Hay que podar a los bonsais de vez en cuando

Un Bonsái es un árbol que, además de crecer y vivir en una bandeja, está siendo trabajado a lo largo del año para mantener un estilo y una forma definidos. Para ello, el bonsaísta o su cuidador tiene que ir podándolo de tanto en cuando, ya que de lo contrario las raíces, especial la pivotante, llegarán a sacarlo literalmente del recipiente. La mayoría de gente no sabe bien cuándo podar un bonsái.

La planta tiene las raíces que necesita, ni más ni menos. Cuantas más ramas tenga, más necesitará, por lo que su sistema radicular será mayor. Por lo tanto, es muy importante mantener su crecimiento controlado. Por ello, en este artículo vamos a contarte cuando podar un bonsái y qué aspectos debes tener en cuenta para que tenga un crecimiento óptimo.

Aspectos a tener en cuenta

Los árboles tienen crecimiento apical

Antes de conocer las técnicas y cuando podar un bonsái debemos repasar algunos conceptos sobre crecimiento básico de este tipo de árboles. De esta forma, podemos entender mucho mejor la forma de podar un bonsái. La mayoría de los árboles tienen una tendencia natural a concentrar la mayor parte del crecimiento en la parte superior y bordes exteriores de la planta. De esta forma, dicho patrón de crecimiento se llama dominancia apical. Es un mecanismo natural que alienta los árboles a crecer cada vez más alto para evitar ser sombreados por otros árboles que tengan un mayor tamaño.

Es una especie de competencia natural por un recurso muy valioso como es la luz del sol. Debido a la dominación el crecimiento a vital, los árboles tienen un crecimiento que se acentúa en la parte superior y los bordes exteriores de las ramas. Por otro lado, tenemos el crecimiento algo inferior de las ramas del interior del árbol y las inferiores que de forma eventual mueren.

Entonces encontramos una clara diferencia entre el crecimiento de la zona apical del árbol y una parte más reducida de la zona interior. Estos dos efectos son indeseables para el mantenimiento de árboles de tipo bonsái puesto que se deben tener en cuenta al diseño y la formación a la hora de tenerlos. Aquí es cuando entra la cuestión de cuando podar un bonsái. Debemos saber que la poda es una parte importante para el diseño general. Esto se hace realizando una poda un poco más a fondo de las porciones superiores y exteriores de un árbol. Gracias a ello, se consigue que la zona de interior pueda crecer algo más.

Cuando podar un bonsái: tipos de poda

Existen varios tipos de poda para un bonsái y según el tipo de poda se realiza en una parte del año u otro. Vamos a ver cuáles son las principales podas que existen para el bonsái.

Poda de mantenimiento o pinzado

El pinzamiento se hace a lo largo de todo el año al bonsai

El pinzado de un bonsái es indispensable para poder mantener la forma del árbol tal como viene de base, con un estilo definido o pre-definido. Para hacer este pinzamiento, tan sólo debemos hacer cortes en la parte de los crecimientos longitudinales más largos de aquellas ramas que se han salido del perfil completo del follaje. Puedes utilizar unas tijeras afiladas. No hay que tener miedo de pinzar el bonsái dado que es importante en su mantenimiento. Especialmente hay que atacar a las partes exteriores de las ramas por lo mencionado al principio del artículo. La parte superior del árbol es la que más crece por una tendencia natural. Por ello, no hay que tener reparo en pinzar estas partes.

De esta manera, se puede estimular al árbol a distribuir toda su fuerza obteniendo un crecimiento más uniforme con el tiempo. Es así como se consigue que el bonsái desarrolle un follaje denso. Contrariamente a lo que ocurre con los árboles caducifolios, los pinos y las coníferas se suelen pinzar con los dedos de las manos. Aunque se pueden utilizar tijeras, no se debe emplear para podar del bonsái tal y cómo si se tratara de un seto. No se deben cortar las hojas, ya que de lo contrario los cortes se volverán marrones. Para conseguir esto, hay que coger las puntas de los brotes con los dedos índice y pulgar y arrancar cuidadosamente en el punto más débil. Gracias a ello, no suele aparecer la coloración marrón.

¿Cuándo se hace? A lo largo de todo el año. Pueden utilizarse tijeras, pero en el caso de las coníferas es mejor hacerlo con los dedos ya que sólo tenemos que quitarles los brotes más nuevos. Con esta conseguimos estilizar el árbol y mantener el diseño de base. Además, conseguimos que el árbol pueda tener mejor salud y no se congestione en con el crecimiento excesivo de las hojas.

Poda de formación o modelado

El objetivo de esta poda es la de darle forma al futuro Bonsái. Es la más difícil, ya que hay que decidir bien qué ramas son necesarias y cuáles hay que eliminarse. En caso de duda, hay que observar la planta, mirar su tronco, el movimiento que tiene, si crece más en forma vertical o si por el contrario parece que sus ramas quieren tocar el suelo.

La poda de formación se debe de hacer a finales de otoño a comienzos de primavera, teniendo en cuenta algunas cosas para que el trabajo sea excelente:

  • Se han de quitar aquellas ramas que crezcan hacia delante, en especial aquellas que oculten el tronco.
  • Si hay dos ramas que crezcan más o menos a la misma altura, hay que eliminar una.
  • Se han de recortar aquellas ramas que hayan crecido en exceso.
  • Se han de eliminar las ramas que den giros antinaturales.

Puedes podar al bonsai con tijeras

Espero que con esta información puedan conocer más sobre cuándo podan bonsái y cuáles son las técnicas principales para hacerlo.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *