reproduccion por acodo

Puede que lo sepas como puede que no, pero reproducir una planta no solamente se limita al corte de esquejes, tallo, raíces o mediante semillas. Existe un método que poquísimas personas utilizan y es conocido como el acodado.

El acodado no es más que un procedimiento que consiste en coger un tallo de una planta y hacer que esta desarrolle raíces sin tener que recurrir a los cortes de esquejes como se suele hacer. Es una manera práctica y sencilla que se puede usar para reproducir una planta sin tener que cortarla. Claro está que para ello existen diferentes tipos de acodos en donde cada uno de ellos tiene un procedimiento diferente. 

Diferentes tipos de acodo

metodo de acodo de las ramas de un arbol

Acodo simple

Este tipo de acodo se adapta perfectamente a plantas de tipo enredaderas, así como también para una gran variedad de arbustos. Claro que su implementación para fines de reproducción va a depender de si la rama puede o no doblarse sin sufrir daños.

Entre los tipos de arbustos que puedes propagar mediante este método se encuentran:

Ahora bien, este procedimiento no lo puedes hacer en cualquier momento. Tienes que esperar a la primavera para comenzar con el acodado y para ello, tienes que seleccionar las ramas durmientes que tengan aproximadamente un año de edad. Ahora bien, no es obligatorio esperar a la primavera para efectuar un acodo simple, ya que en zonas con climas similares al mediterráneo, se deberá hacer durante el otoño.

Procedimiento a seguir

  1. Elige un vástago que sea largo y flexible, preferiblemente de ubicación baja a la planta.
  2. Procede a realizarle un pequeño corte en la zona donde tiende a curvarse, específicamente en la parte inferior o externa de la misma.
  3. El corte tiene que ser de 2.5 cm de largo y el sentido deberá ser diagonal.
  4. Cortar las hojas que se encuentra en la rama que será enterrada sin quitarle las hojas por completo.
  5. Deberás utilizar una horquilla para fijar la rama que has doblado.
  6. El riego deberá ser en épocas secas y se tiene que estar contando la maleza de los alrededores (si es que llega a crecer).
  7. En el invierno siguiente se deberá hacer el corte de la rama de la planta madre, cortando justo por donde están creciendo las raíces.

Acodo aéreo

acodo aereo en arbol

Seguramente el acodo aéreo sea el tipo de acodo que mayormente verás en Internet y en plataformas como YouTube en los muchos tutoriales que existen. Y la razón de ello es comprensible, se puede emplear para multiplicar plantas de tipo trepadoras, arbustos e incluso plantas de interiores.

En cuanto a la época del procedimiento, se recomienda que se haga durante la primavera. Una vez que la ramita esté enraizada, deberás esperar hasta el próximo otoño o la siguiente primavera (según la velocidad de proceso en cada planta).

En el caso de los climas cálidos que se asemejan al mediterráneo, el acodo deberá hacerse preferiblemente durante los inicios del otoño y luego esperar a la siguiente primavera para proceder con la separación del acodo.

Es indispensable que si tu método es este, tienes que saber que tienes prohibido hacer todo el procedimiento durante el invierno o el verano. Estos son periodos donde la planta se encuentra en un estado de inactividad y si pretendes tener una tasa de éxito alta, comprenderás que el otoño o la primavera son las épocas más recomendables.

Ahora bien, si el procedimiento que llevarás a cabo es en una planta de interior, que sepas que lo puedes hacer en cualquier época del año excepto en invierno. Esto se debe a que las condiciones de cultivo son diferentes a las que se enfrentan aquellas que están fuera.

Acodo múltiple o compuesto

Este acodo también es conocido como acodo en serpentina o serpentino y la razón de ello se debe a que como tal, es una versión más alargada o extendida del acodo simple. Es decir, que en lugar de tener un solo arbusto o planta en proceso de crecimiento gracias al acodo, tendrás varios de ellos.

La cantidad exacta no te la podemos decir ya que depende del tipo de planta que intentes acodar. Las plantas de tipo enredaderas tienden a ser las más ideales para este tipo de acodo gracias a la longitud de sus tallos, al igual que las trepadoras, son perfectas para este método de acodo.

En teoría es el mismo procedimiento que el acodo simple, solo que en lugar de hacer una doblez y plantarla en la tierra, harás varios de estos con un mismo tallo. Es una forma de duplicar o triplicar los resultados.

Acodo en montículo o de corte

acodo en uvas

Este es un método que es un tanto especial, sobre todo para plantas como:

Ahora bien, este es un tipo de acodo en el que se hace un corte de la planta hasta el nivel del suelo durante el invierno. Después se procede a amontonar la planta con tierra, sustrato, mantillo y demás, alrededor de aquellos brotes nuevos para así estimular el crecimiento de sus raíces.

Para ello (como podrás imaginar) se procede a cubrir las ramas con tierra. Claro que para este procedimiento deberás colocar tus plantas madres a una distancia más o menos a 40 cm de distancia a otra. Esto deberás dejarlo allí durante alrededor de un año entero y después a finales del invierno, se procede a realizar un corte a ras del suelo.

Mientras más tiempo pase, la planta madre comenzará a desarrollar nuevos brotes. Una vez que estos brotes superen los 18 cm de alto, se aporta la base de tal manera que se cree un montículo en donde los nuevos brotes tengan una mayor oportunidades de generar raíces.

Una vez que los brotes alcanzan una altura de 254 cm, se vuelve a repetir el mismo proceso y una vez más cuando llegan a los 40 cm de alto. Al final del otoño tendrás un tallo largo en el que tendrás múltiples ramas a diferentes alturas.

En este punto comenzarás a hacer un corte. El número de cortes dependerá de la altura que el tallo haya alcanzado y la cantidad de veces que repetiste este proceso. Lo bueno es que si cuidas a la planta madre lo suficientemente bien, fácilmente la especie te puede durante poco más de 20 años.

Por otro lado, el sustrato que deberás utilizar para este acodo tiene que ser turba, tierra, o serrín, de esta manera le estarás garantizando a tu planta que no tendrá encharcamientos ni mucho menos tendrá problemas con la humedad. 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *