El ajenjo es una planta medicinal

Imagen – Wikimedia/MichielSt

El ajenjo es una planta herbácea que se utiliza como medicinal desde hace mucho, mucho tiempo. Durante la época del Antiguo Egipto ya se conocían sus propiedades medicinales, unos conocimientos que recogieron los griegos y que trasmitirían después al resto de Europa.

Además, es una planta muy agradecida: no necesita muchos cuidados para estar perfecta, independientemente de si se cultiva en una maceta o en un jardín. Mientras esté expuesta a la luz del sol de manera directa y reciba de vez en cuando agua, va a ser un cultivo de lo más interesante.

¿Qué es el ajenjo?

El ajenjo puede cultivarse en el suelo

Imagen – Flickr/Matt Lavin

El ajenjo, cuyo nombre científico es Artemisia absinthium, es una plana herbácea perenne (es decir, que vive varios años), originaria de Europa y del norte de África, aunque en el pasado se extendía desde el Oeste de Europa hasta el Centro de Asia. Crece hasta los 120 centímetros de altura, con un mínimo de 80 centímetros una vez llega a la edad adulta. Toda la planta tiene un característico color verde plateado, si bien las hojas son blanquecinas en el reverso y grisáceas en el anverso.

Las flores son pequeñas, de color amarillo pálido, y forman capítulos que a su vez se distribuyen formando panículas. Brotan desde principios de verano hasta otoño, y se sirven del viento para lograr la polinización. El fruto es un aquenio de unos 0,5 milímetros, con forma cilíndrica y glabro.

¿Qué olor tiene el ajenjo?

Esta es una planta muy aromática, con un olor amargo e intenso debido a la absintina, que es un glucósido capaz de repeler babosas, pulgones, moscas de la col, e incluso gusanos que se alimentan los frutos.

Por este motivo, no se recomienda poner en el borde de los caminos por ejemplo, pero sí que pueda quedar muy en un rincón soleado, con otras plantas aromáticas como la lavanda o la hierbabuena.

¿Qué otro nombre recibe el ajenjo?

El ajenjo es una hierba que se conoce por muchos nombres. Quizás, el más popular sea el de »madre de todas las hierbas», haciendo referencia a sus usos medicinales. Pero hay otros como el de artemisia amarga, asensio o hierba santa.

¿Para qué sirve?

Tiene varios usos, entre los que destaca el medicinal. Veamos en detalle cuáles son sus propiedades y mucho más:

Uso medicinal

Se utiliza para aliviar el dolor de los cólicos y de estómago, así como aperitiva. Además, facilita la eliminación de los gases, y consigue que el hígado funcione mejor ya que aumenta la secreción de la vesícula biliar, la cual ayuda a digerir mejor las grasas.

Si eres mujer y sueles tener menstruaciones irregulares, tomar ajenjo también te puede ser de gran utilidad, ya que puede ayudarte a normalizar los ciclos. Pero ojo, porque el sabor es amargo. Esto se debe a uno de sus componentes, la absintina, que contienen hojas y tallos.

De todas maneras, antes de empezar a tomar ajenjo, y ante cualquier duda, es importante contactar con un profesional.

Efectos adversos del ajenjo

Como todo en la vida, no hay que abusar. Incluso si se bebe más agua de la que realmente necesitamos podemos tener, como mínimo, un dolor de estómago tremendo. Pero las consecuencias de tomar mucho té de ajenjo son mucho más preocupantes que un dolor estomacal:

  • náuseas
  • diarrea
  • pérdida de apetito
  • pirosis (sensación de quemazón desde la garganta y hasta el estómago)
  • dolor abdominal

Para evitarlos, es muy importante no superar los 5 gramos de ajenjo cada vez que preparemos un té. Y aún así, es mejor tomar menos, entre 2,5 y 3 gramos.

Consumo

Otro uso que se le da es para elaborar bebidas alcohólicas tales como el vermut o la absenta, denominada también como »hada verde». Esta última está prohibida en varios países, aunque en la década de 1890 fue muy consumida en Europa, Suramérica y los EE. UU.

Por último, tenemos el ajenjo como sustituto de la hierbabuena o de la menta cuando se quiere preparar té verde. Esto se hace mucho en el norte de África, pero si alguna vez quieres probar te has quedado sin menta o sin hierbabuena, ya sabes que con qué puedes reemplazarlas.

¿Tiene veneno el ajenjo?

Además de la absentina, el ajenjo tiene un aceite esencial es que la tuyona, además de flavonoides. Estas sustancias pueden ser tóxicas para el organismo, pero no venenosas (es decir, sí que pueden causar molestias, pero no la muerte). Aunque está totalmente desaconsejado su uso continuado. Es más, la absenta, la bebida que acabamos de mencionar, se prohibió en algunos países porque podía afectar de manera seria al sistema nervioso.

Cuidados del ajenjo

El ajenjo es una planta de rápido crecimiento

Imagen – Wikimedia/Niccolò Caranti

¿Cómo se ha de cuidar la »madre de todas las hierbas»? Sin duda, si quieres cultivar esta planta has de tener en cuenta todo lo que vamos a contarte a continuación:

Ubicación

El ajenjo es una planta que necesita mucha luz. Por este motivo, se ha de colocar en una zona soleada, donde reciba luz durante muchas horas al día (como mínimo, le tendría que dar cinco horas/día).

Si vas a plantarlo en el suelo, ten en cuenta el tamaño adulto que puede llegar a tener, para ponerla detrás de otras plantas más pequeñas.

Tierra

Es una planta que crece en suelos bien drenados, ligeros y con nutrientes. Por eso, te aconsejamos lo siguiente:

  • Maceta: puedes utilizar sustrato universal; ahora bien, es incluso mejor mezclarlo con perlita a partes iguales en el caso de que no llevara, ya que así te aseguras de que las raíces podrán desarrollarse en condiciones.
  • Jardín: cuando se vaya a plantar en el suelo, hay que asegurarse de que la tierra absorbe y filtra rápido el agua. En el caso de que no sea así, te recomendamos hacer un agujero de unos 50 x 50 centímetros, y rellenarlo con sustrato universal.

Riego

El riego es, normalmente, una de las tareas que más cuesta controlar, pero no es así con el ajenjo. Esta es una planta que resiste bien la sequía, que incluso no hará falta regar si se tiene en el suelo. De hecho, es una de las plantas que más teme el encharcamiento. Por ello, no se debe de regar más de una o dos veces por semana.

Abonado

Si quieres que crezca mucho más sana y fuerte, abona tu planta con guano (en venta aquí) desde primavera hasta otoño. Es un abono natural muy rico en nutrientes, que además tiene una eficacia rápida. Pero ojo: sigue al pie de la letra las instrucciones de uso, ya que si te excedes con la dosis podrías causarle muchos problemas al ajenjo (por ejemplo, verías que las raíces se quemarían, el crecimiento se ralentizaría y/o que las hojas se volverían negras).

Multiplicación

Las flores del ajenjo son amarillas

Imagen – Flickr/Andreas Rockstein

Para multiplicar ajenjo tienes que saber que puedes hacerlo de distintos métodos: semillas o por división de macollas. Veamos cómo proceder:

Semillas

  1. Lo primero es rellenar con sustrato para semilleros una maceta o una bandeja de semillero.
  2. A continuación, hay que empapar el sustrato.
  3. Luego, coloca un par de semillas en cada alvéolo o en cada maceta, un poco separadas entre sí.
  4. Por último, cúbrelas con una fina capa de sustrato, y coloca el semillero (sea maceta o bandeja con agujeros) en un lugar soleado.

Siempre que sean semillas frescas, germinarán en unos diez días a una temperatura de entre 15 y 25ºC.

División de macollas

Es una manera más rápida de conseguir nuevos ejemplares. Como es una planta rizomatosa, solo tienes que extraerla de la maceta, descubrir el rizoma y con un cuchillo de sierra o unas tijeras desinfectado/as cortar por la mitad.

Si está en suelo, tienes que descubrir antes el pan de raíces, excavando a unos 10 centímetros del tallo principal, y unos 30 centímetros de profundidad. Luego, con una sierra de mano corta.

Poda

Es aconsejable pero no obligatoria. Si deseas que tenga un porte compacto, tienes que ir recortando los tallos un poco (unos 5 a 10 centímetros, dependiendo del tamaño de tu planta) a finales del invierno.

Rusticidad

El ajenjo resiste temperaturas de hasta los -12ºC. Del género Artemisia, es una de las que más frío soporta, así que solo en caso de que la temperatura baje más, tendrás que protegerla con una tela antiheladas o plástico.

¿Dónde comprar?

Consigue semillas desde aquí:

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *