El Equisetum ramossissimum es una planta semiacuática

Imagen – Wikimedia/Petr Filippov

El Equisetum ramosissimum es una planta muy interesante para los que tienen un estanque. Sus tallos delgados y verdes pueden proporcionar refugio para los peces que vivan en él, manteniéndolos protegidos de posibles depredadores como lo son algunos pájaros, o incluso de animales domésticos como perros y/o gatos que compartan su vida con nosotros. Y aunque no tengas estanque, no pasa nada: se adapta estupendamente a las macetas.

Al igual que el resto de especies del género, crece bastante rápido. Pero tolera bien la poda, así que si ves que se está extendiendo demasiado siempre estarás a tiempo de dividirla y plantarla en otros recipientes por ejemplo.

Origen y características del Equisetum ramosissimum

El Equisetum ramosissimum es una planta semiacuática

Imagen – Wikimedia/Stefan.lefnaer

Se trata de una planta conocida como cola de caballo, la cual pertenece al género Equisetum. Su nombre científico, Equisetum ramosissimum, se considera sinónimo de Equisetum giganteum, pero que no te sorprenda el apellido: solo crece hasta 1 metro de altura. Sus tallos son delgados, presentan entre 8 y 20 costillas y un diámetro de hasta un centímetro.

Carece de hojas, así que la función de realizar la fotosíntesis ha recaído en los propios tallos. Por este motivo, son verdes, ya que contienen clorofila. La clorofila es el pigmento de color verde, y es esencial para que cualquier planta pueda producir su propio alimento después de haber absorbido la energía del sol y el dióxido de carbono de la atmósfera.

Tampoco tiene flores, como buena planta gimnosperma que es. A cambio, presenta estróbilos mucronados que surgen en la parte superior de algunos tallos.

El Equisetum ramosissimum crece en buena parte del mundo, si bien se encuentra más en Europa (incluyendo España) y en América. Su hábitat son las regiones húmedas con suelos casi siempre arenosos, pero también se adapta a los secos.

¿Cómo se cuida?

Si deseas saber todo sobre los cuidados que hay que darle a esta variedad de Equisetum, ahora vas a poder averiguar qué necesita para poder crecer sin que le falte de nada:

Ubicación

El Equisetum ramosissimum es una planta que necesita estar expuesta a la luz del sol de manera directa. Se adapta a la semisombra, pero es preferible que le dé el sol todo el día para que sus tallos se desarrollen con normalidad; es decir, más o menos rectos y verdes.

Cuando le falta luz veremos que se dobla al perder fuerza, y que el color se pierde volviéndose más blanquecino. Por este motivo, aconsejamos evitar tenerlo dentro de casa.

Tierra

El Equisetum ramosissimum tiene tallos delgados

Imagen – Wikimedia/Petr Filippov

¿Dónde vas a cultivarlo: en maceta o en el suelo? Dependiendo de ello la tierra será algo distinta. Por ejemplo:

  • Maceta: se debe de utilizar sustrato universal (en venta aquí), o si se prefiere mantillo mezclado con arena de cuarzo o pómice. Es importante que sea capaz de retener la humedad un tiempo, puesto que la planta no resiste demasiado la sequía.
  • Jardín: prefiere suelos arenosos, ya que estos drenan rápido el agua y, por consiguiente, permiten que sus raíces reciban el oxígeno que precisan. Si es muy compacto, antes de plantar al Equisetum ramosissimum mézclalo con arena de cuarzo, perlita o similares.

Riego

Como hablamos de una planta semi-acuática, la frecuencia de riego será alta. Esto significa que si la tenemos en una maceta, le podemos poner un plato debajo e ir rellenándoselo con agua cada vez que lo veamos vacío; y si está en el suelo lo regaremos cada día o cada dos días en época de sequía, o cada vez que la tierra esté seca o a punto de secarse.

Es aconsejable regar al atardecer ya que de esta manera se aprovecha mucho mejor el agua. Y de paso, también se puede humedecer un poco la planta si en ese momento no le da el sol de forma directa. Con esto se consigue que la humedad ambiental sea más alta, algo que le vendrá bien al Equisetum, ya que así su crecimiento será un poco más rápido.

Abonado

Es recomendable abonar al Equisetum ramosissimum durante los meses que dure la primavera y el verano. Pero eso sí, ten en cuenta que el clima no es una ciencia exacta: si en tu zona en febrero las temperaturas empiezan a ser altas (15ºC o más) y las heladas ya no se producen, puedes empezar a abonar a tu planta por esas fechas.

Utiliza abonos de origen orgánico, como por ejemplo el estiércol, el guano (en venta aquí), mantillo, o cáscaras de huevo y/o de plátano. De este modo, crecerá de maravilla.

Poda y multiplicación

Tolera bien la poda, siempre que se realice a finales del invierno o a comienzos de primavera. Para que no se extienda demasiado es aconsejable dividir la planta con la ayuda de un cuchillo de sierra o de una sierra de mano previamente desinfectados. Luego, esos trozos se pueden echar al compost o bien plantarse en otros lugares del jardín o en otras macetas.

Rusticidad

Es una planta que resiste las heladas de hasta los -4ºC.

El Equisetum ramosissimum crece en zonas húmedas

Imagen – Wikimedia/Jod-let

¿Te animas a cultivarla?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *