Aptenia cordifolia, rocío o escarcha

La Aptenia cordifolia es conocida en algunos lugares como rocío o escarcha, pero es mucho más común no conocerla por ningún nombre. Es una de las suculentas más fáciles de cuidar, pero debido a que su aspecto no es muy llamativo y su crecimiento es más bien desordenado, no es una planta muy buscada. Esto hace que los viveros no las suelan vender, aunque es muy fácil de conseguir ya que mucha gente la cultiva.

Sigue leyendo para descubrir sus características y cuidados, y varias ideas para que quede bien en tu jardín.

Características de la Aptenia cordifolia

Detalle hojas y flor Aptenia cordifolia

Es una planta suculenta de la familia Aizoaceae, la misma que las piedras vivas y la uña de gato. Tiene un crecimiento principalmente rastrero, aunque si está a la sombra intenta crecer hacia arriba, por lo que puede llegar a trepar un poco (como máximo hasta unos 2m de alto, generalmente no pasan de 1m) y cubrir plantas bajas. Si se le aporta suficiente agua, es una planta de crecimiento muy rápido. Los tallos son verdes, finos y bastante débiles, aunque con el tiempo engrosan, pierden el verdor y se hacen relativamente rígidos. Las hojas son ovaladas o ligeramente acorazonadas, unidas al tallo por un peciolo corto. Sus nombres comunes, rocío y escarcha, se le dan debido a que en las hojas tiene unas estructuras llamadas papilas, que son acumulaciones de agua bajo la epidermis que parecen ser gotas de rocío.

Las flores son pequeñas, de un color rosa vivo, con numerosos pétalos muy finos y estambres anaranjados. Florece principalmente durante la primavera, que es cuando las flores son más abundantes, pero produce alguna flor suelta durante todo el año en climas sin heladas. Tras la floración produce unos pequeños frutos verdosos que pasan desapercibidos y una vez maduros, se secarán y liberarán unas pequeñas semillas negras que no suelen germinar. También cabe decir que es una planta comestible, pero solo se consume en algunas partes de Brasil.

Distribución y hábitat

Es autóctona del sur y el este de Sudáfrica, aunque se encuentra naturalizada en muchas partes del mundo. Allí crece en sitios sombríos y húmedos, generalmente bajo árboles. Curiosamente, mientras que allí es una planta de pequeño tamaño, en cultivo, al darle gran cantidad de agua y de sol, se convierte en una planta enorme y muy invasiva en poco tiempo, capaz de cubrir zonas enteras.

Cuidados de la Aptenia cordifoliaCarácter invasor de Aptenia cordifolia

De cuidados muy sencillos debido a su resistencia a prácticamente todo.

  • Riego: Aunque es una suculenta, necesita mucha más agua que la mayoría. En este aspecto hay que tratarla como a una planta normal, no dejando que el sustrato se seque completamente entre riegos. Eso no quiere decir que no tolere la sequía, pero tendrá hojas más pequeñas y amarillentas y crecerá mucho menos. Solo hay que controlar un poco más los riegos en invierno, cuando entre en letargo.
  • Sustrato: no necesita uno en específico, aguanta un amplio rango de pH y soporta la salinidad. Como todas las suculentas, los prefiere que drenen bien, pero ni siquiera es necesario, ya que tolera suelos algo encharcados siempre y cuando en la época de reposo no lo sigan estando. Para un crecimiento rápido y no depender demasiado del abono, es recomendable un porcentaje alto de materia orgánica.
  • Ubicación: Aunque tolera algo de sombra, tiene muchísimo mejor aspecto y crece más rápido a pleno sol. En sombra intentará trepar, echando ramas larguiruchas con menos hojas y no florecerá.
  • Resistencia al frío: Tolera temperaturas cercanas a los -7ºC, pero en maceta pierde las hojas y parte de las ramas con cualquier helada, rebrotando luego desde debajo del sustrato. En suelo las soporta mucho mejor, perdiendo solo las hojas cuando las temperaturas bajan de unos -3ºC. Durante este tiempo de reposo hay que regarla menos, ya que es sensible a las pudriciones.

Mantenimiento:

  • Abonado: Necesario si queremos un crecimiento muy rápido o si vemos que amarillea. Generalmente en suelo no es necesario, pero en maceta sí es muy recomendable. Cualquier abono le va a servir, así que simplemente utiliza el que suelas echar a tus plantas.
  • Poda: Depende enteramente de lo que busques con la planta, puedes podarla para darle forma, para evitar que escape de la zona donde la quieres, para impedir que trepe por otras plantas… Si vives en un clima con heladas, también es recomendable quitarle las ramas que se secaran en invierno y no hayan rebrotado en primavera. Esta planta también produce muchas ramas que crecen por encima de otras y la afean, por lo que también conviene quitárselas.
  • Reproducción: La propia planta produce ramas que se entierran y enraízan, que podemos quitar y plantar a parte. También podemos simplemente cortarle ramas (podemos utilizar los restos de poda) y clavarlas tumbadas donde las queramos. Enraízan con muchísima facilidad siempre y cuando se haga en la época de crecimiento. Otra forma es mediante semillas, pero es muy lento y germinan mal, por lo que no es recomendable salvo que quieras probar suerte por si salen con flores de otro color por una mutación o si queremos sacar híbridos con otras plantas de la misma familia.

Trucos para mantenerla en un jardín:

Aptenia cordifolia usada como cubresuelos

Como hemos dicho, puede ser muy invasiva, y al trepar puede llegar a tapar otras plantas y matarlas. Además, muchas ramas intentan trepar y caen tumbadas, lo cual no es muy estético. Esto se puede solucionar de varias formas:

  • Podando todas las ramas que se suban a otras plantas.
  • Teniéndola como cubresuelos en una zona en la que solo hayan árboles o arbustos grandes sin ramas bajas por las que pueda subir.
  • Manteniéndola en maceta, donde su crecimiento es muy reducido.
  • Regándola poco y no abonando, aunque esto tiene el efecto negativo de que su aspecto no será el mejor.

Si la tenemos en maceta, algo interesante que se puede hacer es poner alguna planta con crecimiento vertical y a poder ser que se mantenga verde en invierno, y una Aptenia cordifolia. Esta maceta la colocamos sobre algún pedestal y dejamos crecer a la Aptenia como planta colgante. Se consigue un efecto muy bonito, sobre todo cuando se llena de florecillas rosas. En climas tropicales se mantendrá siempre bonita, pero en los climas con heladas todas las ramas colgantes se secarán durante el invierno.

En cualquier caso, es recomendable tenerla a pleno sol y sin plantas pequeñas ni rocas de por medio, para que crezca lo más plana posible. De esta forma evitamos las ramas que se cruzan y se doblan y conseguimos un aspecto mucho más ordenado y bonito.

Plagas y enfermedades de la Aptenia cordifoliaAptenia cordifolia amarilleando por falta de agua

Plagas

En general una Aptenia sana no tendrá plagas o si las tiene, el ataque no será importante, pero de atacarle algo será lo siguiente:

  • Cochinilla: Como casi todas las suculentas, es susceptible al ataque de cochinilla, pero generalmente solo va a atacar a plantas enfermas o muy faltas de nutrientes o de agua. Es muy raro encontrarla en aptenias sanas. Para eliminarlas se puede utilizar jabón potásico o algún insecticida específico.
  • Caracoles y babosas: Debido al crecimiento rastrero y al agua que acumula en las hojas, es un escondite perfecto para estos animales. Les gusta comer sus hojas, que les sirve además para hidratarse, pero no le causan daños notables más que nada por su velocidad de crecimiento. Solo van a dar problemas a plantas que estén demasiado a la sombra y tal vez a las que estén en maceta. Para eliminarlos existen cebos envenenados, aunque también se puede poner un vaso con cerveza en el que caerán y se ahogarán. Personalmente recomiendo cogerlos y llevarlos a un lugar donde no molesten.

Enfermedades

Podríamos decir que no tiene enfermedades como tal, pero sí carencias debido a un mal cultivo.

  • Clorosis: Se denomina clorosis a la falta de clorofila, que puede estar causada por distintos fallos de cultivo: falta de algún nutriente, generalmente nitrógeno (se solucionan abonando o trasplantando); falta de agua estando al sol (se soluciona regando más); pH del sustrato demasiado alto o bajo (se soluciona abonando o cambiando el pH)… Suele estar acompañado de una reducción del crecimiento. Normalmente la clorosis de esta planta en maceta nos indica o falta de agua o la necesidad de cambiar el sustrato o trasplantar, pero abonando podemos posponer un poco ese cambio.
  • Pudrición: Causada por diversos hongos, generalmente es debida a un exceso de agua o falta de aireación, por lo que no hay que echar fungicida sino cambiar las condiciones de cultivo. Si se ha podrido toda la base, habrá que cortar las ramas, quitarles lo podrido y volver a plantarlas. Normalmente en esta planta esto solo va a suceder en invierno, pero si la tenemos encharcada puede pasar en cualquier época del año.

Variedades, híbridos y otras plantas del género ApteniaAptenia cordifolia variegata

Existe una forma variegada de Aptenia cordifolia, con los bordes de las hojas de color blanco, pero es más difícil encontrarla en cultivo. También se puede encontrar con flores de otros colores, pero existe discusión entre los expertos sobre si se trata de mutaciones o hibridaciones. Un híbrido que es muy interesante, pero muy difícil de diferenciarlo de esta especie es Aptenia ‘Red apple’, híbrido de Aptenia cordifoliaAptenia haeckeliana, con flores rosadas, pero de un color mucho más vivo. En cuanto a Aptenia haeckeliana, tiene hojas más alargadas y sus flores pueden ser blancas o amarillas. Las otras dos plantas del género son Aptenia geniculiflora, con flores amarillas y hojas muy pequeñas y alargadas, las típicas de las plantas rastreras de la familia Aizoaceae, y Aptenia lancifolia, con hojas entre las de la haeckeliana y la cordifolia y flores púrpuras.

¿Qué te ha parecido esta planta? ¿Te has animado a tener una o por el contrario, se te han quitado las ganas? A mí personalmente me parece una planta muy interesante, pero sí que es cierto que existen mejores opciones.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *