El Patio de los Naranjos se encuentra en Sevilla

Imagen – Wikimedia/José Luis Filpo Cabana

En la península ibérica, y para ser más específicos, en España tenemos jardines con mucha historia. En el sur, uno de los espacios más antiguos es el que hoy se conoce como Patio de los Naranjos, que se encuentra en Sevilla.

Forma parte de su Catedral, y aunque su superficie es muy pequeña, cuando los árboles florecen el aroma a azahar es embriagador.

Historia del Patio de los Naranjos

El Patio de los Naranjos de Sevilla es pequeño

Imagen – Wikimedia/Francisco Jesus Ibañez

El Patio de los Naranjos es un área que se empezó a construir en 1172, y cuyas cobras terminaron en 1186. Su origen es musulmán, puesto que por aquella época los musulmanes ya habían conquistado buena parte de la península, además de las Islas Baleares. A partir de ese año, el patio fue el escenario de multitud de actos culturales, fiestas, e incluso sirvió como cementerio.

Se construyeron siete arcos en el centro, que fueron la entrada original una mezquita almohade. Hoy reciben el nombre de Puerta del Perdón. Sin embargo, no es lo único que hay: en lo que en el pasado fuese una sala de oración de la mezquita, se erige la Puerta de la Concepción, que nada tiene de decoración musulmana, pero sí renacentista.

Y siguiendo con los cambios, lamentablemente queda muy poco de lo que en su día fue. Tras la conquista de Sevilla por los cristianos, algo que ocurrió entre agosto de 1247 y noviembre de 1248, y sobre todo tras la construcción de la Catedral de Sevilla entre 1401 y 1507, el Patio de los Naranjos se ha visto reducido a su mínima expresión. Y por si eso no fuera suficiente, en el 1618 se derribó el ala oeste para construir la que se conocería como la Iglesia del Sagrario.

Así y todo, en la actualidad es un patio que merece mucho la pena visitar. Su forma es rectangular, y mide unos 80 metros de largo por 43 metros de ancho. Y como su nombre indica, hay plantados naranjos en seis hileras. Pero además, hay una fuente en el centro de diseño moderno que ocupa el sitio donde estaba el antiguo sabil (fuente pública árabe).

¿Cómo se puede acceder a él?

Visitar el Patio de los Naranjos es una experiencia que nunca se olvida, especialmente si se hace en primavera, que es cuando los árboles están en flor. Para ir hasta allí una vez que estés en Sevilla solo has de dirigirte hacia la Catedral, que está en la Avenida de la Constitución y cuya entrada tiene un precio general de 10 euros.

En cuanto llegues a la avenida, has de buscar la Calle Alemanes, desde la cual podrás entrar al Patio por la Puerta del Perdón. Así que si alguna te animas a ir, no dudes en llevarte tu cámara de fotos o el móvil bien cargado, porque de buen seguro que vas a disfrutar de este lugar.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *