Los tomates pueden tener muchas enfermedades

Los tomates son los frutos de unas plantas que se cultivan mucho en cuanto el invierno ya casi llega a su fin, e incluso durante más tiempo si se dispone de invernadero para mantenerlas a resguardo del frío. Sin embargo, aunque crecen muy rápido y son muy productivas, la realidad es que hay varias enfermedades que pueden afectarles.

Hongos, virus y bacterias están al acecho siempre, por lo que conocer los distintos tipos y sus síntomas nos será de gran utilidad para tener cosechas realmente excelentes. Veamos cuáles son las principales enfermedades de los tomates y cómo se tratan.

Alternariosis

La alternariosis es una enfermedad del tomate

Imagen – Wikimedia/AfroBrazilian

La alternariosis es una enfermedad fúngica que afecta a muchos tipos de plantas. El hongo que ataca a las tomateras suele ser la Alternaria solani. Al igual que a todos los hongos, le favorecen los ambientes húmedos y cálidos, de manera que hay que estar un poco vigilante cuando cultivemos estas plantas.

Síntomas

  • Manchas circulares en las hojas: tienen además los bordes muy marcados.
  • Manchas largas y negras en el tallo: por lo que se pueden romper con facilidad.
  • Frutos con manchas parduzcas: a veces oscuras.

Tratamiento

El tratamiento pasa por tomar una serie de medidas con el fin de tratar de eliminar el problema. Estas son: controlar mucho los riegos de manera que se evite regar en exceso, y tratar la planta con fungicidas como el Mancozeb o que lleven cobre.

Fusariosis

La fusariosis afecta a los tomates

Imagen – Wikimedia/Jerzy Opioła

La fusariosis es otra enfermedad fúngica que la transmite sobre todo el Fusarium oxysporum. Puede pasar con facilidad de una planta a otra a través de las raíces, así que si cultivamos tomateras en el huerto y vemos una que empieza a estar mal, tendremos que tomar medidas urgentes.

Síntomas

  • Amarilleo: empieza por las hojas más viejas (las bajas) y se va extendiendo por toda la planta.
  • Marchitez general: la planta se va secando progresivamente.
  • El interior de los tallos se vuelve oscuro: esto es debido al avance de la enfermedad.

Tratamiento

Es muy recomendable el tratamiento con fungicidas que contengan Etridiazol, o cualquiera que sea radicular. También sirve el cobre en polvo.

Mildiu

El mildiu afecta mucho a las tomateras

Imagen – Wikimedia/Rasbak

El mildiu es una enfermedad transmitida por el hongo Phytophthora infestans. Si cultivas otros tipos de plantas además de tomateras, es posible que hayas visto qué síntomas produce en más de una ocasión. Ataca a una gran variedad de especies, y de cualquier edad.

Síntomas

  • Manchas oscuras con forma irregular en hojas: se van haciendo más grandes a medida que avanza la enfermedad.
  • En el fruto aparecen manchas pardas: y quedan sin poder consumirse.

Tratamiento

Hay que eliminar las partes afectadas, y tratar las plantas con un fungicidas específicos (en venta aquí), o que contenga cobre. Asimismo, se recomienda quitar las malas hierbas y podar las tomateras de vez en cuando para que estén bien ventiladas.

Oídio

El oidio es una enfermedad transmitida por hongos

Imagen – Wikimedia/RoRo

El oídio es una enfermedad que en los tomates la transmite el hongo Leveillula taurica. A diferencia del mildiu, esta solo afecta a las hojas de modo que los síntomas son los que te vamos a contar ahora.

Síntomas

  • Manchas grisáceas o blanquecinas en las hojas: se van extendiendo hasta que dichas hojas se vuelven negras.
  • Debilidad general: al tener cada vez menos follaje, la planta se debilita.

Tratamiento

Es aconsejable tratar con fungicidas como el sulfato de cobre o el azufre en polvo (en venta aquí). Asimismo, se debe de podar las partes afectadas para evitar que la enfermedad se extienda más.

Podredumbre gris

Las hojas con botritis tienen manchas parduzcas

La podredumbre gris es una enfermedad transmitida por la especie de hongo Botrytis cinerea. Es también una de las que afecta gran número de especies de plantas, tanto de huerto como ornamentales.

Síntomas

  • Manchas parduzcas en hojas y flores: las hojas se van quedando sin pigmento verde, por lo que la planta se debilita. Las flores pueden abortar.
  • Frutos podridos cubiertos por una vellosidad grisácea: empieza primero en una parte, y luego se va extendiendo por todo el tomate.

Tratamiento

Se deben de hacer varias cosas, que son: cortar las partes que estén afectadas con unas tijeras limpias, quitar las malas hierbas, y tratar las tomateras con fungicidas que lleven cobre (en venta aquí).

Virosis

Las virosis afectan a muchas plantas, como a las tomateras

Imagen – Wikimedia/Howard F. Schwartz

Los virus son microorganismos que suelen utilizar insectos parásitos como hospedadores, como por ejemplo los pulgones o la mosca blanca, sin olvidarnos de los trips. Una vez que pican a la planta o a su fruto, el virus entra dentro del organismo de nuestros cultivos y es cuando empiezan los síntomas. Es difícil erradicarlos, pero sí que se pueden prevenir.

Entre las virosis que con más frecuencia atacan a los tomates tenemos:

  • Virus del bronceado del tomate
  • Virus del rizado amarillo del tomate
  • Virus del enanismo ramificado del tomate
  • Virus Y de la patata
  • Virus del mosaico del pepino

Síntomas

Los síntomas que veremos en nuestras tomateras son los siguientes:

  • Mosaicos en las hojas: es decir, en una misma hoja veremos manchas de distintas tonalidades de colores (normalmente de verdes y amarillos).
  • Puntos cloróticos o negros en hojas: en casos extremos estarán por toda la superficie de las hojas.
  • Hojas rizadas: las hojas se doblan pueden volverse amarillentas.
  • Deformación y/o aparición de manchas en frutos: es habitual que no terminen de madurar y que se queden pequeños, así como que aparezcan manchas.
  • Debilidad de la planta: se queda sin energías, de modo que puede llegar a dejar de crecer. Por consiguiente, se debilita y se vuelve vulnerable a (más) plagas y/o enfermedades.

Tratamiento

El único tratamiento efectivo es la prevención, así como el control de plagas. Es importante mantener a las plantas bien regadas y abonadas, y que en cuanto se detecte algún insecto como pulgón, trips o mosca blanca se trate por ejemplo con tierra de diatomeas (en venta aquí), que es un insecticida natural.

Si necesitas conocer también las plagas que atacan a los tomates, pincha aquí:

Artículo relacionado:

Las plagas del tomate y su tratamiento


¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *