Los Jardines de Versalles están en Francia

Imagen – Wikimedia/Nishank.kuppa

Los Jardines de Versalles son los jardines franceses más populares, no solo de Francia, sino también del resto del mundo. Ocupan una superficie enorme, y embellecen el Palacio que lleva su nombre. Un Palacio que fue habitado varios reyes, y que ha visto plantar numerosas plantas desde su creación, hace más de 300 años.

Su historia es la del control de la naturaleza por parte del ser humano, pero es también el símbolo clave de cómo se pueden tener un terreno lleno de vida.

Un poco de historia

Grabado de los Jardines de Versalles

Grabado del siglo XIX.

El origen de los Jardines de Versalles la hallaremos en la época del rey Luis XIII. En el 1632 compró las tierras que por aquel entonces pertenecían a Jean-François de Gondi, y poco después mandó diseñar los primeros jardines del ala oeste a dos jardineros muy famosos de la época: Claude Mollet y Hillaire Masson. Debieron de gustarle mucho, puesto que el esquema básico perduró hasta el 1660, cuando mandó ampliarlos.

Sin embargo, hay detalles que siguen estando muy presentes. Por ejemplo, los ejes este-oeste y norte-sur que lo atraviesan, o el orden impuesto a las plantas, así como el uso de estas como setos.

Con la llegada de Luis XIV al poder, este tuvo varias reuniones con Louis Le Vau, quien fue arquitecto de su ministro de finanzas (Nicolas Fouquet), el pintor Charles Le Brun y, un arquitecto paisajista llamado André Le Notre. Fruto de esas innumerables charlas, los Jardines de Versalles se ampliaron y se embellecieron durante todo su reinado.

Etapas de reconstrucción, de 1662 a 1709

Luis XIV dedicó buena parte de su reinado a la construcción de los jardines que rodean el Palacio. De hecho, es a él a quien le debemos la apariencia que tienen en la actualidad.

Pero, como todo jardín que se precie, pasó por distintas etapas de reconstrucción:

  • Año 1662: este año se dedicó a ampliar los parterres que ya estaban, y a crear otros nuevos. Son elementos a destacar la Orangerie, que es un área donde los naranjos podían estar protegidos del invierno; y la Gruta de Tetis, que se encuentra al norte de Palacio y que relaciona a Luis XIV con el imaginario solar.
  • Años 1664 a 1668: en estos años se inició una etapa de construcción de fuentes y de embellecimiento de los jardines con bosques, así como estatuas relacionadas con el Sol y Apolo. También se empezó a construir el Gran Canal, en 1668, y estuvo terminado en 1671.
  • Años 1674 a 1687: en esos años los jardines pasaron de tener un estilo natural a tener uno más arquitectónico. Se construyeron estanques con figuras geométricas, se demolió la Orangerie y se creó una estructura más grande, y se remodelaron o crearon tres bosques.
  • Años 1704 a 1709: tras la Guerra de los Nueve Años y la Guerra de Sucesión Española, se modificaron un poco algunos bosques e incluso se les dio otros nombres que estaban relacionados con los últimos años de Luis XIV.

Época de incertidumbre (1715 a 1774)

Desde 1715 hasta 1722 el rey Luis XV estuvo totalmente ausente de los Jardines de Versalles, y cuando regresó tampoco quiso dedicarle mucha atención influenciado por su bisabuelo, quien le aconsejó que no se embarcase en grandes campañas de construcción.

Lo único relevante que hizo fue terminar el estanque de Neptuno entre 1738 y 1741, así como construir Le Petit Trianon, ubicado en la »Aldea de la reina». Unos años más tarde, en 1774, falleció.

Intento de transformación (1774 a 1791)

Pequeño bosque de Apolo, de los Jardines de Versalles

Imagen – Wikimedia/Coyau // Grotte des Bains d’Apollon

Con el ascenso de Luis XVI al trono de Francia, los Jardines de Versalles vivieron un intento de transformación. Este hombre quiso convertir un jardín de estilo puramente francés, a uno inglés; es decir, que hizo todo lo posible porque se viera natural, sin alterar demasiado el paisaje propio del lugar.

Por eso, muchas de las plantas que se plantaron durante el reinado de Luis XIV fueron talados. Además, se reemplazaron los setos vivos, los cuales exigían podas constantes, por árboles como tilos o castaños alineados.

Sin embargo, pronto se dio cuenta de que la topografía de la zona no le permitía tener un jardín inglés tradicional; así que volvió a darle el estilo francés, pero eso sí, solo quitó lo que sus expertos le aconsejaron quitar. Por ejemplo, la obra Grotte des Bains d’Apollon, se construyó en un bosque de estilo inglés que aún se conserva.

Revolución y posterior era napoleónica

El año 1792 fue un muy mal año para los Jardines de Versalles. Se talaron algunos árboles de los bosques, y algunos sectores del Grand Parc se destruyeron. Afortunadamente, la situación no se complicó más gracias al director del jardín botánico Louis Claude Marie Richard, quien estuvo hablando con el gobierno diciéndole que en los parterres podrían plantarse hortalizas, y que en las zonas que habían quedado abiertas se podrían plantar frutales.

Así llegamos a la era de Napoleón, quien vivió junto con la emperatriz María Luisa en el Palacio. En los Jardines se continuaron talando numerosos árboles, y como consecuencia de ello, el suelo se erosionó y se tuvieron que plantar otros nuevos.

Restauración (1814 a 1817)

En el 1814 se comenzaron las primeras restauraciones de los jardines desde la revolución. Se reemplazaron las plantas que estaban mal, se corrigieron los problemas que pudieran tener las fuentes y los estanques,… en definitiva, los Jardines de Versalles recuperaron poco a poco su gloria en esta época.

Nueva era (1886 – actualidad)

En el 1886 llegó Pierre de Nolhac como director del museo de los Jardines de Versalles. Este hombre fue un gran estudioso, y dedicó buena parte de su vida a conocer, y a dar a conocer a través de los libros que escribió, la historia del Palacio y de sus jardines. Pero además, dejó escrito cómo se debían de restaurar y preservar.

Esos criterios se siguen actualmente.

¿Cuáles son las características de los Jardines de Versalles?

Los Jardines de Versalles cuentan con una superficie de 800 hectáreas, embellecidas por unos 200.000 árboles, más otras 210.000 flores que son plantadas cada año. Estas plantas consumen un promedio de 3600 metros cúbicos de agua. Si quieres visitarlos, te has de dirigir a la Place d’Armes, en Versalles, Francia.

¿Qué ver?

Ver y disfrutar de los Jardines de Versalles es toda una experiencia que no se olvida. Puedes ver plantas, eso está claro, muchas de ellas. Pero también otras cosas que harán que te encante el lugar. Por ejemplo:

Aldea de la Reina

La aldea de la reina la mandó construir María Antonieta

Imagen – Wikimedia/ToucanWings

La aldea de la Reina se encuentra en el Pequeño Trianón, en el Palacio de Versalles. La mandó construir María Antonieta en 1782, quien buscaba una zona donde poder alejarse de la corte y sus normas. Anhelaba poder llevar una vida más cercana a la naturaleza, y poder olvidarse de que era una reina. Por ello, se construyeron doce cabañas, cada una de las cuales tenía su propio huerto, vergel o jardín de flores.

Gran Canal de Versalles

Los Jardines de Versalles son muy antiguos

Imagen – Wikimedia/Dennis Jarvis

Con una superficie de 24 hectáreas y dos metros de profundidad, es el estanque más grande todo Versalles. Se construyó por André Le Notre entre 1666 y 1679, y desde 1979 está declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, junto con el resto de Jardines así como el Palacio.

Gran Trianón

El Gran trianón forma parte de los Jardines de Versalles

Imagen – Wikimedia/Thesupermat

El Gran Trianón, o Trianón de mármol como también se le conoce, se mandó construir en el 1687 bajo el mandato de Luis XIV. Está compuesto por un patio, un palacio, jardines y estanques. El 20 de agosto de 1913 se declaró como Monumento Histórico de Francia.

¿Qué te han parecido los Jardines de Versalles? ¿Has estado alguna vez?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *