Hay algunas orquídeas que florecen en invierno

El invierno es una estación en la que la gran mayoría de plantas permanecen dormidas. Por este motivo, a menudo puede darnos la impresión de que el paisaje que vemos que ha perdido su vida, algo que no es en absoluto cierto ya que en el interior de los tallos o troncos y de las ramas sigue habiendo actividad. Así y todo, siempre podemos tener flores dentro de casa aunque fuera las temperaturas sean bajas.

Hay una interesante variedad de plantas de interior que florecen en invierno, de modo que si quieres conocerlas y conseguir así que tu dentro de hogar parezca primavera, a continuación te hablaremos sobre ellas.

Alhelí (Matthiola incana)

El alhelí es una planta que florece a finales del invierno

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

El alhelí es una planta herbácea y perenne que alcanza los 60 centímetros de altura. Tiene tallos más o menos rectos, y del extremo de algunos de ellos brotan flores de color blanco, rosa, amarillo o lila hacia finales del invierno y comienzos de primavera.

Normalmente se cultiva en el jardín, pero lo cierto es que en interior también crece sano. Pero no le ha de faltar luz. Riégalo una o dos veces a la semana, y no descuides el abonado para que puedas contemplar sus preciosas flores.

Camelia (Camellia sp)

La camelia es un arbusto de hoja perenne que florece en invierno

La camelia es un arbusto o arbolito de hoja perenne que vive muy bien en macetas; de hecho, cuando se tiene un jardín pero el suelo es arcilloso y alcalino es preferible tenerla en recipientes con un sustrato adecuado -para plantas ácidas- ya que así se evita que tenga las hojas cloróticas. Además, en interior se adapta bastante bien, si se pone en una habitación en la que haya mucha claridad.

Sus flores, de unos 5 centímetros de diámetro y de color rojo, rosa o blanco, aparecerán hacia mediados o finales del invierno (para que te hagas una idea, en Mallorca (España) por ejemplo suele florecer en febrero; es decir, a mediados de la estación).

Campanilla de invierno (Galanthus nivalis)

La campanilla de invierno es una bulbosa que florece a finales del invierno

La campanilla de invierno es una pequeña planta bulbosa que crece entre los 20 y 30 centímetros de altura incluyendo el tallo floral. Sus flores son de color blanco con el centro verdoso, y miden solo 3 centímetros de diámetro. En efecto, son pequeñas, pero cuando se plantan muchas en una misma maceta el efecto que se logra es magnífico.

Eso sí, tiene que estar en la habitación más fresca de la casa, pero a resguardo de las corrientes de aire. Que no le falte luz, ni tampoco un riego moderado. Si lo deseas, también es muy recomendable abonarla con un fertilizante para plantas bulbosas siguiendo las indicaciones.

Ciclamen o violeta de los Alpes (Cyclamen sp)

El ciclamen es una planta de interior que florece en invierno

El ciclamen, también conocido como violeta de los Alpes, es una planta que se mantiene activa en invierno. No crece mucho, apenas unos 35 centímetros si contamos sus flores, con hojas cuya forma, color y tamaño varía dependiendo de la variedad y/o del cultivar. Dichas flores son blancas, rosas, naranjas, lilas o rojas.

Necesita mucha luz para poder producirlas, así que se ha de poner en la habitación donde haya más claridad. Asimismo, es importante que se riegue solo de vez en cuando, puesto que un exceso de agua pudriría las raíces rápidamente.

Crisantemo (Chrysanthemum sp)

El crisantemo es una planta herbácea que florece tarde

El crisantemo es una flor a la que se podría conocer como la flor del otoño y del invierno. Ya durante las fiestas de Halloween (a finales de octubre) podemos disfrutar de ella, pero si lo cuidamos un poco más, regándolo y abonándolo cada vez que sea necesario, seguirá produciendo flores hasta principios de invierno.

Y, ¿cómo son esas flores? Bueno, dependerá de la variedad y del cultivar: hay algunas que son simples, otras en cambio tienen una doble corona de pétalos… El color también varía mucho: rojo, amarillo, lila, naranja, rosa. Elige el que más te guste, y llévalo a una habitación en la que no haya corrientes de aire. Si lo abonas cada 15 días con un fertilizante para plantas con flor, no te quedarás sin ellas hasta bien empezada la estación más fría del año.

Fucsia o pendientes de la reina (Fuchsia sp)

Las fuchsias florecen en invierno

La fucsia, conocida como pendientes de la reina también, es una planta arbustiva perennifolia que alcanza los 40 centímetros de altura aproximadamente. Sus flores son lilas y rojas. Empieza a florecer en otoño, pero continúa hasta la mitad del invierno, siempre que esté en una zona luminosa y protegida tanto de la luz directa (como la que puede entrar por la ventana) como de las corrientes de aire.

Necesita riegos moderados, evitando el encharcamiento, así como un buen calendario de abonado que debería de durar durante todo el año. Si te interesa que produzca muchas flores, no dudes en utilizar un fertilizante para plantas con flor siguiendo las indicaciones del fabricante; de este modo, no te será difícil conseguir tu objetivo.

Hortensia de invierno (Bergenia crassifolia)

La hortensia de invierno florece después del otoño

Imagen – Wikimedia/Agnieszka Kwiecień, Nova

La hortensia de invierno es una planta herbácea que alcanza una altura aproximada de 40 centímetros de altura. Tiene hojas grandes, de color verde oscuro, un color que contrasta muy bien con el rosa de sus flores, las cuales brotan desde finales de invierno hasta principios de primavera.

No es muy exigente. Si la pones en un sitio luminoso, y la vas regando de vez en cuando para que no le falte agua, le irá bien.

Orquídea Phalaenopsis (Phalaenopsis)

La orquídea Phalaenopsis florece en invierno y primavera

La Phalaenopsis es una de las orquídeas que florecen con más facilidad en interior, y además lo hace desde finales del invierno hasta bien entrada la primavera. Es una planta epífita que se ha de cultivar en una maceta de plástico transparente, y a la que hay que regar con agua de lluvia o destilada cuando se le vean las raíces blanquecinas.

Sus flores son de colores diversos, entre los que destacan el blanco, el rosa, y el amarillo. Precisa luz pero nunca directa, ya que sus hojas se quemarían.

Narciso (Narcissus sp)

Los narcisos son bulbosas que florecen a finales del invierno

El narciso es una bulbosa que se planta después del verano para que pueda florecer desde otoño hasta la primavera. Alcanza una altura de unos 20 centímetros, y sus flores son de uno o de dos colores: amarillas, blancas, amarillo y blanco, blanco y crema. Hay distintas variedades y cultivares, así que si te animas, no dudes en hacer combinaciones.

Ponlo en un lugar luminoso, y abónalo cada semana o diez días con un fertilizantes para plantas bulbosas. De esta manera, te aseguras de que no le falte de nada.

Pensamiento (Viola x wittrockiana)

El pensamiento es una planta herbácea que florece en invierno

El pensamiento es una planta herbácea anual que florece en invierno, y además lo hace produciendo un buen número de flores. Además, solo crece hasta los 20 o 30 centímetros de altura, de manera que es perfecta para tener en una maceta. Sus flores son de dos colores casi siempre: lila y azulado, rojo y rojo intenso casi negro, amarillo y negro, blanco y lila. ¡Hay una enorme variedad!

Así que si quieres tener flores en tu casa durante el invierno, sin duda te recomendamos conseguir algunos ejemplares de pensamientos. Seguro que no te vas a arrepentir. Colócalos en una zona luminosa y y riégalos unas dos veces por semana para que no se sequen.

¿Cuál de estas plantas de interior que florecen en invierno te ha gustado más?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *