Las plantas de navidad necesitan cuidados especiales

Las fiestas navideñas nos dan la excusa perfecta para reunirnos con nuestros seres queridos, pero también para decorar nuestra casa y/o jardín con una serie de plantas que nos acompañarán durante las celebraciones y puede que algo más si les proporcionamos una serie de cuidados.

Y es que la realidad de estos cultivos es que a menudo acaban en el montón del compost o en el contenedor de basura en cuanto pasa el día de reyes, así que vamos a aportar nuestro granito de arena para que tú puedas disfrutar de ellas durante mucho más tiempo explicándote cuáles son los cuidados de las plantas de Navidad.

Abeto

El abeto es un clásico en estas fiestas. Se utiliza mucho como árbol navideño, y por consiguiente se cultiva dentro de las viviendas. El problema es que estamos hablando de una planta acostumbrada a las heladas y a la nieve, de manera que cuando la obligamos a estar dentro de casa unos días lo normal es que se debilite y muera.

Los Abies son coníferas perennifolias que alcanzan una altura comprendida entre los 10 y los 80 metros, y que tienen hojas en forma de aguja de color verde o verde-azulado dependiendo de la especie. Si queremos que nuestro ejemplar sobreviva, lo tendremos en el exterior todo el año, en semisombra o a pleno sol, y lo regaremos 1-2 veces a la semana en invierno. Cuando regrese la primavera, lo podremos plantar en una maceta más grande o al jardín con tierra fértil. Resisten hasta los -20ºC.

Acebo

Vista del acebo

Ilex aquifolium ‘Golden Milkboy‘ // Imagen – Flickr/Leonora (Ellie) Enking

El acebo, cuyo nombre científico es Ilex aquifolium, es un árbol perennifolio que puede crecer entre los 6 y los 15 metros de altura. Tiene un tronco recto y una copa muy ramificada desde su base, por lo que es normal que tenga más porte de arbusto grande y no tanto de árbol propiamente dicho. Además, debido a su lento crecimiento se puede tener como seto, ya que tolera la poda.

Pero aunque muchas se cultive en interior durante las navidades es importante que tengas en cuenta que se ha de tener en el exterior, en un jardín, terraza o balcón. Se trata de una planta que resiste hasta los -20ºC, pero no las condiciones del hogar. Asimismo, ha de estar en semisombra, en un suelo o sustrato rico en nutrientes, y se ha de regar 1-2 veces a la semana en invierno (en verano la frecuencia debe ser más alta).

Compra semillas aquí.

Cactus de Navidad

El cactus de navidad es una planta epífita que produce flores vistosas

Imagen – Flickr/Maja Dumat

El cactus de Navidad, o Schlumbergera truncata, es una planta cactácea con tallos colgantes o rastreros de hasta 60 centímetros de largo formados por segmentos que cumplen la misma función que las hojas; es decir, realizan la fotosíntesis. Florece en invierno-primavera, a veces coincidiendo con las fiestas navideñas. Estas flores surgen del extremo de los tallos, y son de color blanco, rojo, rosa o púrpura.

Se trata de una planta que no soporta el frío, de manera que si en tu zona las temperaturas bajan de los 0 grados deberás de tenerla dentro de casa. Ponla en una habitación en la que haya mucha claridad, y donde quede lo más lejos posible de las corrientes de aire (también de la calefacción). Riégala poco, no más de dos veces a la semana y solo si la tierra está seca. En primavera podrás empezar a abonarla, y en caso de ser necesario, plantarla en una maceta mayor con turba negra mezclada con perlita a partes iguales.

No te quedes sin tu ejemplar.

Flor de Pascua La flor de pascua es una planta típica de navidad

La flor de Pascua es un arbusto caducifolio cuyo nombre científico es Euphorbia pulcherrima. Puede medir hasta 4 metros de altura, y su copa ramifica pero no demasiado. Las hojas son verdes, con forma de lanza u ovado-elípticas, y florece en invierno. Las inflorescencias se componen de brácteas (hojas modificadas que sustituyen a los pétalos) de color rojo por lo general, aunque pueden ser amarillas o rosadas. En el centro encontraremos las verdaderas flores: pequeñas y amarillo-verdosas.

Es la planta de navidad por excelencia, ya que de forma natural florece en invierno-primavera, y si además se evita que reciba luz durante 12 horas a partir de octubre y hasta las fiestas navideñas, conseguiremos que lo haga precisamente en estas fechas tan señaladas (más información en este artículo). De todas maneras, tienes que saber que en interior no le gusta mucho estar, puesto que las corrientes de aire, y la baja humedad ambiental le perjudican.

Por ello, te recomendamos tenerla en una habitación en la que haya mucha claridad, y echarle una cucharada pequeña (de las de café) de nitrofoska cada 15 días. También tienes que regarla de vez en cuando, pero evita el encharcamiento. Si tuviera un plato debajo, has de retirar el agua que sobre después del riego. En primavera si es posible sácala fuera, en semisombra, y plántala en una maceta más grande. Soporta el frío y las heladas de hasta los -2ºC.

¿Quieres una? Cómprala aquí.

Pino de Norfolk

Vista del pino de Norfolk

Imagen – Wikimedia/bertknot

El pino de Norfolk es en realidad una Araucaria, en concreto la Araucaria heterophylla. Es una conífera de muy lento crecimiento que tiene una copa geométrica, con ramas horizontales que van formando pisos, y que puede llegar a medir 70 metros de altura. Las hojas son escamas de color verde, y se mantienen en la planta durante años. Una vez llega a la edad adulta florece y produce frutos, que son conos de 12 centímetros de diámetro.

Con toda probabilidad, es una de las pocas coníferas que puedan estar en interior durante unos días, puesto que a diferencia de muchas otras especies, ella solo resiste hasta los -3ºC sin sufrir daños. Así y todo, no nos engañemos: no es fácil tenerla dentro de casa. Necesita mucha luz, y ha de estar además lejos de las corrientes de aire. La regaremos una o dos veces a la semana, y en primavera la sacaremos al jardín. Si el clima es cálido, lo ideal será tenerla en el exterior todo el año, a pleno sol.

¿Te gustaría tener un ejemplar? Consíguelo aquí.

Y tú, ¿qué plantas de navidad tienes? Esperamos que estos consejos sobre sus cuidados te sean de utilidad para que puedas mantenerlas durante estas fiestas, sí, pero también las que están por venir.

¡Feliz Navidad!

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *