Gardenia tahitensis

Cuando escuchas hablar de una gardenia, lo más normal es pensar en una de las flores más bonitas que existen. Sin embargo, hay muchas diferentes. Una de las más apreciadas, y sin embargo desconocida, es la Gardenia tahitensis.

¿No has oído hablar de ella? Si quieres saber todo lo que necesitas sobre la Gardenia tahitensis para tener uno en casa, aquí te damos las claves de esta planta tan aromática y hermosa a la vez.

Características de la Gardenia tahitensis

Características de la Gardenia tahitensis

La Gardenia tahitensis es considerada un arbusto que puede alcanzar los 4 metros de altura (aunque en maceta es muy raro que llegue a superar el metro de altura). Es tropical y perenne, lo que implica que durante todo el año tendrá hojas todo el año. Estas son bastante grandes (pueden alcanzar de los 5 a los 16cm) y enteras, con una película brillante en ellas muy característica y llamativa.

Da flores, que son de color blanco mayoritariamente, aunque algunos ejemplares las pueden dar en amarillo. Estas aparecen de mayo a septiembre y lo más llamativo de estas es que sus pétalos son como hélices. Además, destaca el aroma a jazmín que desprenden y que las hace una de las mejores para el jardín o para casa por este olor.

En lugar de Gardenia tahitensis, a esta planta se la suele conocer con otros nombres como tiare Tahiti, tiare maorí, flor de Tahiti o flor de Tiaré, este último mucho más conocido. Tiene presencia en la zona tropical, sobre todo en las islas del Pacífico sur (hasta Vanuatu).

El primer descubridor de esta planta fue Johann Georg Adam Forster, un naturalista que la llamó por error Gardenia jasminoides, cuando en realidad tenía otro nombre. Por eso, el nombre de la planta se le debe a Carl Linnaeus, quien le dio uno genérico en honor a Alexander Garden.

Cuidados de la Gardenia tahitensis

Cuidados de la Gardenia tahitensis

¿Pensando en tener una Gardenia tahitensis? Debes saber que esta se puede cultivar tanto en el jardín como en una maceta. Sin embargo, no le gustan los cambios y se estresa mucho si la sometes a ellos, por lo que, una vez la tengas, debes proporcionarle un lugar concreto y no moverla de allí.

Los cuidados que necesita son:

  • Ubicación: como te hemos dicho, va a requerir que no la muevas, sino que la dejes en un único sitio. Prefiere los lugares de semisombra porque no le gusta el sol directo, pero sí la iluminación.
  • Temperatura: la Gardenia tahitensis no tiene problema con las altas temperaturas; pero no podemos decir lo mismo de las bajas. No tolera el frío, y puede ser mortal para la planta. De hecho, su ideal sería estar a más de 20 grados y nunca a menos de 10.
  • Suelo: es necesario que tenga un pH ácido (en torno a 4-6). Este lo puedes conseguir con turba ácida o bien con correctores de suelos alcalinos. Has de vigilar que esté bien (la planta te lo dirá porque si la tierra no es la adecuada empezarás a ver que las hojas se vuelven amarillas y los nervios casi transparentes.
  • Riego: Le gusta el agua de lluvia o el agua sin cal, así que tenlo en cuenta. En invierno apenas tendrás que regarla, pero en verano, dependiendo de dónde esté, sí que será necesario un riego de entre 3-5 veces a la semana.
  • Abono: durante los meses de primavera y verano será muy agradecido, siempre y cuando le eches uno específico de plantas ácidas.
  • Poda: la Gardenia tahitensis necesita una poda antes de que empiece la primavera para eliminar las ramas secas, débiles, etc. y ayudar a fortalecerla.
  • Multiplicación: al igual que otras plantas, se puede reproducir por semillas o por esquejes. Esta última es complicada, pero no imposible. Para ello tienes que conseguir tallos de unos 15cm máximo con un par de hojas al menos. Estos deben ser plantados en una maceta en interior, ya que es muy importante controlar la humedad, iluminación y temperatura. Se debe regar de inicio bastante abundante para que la tierra se empape bien y eso ayude a que se formen las raíces.

Usos en los que se aplica

En cuanto a los usos de la Gardenia tahitensis, el principal de todos es el de obtener el «aceite de monoï», a través de las flores de Tiaré. Este se obtiene macerando en aceite de coco las flores, exponiéndolas al sol por un máximo de 10 días, y dejando pasar tiempo. Para ello, las flores se pueden recolectar abiertas o en brotes, si bien de esta segunda forma tardan más en macerarse. Se necesitan al menos 10 flores por litro de aceite de coco.

Después, el aceite se usa sobre todo en cosmética, ya que es muy efectivo para la piel y el pelo.

Además de como aceite, el otro uso de la Gardenia tahitensis es como coronas para adornos festivos. Los collares, diademas, etc. donde tengan presencia las flores de Tiaré es muy habitual en la zona, más teniendo en cuenta que el emblema nacional de la Polinesia Francesa.

Curiosidades de la Gardenia tahitensis

Curiosidades de la Gardenia tahitensis

Hay dos curiosidades que debes conocer de la Gardenia tahitensis. Una de ellas implica un viaje. Y es que, si vas a la Polinesia Francesa, es tradición allí que toda persona que llegue sea recibido con un collar de tiaré o una flor que debe colocarse siempre detrás de la oreja (de ahí algunas películas que muestran esta costumbre).

La segunda curiosidad de la Gardenia tahitensis es que las mujeres de la zona donde es oriunda la planta usan esta para sus looks. De hecho, si una mujer se coloca la flor a la izquierda, quiere decir que no está disponible, pero si la pone a la derecha, será una clara invitación para que los hombres se le acerquen. En el caso de estos, el uso solo se utiliza en los botones florales.

Como ves, la Gardenia tahitensis es una planta muy famosa, que hasta ha salido en películas. ¿La conocías? ¿Te interesa tener como planta en tu hogar? ¿Tienes alguna ya? Coméntanos si tienes alguna duda sobre ella.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *