como secar una rosa

Existen diferentes remedios caseros para poder conservar nuestras flores a modo de decoración y otros usos. Una de las opciones principales para secar flores son las rosas. Se trata de flores bastante delicadas que necesita de algunos cuidados para poder aprender a secar bien. Hay muchas personas que no saben cómo secar una rosa y qué usos puede tener. Existen numerosas técnicas para ello y vamos a dar las más eficientes.

En este artículo vamos a contarte cómo secar una rosa y qué usos se le puede dar.

Cómo secar una rosa

rosas

Una de las opciones en casi todo tipo de flores que quiere secar es la de cortar los tallos en un ángulo de 45 grados. Se puede cambiar el agua, retirar los pétalos marchitos e incorporar pastillas enzimáticas al agua. No obstante, aprender cómo secar una rosa es bastante fácil. Tan sólo hay que tener en cuenta algunos aspectos para que la planta se pueda conservar lo mejor posible. Si marchitan tendremos que deshacernos de las rosas pero existe la posibilidad de preparar rosas liofilizadas. Es un método que sirve para poder conservar a las rosas y otras flores mediante un proceso que sirve para congelar a las plantas. A este proceso de congelación se le añade unos tratamientos de sílice y tintes anilinas.

Vamos a mirar cuáles son los métodos comunes para aprender cómo secar una rosa.

Evaporación del agua

Una de las mejores formas para poder tener rosas liofilizadas es mediante el proceso de la evaporación de agua. Es un proceso ideal para que no pierda su color original. Este secado se produce de una forma más lenta pero ayuda a contribuir a que no se pierda el calor. Gracias a este procedimiento, la rosa se conservará en mejores condiciones. Para poder conseguir el método de evaporación del agua se necesita que la rosa esté en recipiente con un poco de agua. Dejamos que estén poco de agua se vaya evaporando hasta reducir todo el agua y que desaparezca. Después de ello, esperamos unos cuantos días hasta que la rosa haya perdido el resto de su humedad.

Una vez han pasado unos cuantos días y la rosal ya no tiene humedad estará completamente lista. Esta rosa se puede guardar en una caja con cristal para poder disfrutar de ella. Es una de las formas en la que se puede conseguir disfrutar de la rosa durante muchos años.

Cómo secar una rosa: método de gel de sílice

rosas para disecar

El gel de sílice de popularmente conocido con el nombre de silicagel. Se trata de uno de los métodos para aprender cómo secar una rosa de los más efectivos. Con la aplicación de este producto hacia la rosa se puede deshidratará de forma fácil y se podrá tener lista para mantener durante mucho tiempo. Para poder llevar a cabo este proceso, se debe poner en un recipiente una capa de este gel. A continuación, cubrimos el fondo del recipiente con una capa de aproximadamente un centímetro. Encima de la capa de gel colocamos la rosa y cerraremos el envase de forma hermética. Esto es importante para poder conservar la rosa durante más tiempo.

No hay que olvidarse de cubrir bien la capa en la zona del capullo un este tipo de gel. Suele ser la zona que se degrada más rápidamente. En aproximadamente unos 10 días la rosa se han secado completamente. Esto es debido a que este producto tiene una gran capacidad para poder absorber la humedad y dejar a la rosa completamente seca.

Arena y sal

como secar una rosa para siempre

Otro de los métodos para poder aprender cómo secar una rosa es mediante el uso de arena y sal. La arena nos facilita la tarea de preservar cualquier tipo de flor. Tan sólo hay que tener arena en una caja y cubrir la rosa de harina con bastante cuidado. La caja se debe colocar en el lugar que sea lo más seco posible. La zona del capullo de la rosa debe quedar ligeramente mirando hacia arriba. Dependiendo de la humedad que haya en el ambiente la rosa puede tardar más o menos tiempo en secarse. Habitualmente, suele tardar aproximadamente unas dos semanas en perder toda la humedad, dependiendo del ambiente donde se encuentre.

Aunque no haya que tratar demasiado, es interesante echar un vistazo de vez en cuando a la rosa para ver si está completamente seca. La arena va actuando de forma similar a lo que lo hace el silicagel. Va poco a poco reduciendo la humedad que tiene la rosa hasta que se queda completamente seca.

Por otro lado, tenemos la sal. Se trata de un potente absorbente de humedad y es un excelente conservante. Para estos casos, la mejor sal que se debe utilizar para este procedimiento es la sal gruesa. El proceso es semejante al que ocurre con la arena y el silicagel. Utilizaremos un recipiente y colocaremos aproximadamente un centímetro de capa de sal en el fondo. Colocaremos la rosa encima y la dejaremos tantos días hagan falta para que se serie por completo. Es una de las formas más sencillas y baratas para conservar las rosas. Cualquier cantidad de humedad que tenga la flor será absorbida poco a poco por la acción de la sal.

Si vives en una zona muy soleada el sol es el mejor método para tener rosas liofilizadas. Necesitamos una zona donde la humedad sea muy baja y la cantidad de horas de sol muy alta. Gracias a estas condiciones ambientales la humedad en el interior de la rosa se evaporará rápidamente. Tan sólo debemos dejar la rosa expuesta al sol y el resto vendrá por sí solo. El único problema que tiene este método para aprender cómo secar una rosa es que la rosa pierde parte de su color.

Usos de la rosa disecada

El principal uso que se le puede dar a las rosas secas es el de la decoración. También puedes utilizar esta rosa como regalo para alguien muy preciado y que pueda tener un recuerdo tuyo. Por último, se puede emplear para hacer un té de rosas. Se trata de una infusión que poseen muy buenas propiedades beneficiosas para la salud.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre cómo secar una rosa.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *