a utilizar.

En cuanto a la ubicación, la hiedra no necesita el sol directo. De hecho, lo mejor es situarla en una zona de semisombra, ya que será el entorno ideal para esta. No quiere decir que no sea necesario que le dé luz, sino que no la precisa tanto como otras plantas. Además, unas horas de sol no le harán ningún mal, de hecho, hay diferencia en las hojas entre las hiedras que tienen más horas de luz que en las que no.

Con respecto a la tierra a utilizar, la hiedra es una planta que requiere un suelo con un pH 6 o similar. Además, es importante que sea arcilloso, y rico en materia orgánica. Controla que sea drenante para que no haya encharcamientos de agua cuando la riegues.

Un truco de expertos es que, a los seis meses de vida, conviene colocar un manto de humus o de compost (te recomendamos el humus de lombriz) para enriquecer la tierra y que eso ayude a que la planta tenga un mayor crecimiento y desarrollo.

Plantar hiedra en una maceta

Si quieres plantar hiedra en una maceta, debes seguir los siguientes pasos:

  • Prepara la maceta y la tierra que vayas a utilizar. Te recomendamos que sigas las recomendaciones que te hemos dado antes.
  • Haz un agujero en el centro, donde irá colocada la hiedra. Ahora, puedes colocar la planta en ese lugar y, sin apretar demasiado, fíjala con más tierra a todo su alrededor. Es importante que no apelmaces la tierra ya que eso impedirá que drene bien.
  • Para finalizar, ponle un riego por goteo los primeros días. Primero, evitarás que la tierra se hunda más de lo normal.
  • Intenta mantenerla en un lugar tranquilo esos primeros días, para que no se estrese, y después ponla en un lugar con algo de iluminación, o en semisombra.

La hiedra en el jardín

Plantar hiedra en el jardín sigue los mismos pasos que en la anterior, salvo el hecho de que tengas que reubicarla. Debes escoger una zona donde pueda estar de manera fija, teniendo en cuenta que no vaya a ocupar el espacio de otras plantas (ya que es muy invasora).

Cuidados de la hiedra

Cuidados de la hiedra

Por último, queremos dejarte aquí una especie de guía con los cuidados más habituales que tendrás que darle a tu planta para que esta se desarrolle de manera adecuada. En general, estos serían:

Riego

La hiedra es agradecida con el riego, pero no necesita una gran cantidad, ni tampoco que la riegues de forma abundante. En general, hay que esperar a que el suelo se seque para regarla.

En general, tienes que regar 2-3 veces a la semana en verano, y 1 vez a la semana en invierno.

Ahora bien, si la tienes en maceta, hay que tener cuidado de que esta no se seque demasiado. En el jardín, la planta puede estar en una zona de semisombra, y tener la humedad necesaria para desarrollarse; pero dentro de casa la cosa cambia. En invierno, la calefacción reseca el ambiente, y hará que la planta sufra esa sequía de humedad. Y en verano con el aire acondicionado pasará lo mismo.

Por eso, si la tienes en maceta, te recomendamos que también te encargues de que haya la humedad necesaria para la planta. Esta puedes conseguirla pulverizándole agua a menudo así como colocando la planta sobre guijarros y estos en una capa de agua para que conforme se evapore, genere humedad.

Poda

Debes saber que la hiedra puede crecer muy rápidamente. En una maceta tendrás más controlado su crecimiento, pero no así en el jardín, pudiendo invadir el espacio de otras plantas y hacerlas desaparecer. De hecho, está catalogada como una especie invasora por esto mismo.

Es tan rápida para crecer y expandirse que podrás podarla en cualquier momento del año. Obviamente, en invierno, o cuando las temperaturas caen, su desarrollo se ralentiza, lo que hará que, si la podas, esta no crezca tan rápido como en otras épocas del año, pero sí debes tener presente que, si no quieres que se desboque, debes controlar su tamaño.

¿Te animas a plantar hiedra en una maceta o en el jardín?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *