Las plantas pueden tener las hojas secas en otoño

Las hojas nos pueden transmitir muchos mensajes acerca de la salud de la planta. Son las más vulnerables a las condiciones desfavorables, y por lo tanto, las primeras en reaccionar cuando falta o sobra algo.

Por eso, es importante saber por qué aparecen las hojas marrones en plantas, pues así podremos averiguar qué es lo que podemos hacer para que el problema no empeore.

Hay muchos motivos por los que una planta puede acabar con las hojas marrones. Conocer las causas es importante, ya que de esta manera sabrás qué hacer para corregir el problema y, también, para evitar que vuelva a suceder:

Vejez

Las hojas, incluso las de las plantas perennifolias, se renuevan cada cierto tiempo. Esto es un proceso natural que empezará siempre por las hojas más inferiores, que son las que llevan más tiempo en la planta.

Por supuesto, esta causa no debe de preocuparnos en absoluto. Dependiendo de la especie tardarán más o menos en volverse marrones y caer. Por ejemplo, las de las coníferas de climas fríos, como el Pinus longaeva, pueden permanecer verdes durante años; pero las del Brachychiton populneus solo viven unos meses.

Reposo

Los árboles de hoja caduca pierden la hojas

Las plantas caducifolias o semicaducifolias son aquellas cuyas hojas se vuelven marrones en algún momento del año (puede ser en otoño-invierno en las regiones templadas, o poco antes o después del inicio de la temporada seca en las tropicales y subtropicales), y luego se caen. Esta es una estrategia de supervivencia a la que no deberemos de dar mucha importancia, pues es natural.

Falta de agua

Cuando una planta está sufriendo porque le falta agua, las hojas empezarán a ponerse marrones desde las hojas más nuevas hasta las más viejas, desde la punta hacia adentro.

Para recuperarla, bastará con regar mucho, hasta que el agua se salga por los agujeros de drenaje o hasta que la tierra quede bien empapada, para lo cual si está en maceta lo que se hará será meterla en un barreño con agua y dejarla unos 30 minutos.

El suelo no retiene el agua

Si regamos pero el agua vemos que le cuesta filtrarse, que le cuesta penetrar en el suelo o que se dirige hacia los bordes en vez de irse hacia dentro, entonces es que la tierra o está tan seca que es incapaz de retener el agua, o que la mezcla que hemos usado no es la correcta.

Por ello, si tenemos la planta en maceta tenemos que cogerla y meterla en un barreño con agua; en cambio, si está plantada en el jardín es muy recomendable hacer un alcorque (una especie de barrera baja alrededor con tierra que impedirá que el agua se pierda).

Las raíces tienen problemas

El sistema radicular necesitar estar en un suelo que le permita tener un buen desarrollo. Pero cuando no es así, es decir, cuando el terreno es demasiado compacto o demasiado húmedo se pueden dañar. Esto lo podremos saber si las hojas se vuelven amarillas o si se caen, y si el crecimiento se detiene. Para evitar perderla, podemos hacer varias cosas:

  • Planta en maceta: la sacaremos y envolveremos el pan de tierra con papel absorbente durante 24 horas. Si al día siguiente sigue húmedo, le retiraremos el papel y le pondremos uno nuevo un día más. Después, la plantamos de nuevo en la maceta y no regamos hasta pasados 2-3 días.
  • Planta en el jardín: lo ideal es no regar hasta que la tierra esté seca. También puede ayudar podarla un poco para reducir sus necesidades de agua.

Quemaduras

…en plantas de exterior

Hay plantas que quieren sol, otras sombra y luego hay otras que prefieren estar en una zona donde les dé el astro rey solo unas horas. Pero incluso las primeras, aunque estén genéticamente preparadas para soportar el impacto de los rayos solares, han de aclimatarse antes.

Teniendo esto en cuenta, aunque te compres un cactus por ejemplo, o cualquier otra planta que quiera sol, si en el vivero la tenían en sombra tienes que ir acostumbrándola poco a poco; es decir, has de exponerla una o dos horas cada día al sol, por la mañana temprano. Aumenta el tiempo de exposición de forma gradual, de semana en semana.

…en plantas de interior

Aunque parezca que no, las plantas de interior también se pueden quemar por el sol. Esto ocurre cuando se colocan junto a una ventana, ya que se produce lo que se conoce como efecto lupa, destruyendo las células de la parte de la hoja más expuesta, haciendo que se vuelva marrón.

Por este motivo, hay que buscarles una habitación donde haya claridad, pero siempre intentando evitar colocarlas justo delante de la ventana.

Plagas o enfermedades

A veces, especialmente cuando una planta está siendo afectada por alguna enfermedad fúngica, las hojas pueden volverse marrones. Por ello, no está de más revisarlas de vez en cuando, pues así podremos ver si hay algún insecto que le esté perjudicando, o si puede que tenga alguna infección.

Las plagas más comunes son: araña roja, cochinillas, mosca blanca y trips. Todas ellas se pueden tratar con insecticidas ecológicos, tales como la tierra de diatomeas (en venta aquí) o el jabón potásico (en venta aquí).

En cuanto a las enfermedades, las que más suelen tener son: oidio, mildiu, fusariosis y antracnosis. Como las causan hongos, se han de combatir con fungicidas, siendo muy recomendables los que llevan cobre o azufre.

Las hojas se vuelven marrones por algún motivo

¿Te ha sido de utilidad?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *