Los mangos producen frutos comestibles

El mango es un árbol frutal originario de la India, cuyos frutos son tan deliciosos que, hoy en día, los podemos disfrutar aunque estemos al otro lado del charco. Es una planta que da muy buena sombra y que no requiere de cuidados especiales.

Su ritmo de crecimiento es rápido, tanto, que es muy necesario saber qué dimensiones tendrá si queremos plantar un mango, ya que así evitaremos posibles problemas, tales como la pérdida de plantas. Sigue nuestros consejos para plantar un ejemplar en tu jardín.

¿Cuándo plantar mango?

El mango es un árbol que se planta en primavera

La época ideal de plantación es en primavera, antes de que reanude su crecimiento. De todas formas, es importante saber que este es un árbol que no resiste las heladas, por lo que su cultivo en exterior sólo se aconseja en climas cálidos, con temperaturas que ronden entre los 35-38ºC de máxima y los 10ºC de mínima.

Por lo demás, tan sólo tendremos que regarlo de dos a tres veces por semana, y abonarlo con abonos orgánicos para que produzca una gran cantidad de deliciosos frutos.

¿Cómo plantarlo?

El mango es una planta que crece hasta los 30 metros de altura, con una copa de 6 metros. Así, si queremos tener varios, lo más recomendable es dejar un espacio entre plantas de 7-8 metros. De esta manera, todos los ejemplares crecerán sin molestarse unos a otros. Para plantarlos, sólo hay que seguir este paso a paso:

  1. Lo primero que hay que hacer es el agujero de plantación, el cual se aconseja que mida 1m x 1m, aunque puede ser menor si la tierra tiene buen drenaje.
  2. A continuación, se mezcla la tierra con un 30% de perlita y con un 10% de abono orgánico.
  3. Una vez hecho, se rellena el agujero con la mezcla lo suficiente para que el árbol quede más o menos a nivel del suelo.
  4. Luego, se planta el árbol, y se termina de rellenar.
  5. Finalmente, se hace un alcorque para que el agua se quede en la planta, y se riega.

Si vivimos en una zona donde el viento sopla con regularidad, es muy aconsejable ponerle un tutor para que pueda crecer recto.

¿Cómo plantar mango en una maceta?

Aunque no es un árbol que se recomiende cultivar en una maceta, a veces no queda más remedio. Ya sea porque no disponemos de jardín, porque las temperaturas en invierno son muy bajas para él y queremos protegerlo, o bien porque simplemente nos interesa tenerlo en el patio o terraza, lo cierto es que es una planta que puede estar en un recipiente siempre y cuando se pode con regularidad.

Para ello, lo primero que haremos será elegir una maceta grande. Debe medir unos 10-15 centímetros más de ancho y de alto que la que está usando en estos momentos, y tener orificios de drenaje. El material con el que esté hecha es lo de menos, pero es preferible que sea de plástico resistente o de terracota.

El siguiente paso es rellenarla con sustrato de cultivo para huerto urbano (en venta aquí), o si se prefiere sustrato universal (en venta aquí). Hay que echar la cantidad que sea necesaria, teniendo en en cuenta que el árbol no nos ha de quedar ni muy bajo ni muy alto. De hecho, lo ideal es que la superficie del pan de raíces quede 1-2 centímetros por debajo del borde de la maceta, ya que así se aprovechará mejor el agua cada vez que se riegue.

Luego, se procederá a extraer el mango de la maceta en la que está, y se plantará en la nueva poniéndolo en el centro de la misma. Después, se terminará de rellenar con sustrato. Y antes de regar, lo llevaremos a la zona donde queremos que esté.

¿Cómo sembrar mango?

El mango es un frutal tropical

Si lo que deseas saber es cómo sembrar mango, es decir, cómo multiplicarlo por semillas (recordemos que plantar y sembrar no significan lo mismo, tal y como explicamos en este artículo), los pasos que debes seguir son los siguientes:

  1. Primeramente, debes de esperar a que llegue la primavera y se asiente, ya que las semillas de mango necesitan una temperatura de al menos 20ºC para germinar.
  2. Una vez haya llegado el momento, podrás comprar un mango en cualquier frutería (mejor si vende alimentos procedentes de la agricultura ecológica, ya que los que lleven semilla tendrán más posibilidades de germinar) y comértelo.
  3. Luego, limpia bien la semilla. Has de ser muy meticuloso, y quitarle todo resto de pulpa pues de lo contrario se llenará de hongos en cuestión de pocos días.
  4. Ahora, déjala que se seque un poco durante un par de días. Puedes tenerla en la cocina, en un tupperware abierto mientras tanto.
  5. Pasado ese tiempo, elige una maceta ancha, de unos 20 centímetros de diámetro, y rellénala con sustrato específico para semilleros. Después, riega.
  6. A continuación, coloca la semilla sobre la superficie del sustrato y échale cobre en polvo. Así se protegerá de los hongos.
  7. Para acabar, cúbrela con sustrato y lleva el semillero al exterior, en un lugar soleado.

¿Tienes mangos en tu jardín?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *