El geotropismo es una reacción natural de las plantas

¿Sabes qué es el geotropismo? Esta es una reacción propia de las plantas que hace que crezcan y se desarrollen como lo hacen; es decir, generalmente con las raíces hacia abajo y el tallo hacia arriba.

También se denomina gravitropismo, pues la gravedad ejerce una gran influencia en las plantas (y en realidad en todo: seres vivos, objetos inanimados,… todo). Pero, ¿en qué consiste realmente este tropismo?

¿Qué es el geotropismo o gravitropismo?

Dicho con palabras sencillas, el geotropismo es aquello que permite a las raíces y a los tallos saber hacia dónde crecer. Así, las primeras normalmente crecerán hacia abajo, es decir, hacia el centro de la Tierra, y el tallo hacia arriba, esto es, hacia el Sol.

Es por este motivo por lo que es especialmente importante durante la germinación de las semillas, ya que para empezar bien en la vida la semilla tiene que estar en la posición correcta; de este modo, la plántula podrá desarrollarse correctamente.

Tipos

Se diferencian dos tipos:

  • Geotropismo negativo: es el que presentan los tallos, ya que son los que crecen en una dirección opuesta hacia la gravedad.
  • Geotropismo positivo: este lo presentan las raíces, que son las que crecen hacia el centro de gravedad.

¿Cómo detectan la gravedad las plantas?

El geotropismo empieza en las células

Para responder a esta pregunta tenemos que hablar de las células vegetales. En ellas se sabe que hay una parte, probablemente los amiloplastos, que detecta la aceleración de la gravedad y que, por consiguiente, es la que hace que la células trabajen siguiendo la dirección adecuada. Pero, ¿qué son los amiloplastos?

Estos son unos plastos que no tienen clorofila, por consiguiente no tienen capacidad fotosintética ni, por lo tanto, pueden contribuir a la producción de alimentos, pero sí que tienen gránulos de almidón muy densos. Se cree que utilizan estos gránulos como estatolitos, esto es, como orgánulos que se mueven dentro del citoplasma como respuesta a la gravedad (el citoplasma es un líquido gelatinoso compuesto por agua y sales que rodea el núcleo de la célula).

Implicación de los genes

Los genes son códigos de información que nos hacen ser como somos: seres humanos, plantas, gatos, perros, etc.; pero también indican nuestra esperanza de vida, si somos propensos a tener alguna enfermedad, y mucho, mucho más. La genética es un mundo tan apasionante como complicado; de hecho, para que te hagas una idea, fueron necesarios cuatro años y más de 100 científicos para secuenciar el genoma del álamo negro de Virginia (Populus trichocarpa) según el portal CORDIS.

Por eso, si queremos saber más sobre cómo afecta la gravedad a las plantas es buena idea investigar los genes. Y eso es justo lo que se está haciendo. Hasta ahora, se ha demostrado que la síntesis de los ARN mensajeros (estos son los que se encargan de transferir el código genético del ADN del núcleo de la célula al ribosoma que se encuentra en el citoplasma), también llamados SAURs (siglas que proceden de small auxin up-regulated RNAs), se estimula cuando se adicionan las auxinas (hormonas vegetales que regulan el crecimiento), con el geotropismo que se da en los hipocótilos de la soja.

Artículo relacionado:

Hipocótilo

Cuando los brotes de soja crecen con normalidad, esto es, en vertical, los genes SAUR se distribuyen de manera simétrica, pero cuando los brotes se colocan en horizontal, esta distribución cambia rápidamente, concentrándose en la mitad inferior del hipocótilo. De esta forma, el tallo crece formando una curvatura con la que vuelve a crecer en vertical (aquí tienes el estudio, por si te apetece leerlo; eso sí, está en inglés).

Ejemplos de geotropismo

Las palmeras crecen hacia arriba

Podemos encontrar ejemplos con solo salir de casa: los árboles y las palmeras son unos tipos de plantas en las que lo veremos bien. El tronco, llamado estípite si es una palmácea, crece más o menos recto hacia arriba, en busca de la luz del Sol; las raíces en cambio no las vemos a simple vista ya que están enterradas al desarrollarse hacia abajo.

Incluso nosotros mismos podemos hacer experimentos. Si sembramos lentejas por ejemplo en una maceta pequeña, de las de 5,5 centímetros de diámetro, esperamos a que la plántula enraíce bien (esto es, hasta que veamos sus raíces asomarse por los agujeros de drenaje) y luego recostamos la maceta, al cabo de muy poco veremos cómo la planta se dobla hacia arriba.

¿Qué te ha parecido este tema?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *