cultivo de la pitaya

Una de las frutas que se ha popularizado en los últimos años por su sabor es la pitaya. Se le conoce con el nombre del fruto del dragón y pertenece a la familia Cactaceae. Existen diversas variedades de esta especie y es bastante llamativa puesto que posee un color rosado o amarillo y tiene la culpa de un color blanco, amarillo o rosa. La planta es originaria de América y actualmente se cultiva en todas partes del mundo. El cultivo de la pitaya necesita de algunos cuidados esenciales.

Por ello, vamos a dedicar este artículo a contarte todo lo que debes saber sobre el cultivo de la pitaya y cómo cuidar la en buenas condiciones.

Características y propiedades

fruta en tendencia

La pitaya está compuesta principalmente por agua y contiene importantes minerales como el hierro, calcio y fósforo, además de innumerables vitaminas (vitaminas B1, B2, B3 y C), que son muy adecuadas para mantener nuestro cuerpo sano. De hecho, está especialmente indicado para personas con colesterol alto y aquellas que estén preocupadas por fortalecer el sistema inmunológico.

Estas son algunas de las propiedades principales de la pitaya:

  • La pitaya es una fruta diurética que no solo evita que retenga la humedad, sino que también le permite retener la humedad.
  • Como fuente de vitamina C, se considera una fruta con propiedades antioxidantes, lo que significa que puede retrasar los signos del envejecimiento cutáneo. También puede combatir el riesgo de enfermedades crónico-degenerativas y enfermedades cardiovasculares.
  • Si quieres adelgazar, será uno de tus mejores aliados porque tiene muy pocas calorías.
  • Las semillas contenidas en el 60% de la pulpa de este kiwi pueden mejorar los procesos intestinales y prevenir el estreñimiento.

Cultivo de la pitaya

cultivo de la pitaya en casa

La pitaya se puede cultivar a partir de semillas y esquejes. Sin embargo, la primera opción es mucho más lenta y las plantas pueden tardar varios años en comenzar a dar frutos. Aquí explicaremos el cultivo de la fruta del dragón por esquejes, porque es mucho más rápido. Las semillas de pitaya no son particularmente frágiles ni difíciles de cultivar, por lo que de todos modos es cuestión de tiempo.

  1. Elige un terreno con suficiente espacio o una maceta de al menos 25 cm de profundidad y con orificios de drenaje en la parte inferior. Si estás cultivando al aire libre, busca un área que esté expuesta a la luz solar durante al menos algunas horas del día. Si el invierno en la zona donde vives es duro, es mejor cultivar en interiores, porque las heladas severas pueden dañar la planta y matarla.
  2. El suelo o sustrato utilizado para los cactus es algo arenoso y tiene buen drenaje. Debes utilizar este tipo de sustrato.
  3. Debes obtener esquejes que tengan al menos 2 años y colócalos en un lugar fresco durante unos 5 días antes de plantar.
  4. Posteriormente, trasplanta los esquejes en macetas con las características antes mencionadas y riégalos en un lugar soleado, como un cactus tropical: solo cuando el sustrato esté visiblemente seco.
  5. Puede aplicarse un poco de fertilizante de cactus al trasplantar y aplicarlo varias veces al mes en la temporada de calor.
  6. Después de 4 meses debería poder trasplantarse a su ubicación final, ya sea al aire libre o en una maceta más grande.

Cuidados de la pitaya

cosecha de la pithaya

Una vez conocemos cuáles son los aspectos a tener en cuenta para el cultivo de la pitaya, vamos a pasar a describir los cuidados principales. Como cactus tropical, uno de los mayores peligros de esta planta es la alta humedad. Es fácil tener la tentación de regar en exceso para acelerar su crecimiento, pero hacerlo solo conducirá a enfermedades y deterioro. Riega solo cuando el sustrato esté seco.

En cuanto a suelo y abonados, comparte las necesidades de la mayoría de cactus similares. Usa tierra o sustrato para cultivar suculentas y añade fertilizante con fertilizantes especiales cada mes o cada 15 días en primavera y verano. Recomendamos utilizar compost natural para cactus. Esta planta necesita mucha luz solar, por lo que, a menos que viva en un área con luz solar particularmente fuerte, plántala en un lugar con más luz solar durante todo el día.

Finalmente, la planta debe podarse poco después de trasplantar los esquejes para mantener la estructura y el rendimiento de frutos adecuados. Uno de los métodos más comunes es eliminar todas las yemas, excepto una o dos vainas al final, y comenzar la poda de producción a partir del tercer año de vida de la planta, en el que se eliminan todas las vainas infructuosas.

Cosecha y comida

Esta planta produce frutos de forma escalonada desde el otoño hasta principios de la primavera. Debes recogerlos cuando se vean maduros, de colores brillantes, completamente rosados, rojos o amarillos, dependiendo de la variedad que cultives, a excepción de la punta de la variedad de la fruta de pitaya roja. Si no estás seguro, espera cuatro días antes de que cambien de color.

Estas frutas dulces y extremadamente bajas en calorías son populares en todo el mundo debido a su agradable color y sabor, y su contenido de carbohidratos casi nulo. Comerlos es muy fácil, un poco como el proceso de comer kiwis: basta con cortar la fruta para dejar al descubierto la pulpa, simplemente dar un mordisco o comerla con la ayuda de una cuchara pequeña.

Las semillas se pueden comer sin problemas, de hecho, lo más común es hacerlo porque eliminarlas es molesto e innecesario, y además aportan nutrientes beneficiosos. También hay muchas personas que optan por cortar la fruta en rodajas finas o en cuartos, luego pelarla y utilizarla en platos, ya sea en postres y desayunos, o en platos principales.

Se trata de un tipo de fruta que se puede incluir en cualquier tipo de dieta ya sea para ganar o perder peso puesto que tiene numerosos nutrientes y fibra. Por ello, no solamente es indicada para tener en tu huerto casero, sino que también puedes incorporar a tu dieta de forma habitual. En poco tiempo notarás los beneficios.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre el cultivo de la pitaya y cómo llevarlo a cabo.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *