La planta carnívora más conocida es la venus atrapamoscas

Si hay un tipo de planta en el mundo que llame de manera especial la atención, esa es la planta carnívora. Aunque la más famosa de todas es la que conocemos como venus atrapamoscas, y en latín Dionaea muscipula, en realidad hay varios géneros con sus variedades; y cientos, por no decir miles, de cultivares.

Conocer su origen y verla en imágenes es una cosa, pero aprender a cultivarla es una muy diferente. No es difícil, aunque te adelanto que los cuidados que necesita no son exactamente los mismos que necesita, por ejemplo, un geranio.

¿Qué es una planta carnívora?

Las plantas carnívoras se alimentan de insectos

Una planta carnívora, o planta insectívora, es aquella que necesita cazar insectos para poder alimentarse. Esta es una medida de adaptación a un entorno en el que la tierra tiene importantes carencias de nitrógeno, y que además suele ser ácida y estar siempre o casi siempre húmeda.

Se estima que hay unas 600 especies distintas de plantas carnívoras, que se agrupan en 11 géneros botánicos, siendo los más cultivados estos: Sarracenia, Dionaea, Drosera y Nepenthes.

¿Dónde crecen las plantas carnívoras?

Depende de la especie, pero en general son originarias de las regiones tropicales y subtropicales del mundo. Suelen estar en regiones pantanosas, turberas y similares. Aunque a priori pueda resultar extraño, en Europa también tenemos algunas especies autóctonas, como por ejemplo:

  • Drosera rotundifolia
  • Drosophyllum lusitanicum
  • Pinguicula lusitanica

Artículo relacionado:

7 plantas carnívoras de España

Tipos de trampas de las plantas carnívoras

Estas plantas se clasifican de varias maneras, y una de ellas es por el tipo de trampa. Algunas son más sutiles que otras, pero todas han evolucionado para atrapar a los insectos. Así pues, podemos diferenciar hasta seis tipos de trampas:

  • En forma de tubo: es el caso de las Sarracenia por ejemplo, o el de las Heliamphora. Son hojas modificadas que tienen forma de tubo, el cual se llena de líquido (agua). Los insectos se ven atraídos por el néctar que segregan las plantas, pero si no van con cuidado resbalan, y caen dentro donde se ahogan.
  • En forma de jarra: es similar a la anterior, pero suelen tener una parte que podríamos describir como ‘sombrero’. Es la típica trampa de la Nepenthes, una planta que además de producir trampas así también tiene hojas comunes, con capacidad de realizar la fotosíntesis.
  • Mucílago: es una sustancia pegajosa que tienen las Drosera y las Pinguicula en el haz de sus hojas. Es una especie de »pegamento» el cual es muy eficaz contra insectos pequeños, como mosquitos o moscas pequeñas.
  • Trampas con apertura/cierre automático: es el caso de las Utricularia. Producen trampas en forma de vejiga diminuta, la cual tiene una apertura que absorbe cualquier insecto o animal diminuto que pase por su lado. Cuando lo ha digerido, la vuelve a abrir.
  • Con forma de boca: esta es típica de las Dionaea. En cada uno de sus márgenes tienen pinzas o dientes, y además en el interior de cada trampa tiene tres pelillos sensibles al tacto en cada lado. Cuando un insecto toca un mínimo de dos casi a la vez, o el mismo dos veces seguidas en menos de veinte segundos, la trampa se cierra.
  • Combinación de varias: a veces encontramos carnívoras con dos tipos de trampas. Por ejemplo, la Drosera glanduligera tiene hojas con mucílago, propias de su género, pero estas trampas también tienen dientes.

¿Cuánto tiempo viven las plantas carnívoras?

Depende, pero sobre los 20 años. De todas maneras, son muchas las que desarrollan raíces rizomatosas, de las que surgen nuevos brotes. Por ejemplo, lo que empieza siendo un ejemplar de Sarracenia con una sola trampa, al cabo de dos años o tres será una planta que podrás dividir, precisamente gracias al rizoma que tiene, lo cual me lleva a…:

¿Cómo se reproducen las plantas carnívoras?

La mayoría de plantas carnívoras se multiplica, además de por semillas, por división del rizoma. Veamos cómo proceder según el caso:

  • Semillas: muchas carnívoras son hermafroditas, como las Dionaea o las Sarracenia, por lo que no te será difícil conseguir semillas. Pero las de las Nepenthes son unisexuales, por lo que si tienes una, lo ideal es mirar de conseguir un macho y una hembra para polinizarlas de manera manual, con la ayuda de un pincel.
    Una vez tengamos las semillas, tenemos que sembrarlas en un sustrato adecuado. La mezcla estándar es turba rubia sin abonar con perlita a partes iguales, y las regaremos con ácido giberélico para estimular su germinación. Si necesitas más información, pincha aquí.
  • División de rizoma: se hace sacando la planta de la maceta, limpiando bien sus raíces con agua destilada para localizar bien el rizoma, y luego con unas tijeras previamente desinfectadas, dividir la planta. Cada trozo que te quede debe tener por lo menos un brote. Luego, plántalo en una maceta y tenlo en semisombra, incluso si es una carnívora que quiere sol directo, hasta que le veas crecimiento.

Tanto la multiplicación por semillas como por división se aconseja hacer en temporada cálida, pues necesitan calor para poder crecer.

9 variedades o tipos de plantas carnívoras

¿Te gustaría saber los nombres de algunas variedades de carnívoras? Pues echa un vistazo:

Cephalotus follicularis

Los Cephalotus son carnívoras pequeñas

Imagen – Flickr/Miloslav Dobšík

El Cephalotus follicularis es una especie natural de Australia, que alcanza una altura de unos 5 centímetros y un ancho de 20 centímetros. produce numerosos jarros que empiezan siendo verdes y terminan de color rojizo/marronáceo. Le gusta el sol directo, pero es sensible al frío.

Cómprala aquí.

Dionaea muscipula

La venus atrapamoscas es la carnívora más famosa

Imagen – Wikimedia/Björn S.

Conocida como venus atrapamoscas, es una carnívora que tiene trampas con »dientes’ o pinzas. Crece en Norteamérica, y llega a medir entre 3 y 5 centímetros de altura. En primavera produce flores blanquecinas, las cuales surgen de un tallo floral de unos 10 centímetros de alto. Aunque se puede acostumbrar a la semisombra, sus trampas tienen mejor color al sol, de ahí que sea recomendable exponerla poco a poco al astro rey para aclimatarla. Resiste heladas débiles, de hasta los -2ºC.

Consíguela aquí.

Drosera capensis

La Drosera capensis crece rápido

Imagen – Flickr/incidencematrix

La Drosera capensis es originaria de África, en concreto de El Cabo. Es una de las que más se cultivan, por su rápido crecimiento y su gran capacidad para atrapar insectos volares pequeños entre los que se encuentran los mosquitos. Crece sobre los 20 centímetros de altura. Tiene que estar en sombra/semisombra, pero por lo demás es bastante fácil de cuidar. Soporta heladas débiles y puntuales, de hasta los -2ºC.

Cómprala aquí.

Drosophyllum lusitanicum

El Drosophyllum crece en España

Imagen – Wikimedia/incidencematrix

El Drosophyllum lusitanicum, al ser una de las especies autóctonas de España (y de Portugal) no podíamos dejar pasar la oportunidad de dártela a conocer. La encontramos en el extremo sur y al oeste de la península ibérica. Llega a medir 40 centímetros de altura, y desarrolla hoja similares a las de las droseras, pero más largas y finas. Es una planta difícil, que necesita sol pero también un sustrato con un excelente drenaje. Soporta heladas débiles.

Heliamphora minor

La Heliamphora minor es una carnívora delicada

Imagen – Wikimedia/Dals093838 // Heliamphora minor var minor

La Heliamphora minor es endémica de Venezuela. Tiene trampas en forma de jarra, de color verde, o rojizos si le da el sol y dependiendo de la variedad, y mide unos 10 centímetros de alto a lo sumo. Es bastante delicada, pues necesita una humedad ambiental alta todo el año, mucha luz pero no directa, y un clima que se mantenga estable todo el año, con máximas de hasta 30ºC y mínimas de 10ºC.  Para más información, te invitamos a leer la ficha que tenemos sobre las Heliamphora.

Nota: el cruce Heliamphora heterodoxa x minor soporta algo más el frío, aunque requiere protección si baja de los 0 grados.

Nepenthes alata

La Nepenthes alata es una planta carnívora tropical

Imagen – Wikimedia/Gery Singer

La Nepenthes alata es la especie más cultivada de todo el género. Es natural de Filipinas, y desarrolla hojas verdes con forma lanceolada, y trampas con forma de jarrón de color rojo. Puede medir unos 30 centímetros de altura, y es una planta muy interesante para tener en macetas colgantes. Resiste hasta los 5ºC.

Pinguicula vulgaris

La Pinguicula vulgaris es una carnívora de flores lilas

Imagen – Wikimedia/xulescu_g

La Pinguicula vulgaris es una planta carnívora forma una roseta de hojas verdes cuyo haz tiene mucílago, el cual es pegajoso para los pequeños insectos. Es originaria de Europa, y de buena parte de Norteamérica. Alcanza los 3 centímetros de altura, y produce tallos florales de hasta 16 centímetros. Las flores son lilas. Debido a su origen, es capaz de soportar heladas moderadas.

Sarracenia purpurea

La Sarracenia purpurea es una carnívora de mediano tamaño

Imagen – Wikimedia/Michal Klajban

La Sarracenia purpurea es una especie originaria de Estados Unidos y Canadá. Es una planta que desarrolla hojas convertidas en trampas con forma de jarrón o tubo, de color rojizo (cuanto más horas de sol le dé, más intenso será el color), y llega a medir unos 30 centímetros de alto. Las flores surgen de un tallo largo, de unos 20 centímetros, y son rojizas. Requiere sol directo, y climas templados con heladas de hasta los -4ºC.

Utricularia australis

La Utricularia vulgaris es una planta carnívora flotante

Imagen – Wikimedia/Hugues TINGUY

La Utricularia australis es una planta carnívora acuática y flotante que crece en casi todo el mundo. Desarrolla tallos de 45 centímetros de alto, y tiene flores amarillas que surgen de un tallo ramificado. Crece tanto a pleno sol como en semisombra, y resiste hasta los -5ºC.

¿Cuáles son los cuidados de una planta carnívora?

Ahora pasemos a los cuidados. Pero antes de empezar es importante aclarar que estos son cuidados generales. Pueden variar un poco dependiendo del tipo de carnívora y del clima, ya que por ejemplo hay algunas que podremos cultivar en el exterior todo el año, pero otras en cambio habrá que proteger en invierno.

Ubicación

Las plantas carnívoras quieren luz, de manera que lo más aconsejable es tenerlas fuera, al aire libre. Hay algunas, como las Sarracenia o Darlingtonia, que además de luz precisan sol directo; y hay otras como las Heliamphora o las Nepenthes que crecen en sombra.

Si en tu zona hay heladas, tendrás que proteger en un invernadero o en casa aquellas que son de origen tropical/subtropical, como muchas Drosera, Pinguicula, o Nepenthes.

Humedad y riego

Al vivir en regiones húmedas son muy exigentes en cuanto a la humedad, tanto en la tierra como en el ambiente. Por este motivo, es importante que se les proporcione abundante agua. La mejor es la de lluvia pura y limpia, pero en su defecto usaremos agua destilada. Si vivimos en una zona donde el ambiente es seco o muy seco, tendremos que pulverizarlas/rociarlas a diario, especialmente en primavera-verano.

En el caso de que por el contrario estemos en una zona húmeda, ya sea porque llueve a menudo, estamos en una isla o cerca de la costa, no será necesario pulverizarlas.

Si hablamos del riego, será más o menos frecuente dependiendo del tipo de planta carnívora. Así, mientras que a las Sarracenia les podemos poner un plato debajo y mantenérselo siempre lleno, al resto no le gusta demasiado estar siempre en contacto con el agua.

Sustrato

La mezcla estándar es turba rubia sin abonar con perlita, a partes iguales. Pero si queremos que el cultivo sea perfecto, es preferible tener en cuenta que cada tipo de carnívora tiene su propia mezcla recomendada:

  • Cephalotus: 60% de turba rubia (en venta aquí) con un 40% de arena de cuarzo.
  • Darlingtonia: musgo sphagnum, preferentemente vivo.
  • Dionaea: 70% turba rubia con un 30% de perlita.
  • Drosera: ídem.
  • Nepenthes: ídem, o bien musgo sphagnum (cómpralo aquí).
  • Pinguicula: 70% de turba rubia con un 30% de perlita (en venta aquí).
  • Sarracenia: ídem.
  • Utricularia: ídem.

Además, hay utilizar macetas de plástico con agujeros en su base para que puedan crecer sin problemas.

Trasplante

Se han de trasplantar cada 3 o 4 años. Pero es importante decir que no todas requerirán tantos cambios de maceta: las más pequeñas, como las Dionaea, solo se trasplantarán tres, quizás cuatro veces a lo largo de su vida.

Igualmente, se debe de hacer en primavera, para que les sea fácil reanudar su crecimiento.

Plagas y enfermedades

La planta carnívora es bastante resistente. Pero especialmente en verano puede tener cochinillas, y en temporada de lluvias hay que vigilar a los caracoles, sobre todo si tenemos pinguiculas, porque las devoran. Ambas plagas se pueden quitar a mano; la primera también con tierra de diatomeas (en venta aquí).

En cuanto a enfermedades, es un poco difícil que tengan. Las que no quieren tanta agua, como Dionaea o Nepenthes, sí pueden acabar con raíces podridas por ejemplo cuando se riegan en exceso.

Poda

No es necesario, pero en primavera sí que se deben de cortar las partes secas para que la planta pueda recibir más luz.

Rusticidad

Hablamos de plantas que no suelen soportar ni el frío ni las heladas. Centrándonos en las que más se cultivan, las que mejor lo soportan son las Sarracenia y las Dionaea, pero así y todo si la temperatura baja de los -2ºC será necesario protegerlas.

Hibernación de las plantas carnívoras

Las sarracenia necesitan hibernar

Imagen – Flickr/Aaron Carlson

Estas dos plantas carnívoras, así como los Drosophyllum y las Drosera de climas templados (como la D. angustifolia), han de pasar algo de fresco/frío durante el invierno. Por ello, si se cultivan en zonas tropicales o subtropicales, hay que tenerlas unas semanas en la nevera. Por ello, se lavarán bien con agua destilada, se protegerá el rizoma con vermiculita y plástico, y se meterán en un tupperware -con tapa-. Luego, se introducirán en el electrodoméstico, en la parte de los embutidos, leche, etc.

Artículo relacionado:

Hibernación de las plantas carnívoras

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *