El Acer palmatum 'Osakazuki' es un árbol caduco

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Ziarnek, Kenraiz

El Acer palmatum ‘Osakazuki’ es una de las variedades de arce japonés más apreciadas. Por lo general, no supera los 4 metros de altura, lo cual hace que sea muy interesante para cultivar en cualquier jardín, sea grande o pequeño. Además, se puede ir podando para poder disfrutarlo en una maceta, colocada esta en una terraza o en un balcón con el fin de darles un toque oriental.

Sus cuidados y mantenimiento no son tareas difíciles de realizar cuando el clima acompaña, pero cuando no es el caso sí que hablamos de una planta muy exigente, aunque por suerte lo es menos que otras variedades de arce japonés.

Origen y características del Acer palmatum ‘Osakazuki’

El Acer palmatum Osakazuki es un arbolito

Imagen – Wikimedia/TeunSpaans

El Osakazuki no es una variedad pura, si no un cultivar; es decir, que es un cruce de otras variedades de arce japonés. Su origen es Japón, y como adelantábamos es una planta caducifolia de tamaño mediano, cuya altura es de unos 4 o 5 metros como máximo (en maceta se queda más pequeño, con 2-3 metros).

Las hojas son palmeadas, compuestas por siete lóbulos, siendo dos de ellos, los primeros que están más cerca del pecíolo, más cortos y delgados. Su color es el verde, pero en otoño se vuelven rojizas antes de caer, algo que hacen al cabo de unas cuantas semanas. Florece durante la primavera, poco antes o al mismo tiempo que brota su follaje.

¿Cuáles son los cuidados que necesita?

El Acer palmatum ‘Osakazuki’ es una planta que nos puede dar muchas alegrías, incluso a aquellos que viven en lugares donde el clima es cálido (ojo: cálido, pero no tropical, ya que los arces japoneses no pueden vivir en zonas donde las temperaturas apenas varían a lo largo del año).

Así pues, veamos cómo se cuida:

Clima y humedad

Empezamos hablando un poco más del clima que necesita. Es muy importante que sea templado, con veranos suaves y con inviernos fríos con temperaturas bajo cero. Puede vivir en el mediterráneo, con máximas de 38ºC y mínimas de -2ºC, pero por propia experiencia te puedo decir que ahí dejará de ser una planta fácil.

La humedad ambiental ha de ser alta, ya que de lo contrario perdería mucha agua a través de los poros de sus hojas y, como consecuencia de ello, se secaría.

Ubicación

El Acer palmatum 'Osakazuki' tiene las hojas rojas

Imagen – Wikimedia/James Steakley

En el exterior, siempre. Si se tiene en interior no podrá sentir el paso de las estaciones y, por consiguiente, morirá. Y es que la bajada de temperaturas en otoño ya le avisa de que debe de prepararse para entrar en reposo y sobrevivir al invierno; la subida de temperaturas en primavera estimula la brotación de las hojas y de las flores; y con el comienzo del verano su ritmo de crecimiento llega a su velocidad máxima.

Asimismo, es muy recomendable que se tenga en sombra o semisombra. Pero si el clima es templado tirando a frío, es posible cultivarlo a pleno sol si se aclimata antes.

Tierra o sustrato

  • Jardín: el suelo del jardín ha de ser ácido, con un pH entre 4 a 6, y fresco.
  • Maceta:
    • Clima templado frío: puedes utilizar sustrato para plantas ácidas (en venta aquí).
    • Clima templado cálido (como el mediterráneo): es mejor plantarlo en una mezcla de akadama (en venta aquí) y kiryuzuna (en venta aquí), en una proporción de 7:3, para conseguir que las raíces se mantengan correctamente aireadas.

Riego

Hay que usar agua de lluvia, o en su defecto agua blanda pobre en cal. Otra opción es usar la del grifo, pero es importante que se le baje el pH si este es de 7 o superior, echándole unas gotas de limón por ejemplo.

Artículo relacionado:

Cómo acidificar el agua de riego

En cuanto a la frecuencia de riego, será alta en verano pero más bien baja en invierno. Esto significa que durante la época más cálida del año habrá que regar muy seguido, más o menos unas 3 o 4 veces por semana; en cambio en invierno se regará una o dos veces a la semana.

Abonado

El Acer palmatum Osakazuki es una variedad de arce japonés roja

Imagen – Wikimedia/Jean-Pol GRANDMONT

Durante toda su temporada de crecimiento, es decir, desde que brotan las hojas en primavera hasta finales del verano, es muy recomendable abonar al Acer palmatum ‘Osakazuki’ con abonos para plantas ácidas (en venta aquí). Esto es especialmente importante si se tiene en climas como el mediterráneo, pues en esas regiones es fácil que acabe con problemas de clorosis férrica debido a la falta de hierro.

Época de plantación o trasplante

En primavera, en cuanto las yemas estén a punto de despertar. Verás que estas se hinchan un poco antes de dejar al descubierto las hojas.

Si vas a cambiarlo de maceta, has de hacerlo solo si ya lleva más de 3 años en la que está, ya que si se hace antes es posible que no haya terminado de enraizar.

Poda

No es una planta que se deba de podar. Simplemente quítale las ramas secas, las que estén enfermas y las rotas a finales del invierno.

Eso sí, si quieres cultivarlo en maceta, sí que tendrás que recortar sus ramas más o menos un tercio para mantenerlo pequeño, también en esa estación.

Multiplicación

El acer palmatum osakazuki se multiplica por semillas

Imagen – Wikimedia/Jean-Pol GRANDMONT

Se multiplica por injertos y por esquejes tiernos en invierno/primavera. A veces también por semillas, las cuales se han de estratificar en invierno por tres meses antes de sembrar en semillero.

Rusticidad

El Acer palmatum ‘Osakazuki’ resiste hasta los -18ºC sin sufrir daño alguno.

¿Qué te ha parecido esta variedad de arce japonés?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *