La Daphne laureola es un arbusto pequeño

Imagen – Wikimedia/peganum

La Daphne laureola es un arbusto muy bonito: con hojas lanceoladas y de un color verde oscuro brillante, con una altura de no más de un metro, y un porte compacto. Su cultivo en jardines o en macetas es sencillo, tanto que casi no tendrás que estar pendiente de él.

Produce flores que, aunque no son tan llamativas como las de otras especies del género, como la Daphne odora, sí que es una planta que queda estupendamente en casi cualquier sitio.

Origen y características de la Daphne laureola

Las flores de la Daphne laureola son verdes

Imagen – Wikimedia/gailhampshire

La Daphne laureola es un arbusto de hoja perenne conocido como adelfilla, torvisco macho, laureola, hierba del lobado, salamunda o herrera. Es natural de Europa, incluyendo España. Podemos encontrarlo en zonas rocosas, matorrales y también pastizales de montaña, hasta los 2000 metros de altitud sobre el nivel del mar. Alcanza una altura de 1’5 metros, y tiene un porte muy ramificado. Las ramas son alternas, y tienen la corteza de color pardo claro cuando envejecen.

Sus hojas son lanceoladas, tienen la punta aguda o redondeada, y pecíolo. Son de color verde oscuro en el haz, y más claro en el envés. Se asemejan bastante a las que tienen los árboles y arbustos del género Laurus (laurel).

Florece en primavera y hasta comienzos de verano, desde mayo hasta julio en el hemisferio norte. Las flores son verdes y se agrupan en racimos los cuales brotan en las axilas de las hojas. Miden entre 7 y 12 milímetros de longitud, siendo las femeninas más cortas que las masculinas. El fruto mide 10 x 8 milímetros aproximadamente, es carnoso y contiene una semilla con forma ovoidal en su interior.

¿Cómo se cuida la Daphne laureola?

La laureola es una planta que crece bien en los jardines, pero también es interesante tenerla en una maceta cuando no se puede plantar en el suelo. Como no crece rápido ni tampoco mucho, es posible tenerla controlada con suma facilidad. Además, su sistema radicular no es invasivo, por lo que no tendremos que preocuparnos por nada.

Aún así, hay que tener en cuenta sus necesidades para que no surjan sorpresas:

Ubicación

La Daphne laureola es un arbusto perennifolio

Imagen – Wikimedia/peganum

La Daphne laureola es un arbusto que se tiene que tener en sombra, ya que el sol directo lo »quema». Eso sí, aunque se tenga que proteger del astro rey esto no significa que pueda estar en un sitio donde apenas haya claridad: como cualquier otra planta, necesita luz para poder realizar la fotosíntesis, y por ende también para crecer y mantenerse con una buena salud.

Tierra o sustrato

  • Jardín: crece en suelos ácidos, neutros y ligeramente alcalinos, con un pH entre 5.5 y 8.
  • Maceta: como no es exigente, te sirve casi cualquier tipo de sustrato: el universal (en venta aquí), mantillo (en venta aquí), fibra de coco (en venta aquí), etcétera. Has de escoger un recipiente que tenga agujeros para que el agua que no se haya absorbido salga por ellos.

Riego

La laureola no es un arbusto que resista la sequía, por lo que no es apto para xerojardines por ejemplo. Sin embargo, tampoco es una de las que haya que regar con frecuencia. En general, con un riego a la semana durante el invierno, y con unos dos o tres por semana el resto del año puede mantenerse bien.

Tan solo evita mojar las hojas durante el riego, puesto que se quemarían. Asimismo, si lo tienes en una maceta es mejor que no le pongas ningún plato o bandeja debajo, ya que el agua que no se filtre ha de alejarse de las raíces.

Abonado

Además de regarlo de vez en cuando, es importante que se abone regularmente, en especial durante su época de crecimiento. Cuando las temperaturas ronden entre los 15 y los 35ºC necesitará un poco de »comida» adicional para que pueda tener un desarrollo normal. Por ello, aconsejamos abonarlo con abonos líquidos si está en maceta, ya que así las raíces lo absorberán algo más rápido; en el caso de que esté plantado en el suelo, podrás usar abonos granulados o en polvo.

¿Cuáles usar? Cualquiera de estos servirá:

  • Fertilizante para plantas verdes: dado que no produce flores especialmente llamativas, quizás te interese más que gaste energías en crecer y no tanto en florecer. Por eso, este producto te será muy útil.
  • Abono natural guano: procede de los murciélagos o bien de aves marinas. Al ser natural, te servirá para abonar tu Daphne laureola tanto si la cultivas en maceta como en el suelo. Además, sus efectos son visibles al poco tiempo de la aplicación.
  • Compost, estiércol: tanto si sueles hacer compost como si tienes animales herbívoros, podrás usar esto como abono. Tan solo te en cuenta que si usas estiércol, este tiene que dejarse secar una semana o diez días al sol, especialmente si es de gallina para que no esté tan concentrado.

Época de plantación o trasplante

La Laureola tiene las hojas lanceoladas y verdes

Imagen – Wikimedia/john shortland

El trasplante se hará a comienzos o bien hacia la mitad de la primavera, una vez que el invierno haya quedado atrás. Si está en maceta, hay que cambiarlo a otra más grande más o menos cada tres años. En caso de duda, antes de hacer nada mira si se le salen raíces por los agujeros de drenaje, ya que si no al extraer la planta el pan de tierra se desmoronará, y por consiguiente algunas raíces podrían resultar dañadas.

Rusticidad

El Daphne laureola resiste hasta los -15ºC.

¿Qué te ha parecido este arbusto?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *