Los jardines de la Alhambra se encuentran en Granada

Si existe un lugar en España donde se puede contemplar un maravilloso jardín árabe es en Granada, en la comunidad autónoma de Andalucía. En una superficie de 105 mil metros cuadrados se ve un jardín en el que predomina un color: el verde. El verde es, como sabemos, el color de la esperanza, y aunque no sabemos si esto lo tuvieron en cuenta sus propietarios originales, sin duda es algo que intensifica el significado que para ellos tuvo su particular paraíso.

La cultura árabe siempre ha estado muy ligada a la religión. Por eso, visitar los Jardines de la Alhambra es disfrutar de lo que ellos creían que iba a ser una imitación del lugar donde descansarían tras su muerte. Hoy en día, seas creyente, agnóstico o ateo, es casi seguro que si te encanta la jardinería y las plantas vas a maravillarte cuando viajes a este rincón de Granada. Conozcamos su historia.

Historia de los Jardines de la Alhambra

La Alhambra tiene unos de los jardines más bonitos del mundo

Imagen – Wikimedia/Leronich

Para hablar de los Jardines es inevitable hablar primero de la Alhambra. ¿Qué es la Alhambra? A veces se nos presenta como un palacio rodeado de árboles y arbustos, pero para quien la haya visitado, sabrá que en realidad hay más de un palacio, más de un jardín y que por si fuera poco también cuenta con una fortaleza. Todo este conjunto se diseñó para estar cerca de la ciudad, pero un poco apartado de ella.

La Alhambra también se llamó y aún se llama »la Roja», pero no está claro si es por el color de la fachada de las edificaciones, o si deriva del nombre de su fundador, Abu al-Ahmar, el cual vivió entre los 1238 y 1273, y del cual se sabe que era pelirrojo. En cualquier caso, la Alhambra se construyó para alojar al emir y a su corte, y desde luego cumplió con su propósito como lo demuestran las numerosas habitaciones y espacios residenciales con los que cuenta.

Y de todos ellos, los jardines son unos de los más importantes. Para el Reino nazarí, una vivienda no se podía concebir sin jardines ni huertos. Ellos querían poder ir a algún sitio donde relajarse, y protegerse de las altas temperaturas que se llegan a alcanzar en verano (35-40ºC, a veces más). Sentarse en una escalera, a la sombra de los árboles y cerca de fuentes o estanques sin duda debió de ser uno de los mejores momentos del día.

El agua, elemento preciado y cuidado en la Alhambra

Los árabes siempre han cuidado mucho el agua; no en vano, viven en lugares donde esta es bastante escasa. De hecho, muchas palabras que utilizamos hoy son realmente árabes, como aljibe (que proviene de al-Gubb) o alcorque (alqúrq). El primero es un depósito grande de agua, normalmente construido bajo tierra; el segundo es una especie de barrera o muro bajo que se hace con tierra u otros materiales colocados alrededor de las plantas para que el agua se concentre ahí.

En Granada caen una media de 536 milímetros de precipitación al año, siendo el verano la estación más seca, por eso, a la hora de diseñar un jardín es importante tener esto en cuenta. Por este motivo, veremos una serie de fuentes y canales por todo el jardín. Algunos de ellos se utilizan para riego, otras para consumo, y otros para refrescarse.

¿Cómo se llaman los jardines de la Alhambra?

En la Alhambra destacan la Alcazaba, los Jardines del Partal y el de Generalife. Hablemos un poco de cada uno:

Alcazaba

La Alcazaba es uno de los jardines de la Alhambra

La Alcazaba es una de las partes más antiguas de la Alhambra. Se construyó durante la época de Mohamed I, el cual protegió el castillo con una muralla, e hizo levantar tres torres: la Quebrada, la del Homenaje y la de la Vela. Con la llegada de los cristianos pasó a reformarse, y más adelante pasó a utilizarse como prisión.

Posteriormente se abandonaría, aunque por supuesto hacia finales del siglo XIX y comienzos del XX se realizarían una serie de trabajos para restaurarla y embellecerla con cipreses y arbustos que la revitalizarían.

Jardines del Partal

El Partal forma parte de la Alhambra

Imagen – Wikimedia/AdriPozuelo

Dejando a nuestra izquierda la muralla norte de la Alhambra, encontramos una gran alberca en el centro de lo que llaman el Partal. Bordeado por una serie de edificios, siendo el más importante el Palacio del Partal construido presumiblemente hacia el 1300, durante la época del sultán Muhammad III, algunas palmeras, cipreses, y un magnífico seto bajo.

Los jardines que vemos hoy, sin embargo, han sido reformados en una época más reciente: hacia la década de 1930. Sin embargo, se ha respetado el diseño original árabe, ya que de hecho se cree que en esta zona, en concreto cerca del río Darro, los nazaríes construyeron su primer asentamiento palaciego.

El Generalife

El Generalife es uno de los jardines de la Alhambra

Generalife es una villa con jardines donde los reyes nazaríes descansarían. Aquí, hay un huerto, y una serie de patios diseñados siguiendo las directrices del arte nazarí. Una gran acequia, conocida como la Acequia Real, es la encargada de llevar agua a las plantas del huerto y, después, a la Alhambra.

Otro lugar emblemático de esta zona es el Patio del Ciprés de la Sultana, al cual se puede acceder desde la Sala Regia. Se construyó entre finales del siglo XIII y el XIV, y ha sido protagonista de misterios de la tradición de Granada. Para muchos, es uno de los jardines más bonitos del mundo.

¿Cuánto cuesta la entrada a la Alhambra de Granada?

Los Jardines de la Alhambra son un lugar increíble. Por este motivo, si quieres ir tienes que saber que el horario es de lunes a domingo de 8,30 a 20 de la tarde, y que hay seis tipos de entrada, dependiendo de qué es lo que quieras visitar:

  • General: 14,85 euros.
  • Generalife y Alcazaba: 7,42 euros.
  • Visita nocturna a los palacios nazaríes: 8,48 euros.
  • Visita nocturna a Generalife: 5,30 euros.
  • Visita combinada de la Alhambra y Fundación Rodríguez-Acosta: 18,03 euros.
  • Experiencias de la Alhambra: 14,85 euros.

De todas formas, antes de ir, te recomendamos visitar la web oficial para saber exactamente cuánto cuesta y cuál es el horario.

Así que nada, si quieres tener un día inolvidable, paseando por los jardines de la Alhambra, no dudes en visitarlos en cuanto tengas una oportunidad. Seguro que no te arrepentirás.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *