kokedamas

Los kokedamas son una forma original y creativa de tener plantas, ya sean desde aquellas con flores a otras como árboles. Llaman mucho la atención, sobre todo porque carecen de una maceta en sí misma. Pero no todas las plantas toleran esta técnica ornamental japonesa. Si quieres conocer cuáles son las mejores plantas para hacer kokedamas y practicar con ellas, entonces aquí te ofrecemos una selección de plantas que no tienen mucho problema de mantenerse elegantes y activas con esta forma de desarrollo.

De hecho, puedes crear kokedamas de plantas con flor, silvestres, aromáticas, árboles pequeños, bonsáis, etc. ¿Pero cuáles son las mejores? Te lo contamos todo.

Qué son los kokedamas

Pensar en kokedamas es pensar en un estilo de plantas. Realmente no se refieren a una especie sino a una técnica de origen japonés que busca la elegancia y ornamentación en las plantas. Para ello, prescinde de la maceta típica de las plantas y lo sustituye por una bola de tierra, turba y musgo que es la que protege el cepellón con las raíces de las plantas. De esta manera, durante un tiempo la planta tiene todos los nutrientes que necesita para desarrollarse.

Sin embargo, no es una creación «para siempre». Al cabo de un año, o dos como mucho, la planta empieza a marchitarse. Esto es debido a que los nutrientes que tenía se agotan y la planta además crece sacando las raíces por la parte de abajo. Es cuando hay que tomar una decisión: proporcionarle otra bola de musgo más grande con nuevos nutrientes para que siga adelante; o bien sacarla de la bola y plantarla en una maceta.

Estéticamente, los kokedamas son muy apreciados por su belleza. El hecho de que salga una planta de una bola llama mucho la atención. Y al estar «al aire» hace que sea aún más atractiva, sobre todo si se acompaña de un platito donde se coloca que vaya acorde con la planta. Si a eso le unimos que los kokedamas pueden decorar según el Feng Shui para que las energías positivas fluyan por toda la casa, se convierten en uno de los deseos de muchos que quieren tener plantas y, o bien no disponen de mucho espacio, o prefieren dar un toque decorativo extra con el diseño de la planta.

Las mejores plantas para hacer kokedamas

Ahora que conoces un poco más a fondo los kokedamas, debes saber que hay algunas plantas que son más indicadas para esta técnica que otras. Por ejemplo, los helechos, la malamadre o incluso los ficus (bonsáis) son muy adecuados para tenerlos en kokedamas; en cambio otras son más complicadas de cuidar, como pueden ser las orquídeas. ¿Quieres saber cuáles te recomendamos?

Helechos, de las mejores plantas para hacer kokedamas

Las mejores plantas para hacer kokedamas

Fuente: bonsaiempire

Los helechos, como sabes, disponen de múltiples variedades. Eso te permite escoger varias de ellas para colocarlas en kokedamas. Son ideales porque el resultado final queda muy bonito, frondoso y con unas bonitas hojas que le dan porte a la planta. Además, se adapta a cualquier ubicación, ya sea en lugares donde haya iluminación, donde se esté en sombra, haga frío, esté húmedo… Solo tendrás que cuidarla un poco más si la sitúas en un lugar muy caluroso y con poca humedad. A cambio tendrás una planta de hoja perenne que resistirá muy bien.

Eso sí, escoge siempre las variedades mini o bien plantitas que sean jóvenes ya que los helechos son de crecimiento rápido y acabar disfrutando de tu kokedama menos tiempo del que debieras.

Azaleas

Las azaleas se consideran arbustos de flor, y es una bonita forma de tener una planta con flores que se adapta muy bien a interiores. Su color verde brillante de las hojas destacará con las flores, que se producen en primavera y verano, de colores variados como es blanco, rojo, amarillo, púrpura o naranja.

Si la tienes en kokedamas necesitarán que las ubiques en lugares a media sombra, si bien si les da luz solar por la mañana mucho mejor. Además, precisan de un riego abundante para crecer sanas.

Bambú

El bambú de la suerte, como nos lo venden muchas veces. Esta planta es tropical, y además de tipo arbustiva. Puede llegar a crecer un metro y sí, se puede cultivar bajo la técnica de los kokedamas.

No requiere de iluminación directa, porque lo único que consigue eso es que se le quemen las hojas. Tampoco necesita un riego abundante (solo acordarte de ella de vez en cuando).

En kokedama se mantiene muy bien sin regar cerca de dos semanas porque el sustrato mantiene la humedad (salvo que vivas en una zona muy seca, donde sí tendrías que regarla por inmersión una vez a la semana).

Ficus, bonsáis en kokedamas fáciles de cuidar

Las mejores plantas para hacer kokedamas

Los Ficus son plantas muy resistentes y adaptativas. Y, cómo no, son una de las mejores plantas para tener en kokedamas junto con los helechos. Ahora bien, cuidado con la especie que eliges.

En general, los ficus de bonsáis son aptos para hacer kokedamas, ya que lo único que vas a cambiar es la maceta por una bola de musgo. Debes escoger ficus pequeños y de especies que no crezcan demasiado, así podrás tener una planta durante más tiempo.

Espatifilium

Espatifilo en bola de musgo

Esta es una de las que, junto con los helechos, menos problemas te va a dar. Se trata de una planta muy fácil de tener en casa que se adapta a cualquier ambiente, iluminación y humedad. Aunque le gustan los lugares luminosos.

Lo que más caracteriza a esta planta es el verde brillante y fuerte que tiene en contraste con sus flores, de un blanco puro con una pincelada de amarillo en el centro de las mismas.

En cuanto a cuidados, no te va a dar mucho problema porque casi se cuida sola. Solo tendrás que darle un riego semanal o cada dos semanas y poco más. Eso sí, al cabo de un año empezarás a notar que el agua sale manchada, es una señal para que empieces a pensar si vas a cambiarla de bola de musgo o ponerla en una maceta.

Malamadre

A lo mejor no las conoces con ese nombre, pero sí como «cintas». Se trata de una planta compuesta por hojas muy largas y de un verde luminoso con rayas blancas y alguna que otra amarillenta. Esta es perfecta para kokedamas colgantes, porque podrás sostener en el aire la bola de musgo y de ella saldrán las hojas que la cubrirán haciendo el efecto de que está suspendida en el aire.

La puedes colocar tanto en sombra como en semisombra o en un lugar luminoso, pero que no sea con sol directo. También le gusta la humedad, por lo que pulverizarla de vez en cuando es importante, más en verano.

En general, casi cualquier planta puede cultivarse bajo esta técnica japonesa, solo que los cuidados diferirán un poco (algunas tendrás que estar más pendiente). Podemos citarte cítricos (naranjos, limoneros… que sean tipo bonsái), lengua de suegra, kalanchoe, flores de Pascua, orquídeas, jazmín, violetas, ciclamen, etc. ¿Conoces más plantas que sean buenas para hacer kokedamas con ellas? Coméntanos.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *