La gardenia es un arbusto tropical

Las Gardenias son unos arbustos maravillosos. Producen unas flores de un color blanco puro muy decorativo, y sus hojas son de un color verde oscuro brillante que convierten a estas plantas en unas de las más queridas tanto en los jardines como en los patios.

Sin embargo, a veces se pueden confundir con otras plantas, por lo que vamos a explicarte cuáles son las características de las gardenias para que te sea más fácil reconocerla cuando la veas.

¿Cómo es la gardenia?

La Gardenia es un arbusto o pequeño árbol perteneciente a la familia Rubiaceae. Crece de forma natural en Asia, donde es muy apreciada sobre todo en China. Alcanza una altura de entre 2 y 8 metros, aunque en cultivo rara vez supera el metro. Sus hojas son de un color verde oscuro brillante elípticas u obovado-elípticas, más o menos coriáceas y con el nervio central muy visible.

Sus flores son solitarias y terminales, compuestas por preciosos y magníficos pétalos de color blanco puro. Son tan elegantes, que en China se han llegado a considerar como el símbolo de la sutileza, mérito artístico y belleza femenina.

Variedades o tipos de gardenias

A pesar de que sólo conocemos en profundidad una especie, la Gardenia jasminoides, en realidad el género está compuesto por un centenar de especies, entre las que se incluyen:

Gardenia brighamii

La Gardenia brighamii es una planta perenne

Imagen – Flickr/David Eickhoff

La Gardenia brighamii es un arbusto con forma de arbolito endémico de Hawái que alcanza los 5 metros de altura. Presenta hojas ovadas de color verde oscuro brillante, y flores blancas de unos 2-3 centímetros de diámetro.

Gardenia jasminoides

La gardenia es una planta de flores blancas

La Gardenia jasminoides es la más común. Se conoce como jazmín del Cabo o jazmín de la India, y es un arbusto o árbol que llega a medir un máximo de 8 metros de altura. Es originario de Asia, y desarrolla hojas obovado-elípticas o elípticas, algo coriáceas, de color verde oscuro brillante. Florece en primavera, y lo hace produciendo flores blancas de unos 5 centímetros de diámetro.

Gardenia tahitensis

La Gardenia tahitensis es una planta perennifolia

Imagen – Wikimedia/Forest & Kim Starr

La Gardenia tahitensis, conocida como flor de Tahiti, es un arbusto originario de las islas del Pacífico sur y Vanuatu. Mide 4 metros de altura, y produce flores blancas o a veces amarillas que desprenden un aroma muy similar al del jazmín (Jasminum).

Gardenia thunbergia

La Gardenia thunbergia es una planta de flores aromáticas

Imagen – Wikimedia/michael clarke stuff

La Gardenia thunbergia es un arbolito originario de Sudáfrica que alcanza los 5-6 metros de altura. Desarrolla una copa redondeada, muy densa, de la cual brotan hojas simples y de color verde oscuro brillante. Sus flores son blancas, de hasta 7 centímetros de diámetro, y muy aromáticas.

¿Cuáles son los cuidados de la gardenia?

Con esta planta se puede tener un jardín, patio o terraza perfectamente decorado, ya que soporta bien la poda y no requiere de mucho mantenimiento para verse bien. Solo necesita protección contra el astro rey, un agua de riego y tierra ácidas, y estar en un lugar donde no pueda verse afectada por las heladas intensas.

Pero vamos a ver en detalle todos los cuidados que hay que darle a esta planta:

¿Dónde poner una gardenia?

La gardenia necesita mucha luz para poder tener un buen desarrollo, por ello es muy importante que se ponga en un lugar luminoso, independientemente de si va a estar al aire libre o en el interior de la vivienda.

En el caso de que vaya a estar plantada en el suelo, no tendremos que preocuparnos por su sistema radicular, pues sus raíces no son invasivas.

Tierra

La gardenia se planta en suelos ácidos

Imagen – Wikimedia/Forest & Kim Starr

La tierra en la que crezca tiene que tener un pH bajo entre 4 y 6, es decir, que ha de ser ácida. Y es que en suelos alcalinos las hojas presentarán clorosis férrica, como consecuencia de la falta de hierro. Para saber qué pH tiene tu suelo, puedes utilizar un medidor de pH por ejemplo.

Si vas a cultivarla en maceta, simplemente has de plantarla en una con sustratos ácidos, como la fibra de coco (en venta aquí), o con uno preparado para plantas ácidas (como este).

¿Cómo se riega una gardenia?

El agua de riego ha de ser de lluvia limpia. Si no puedes conseguirla, servirá la del grifo siempre que sea apta para consumo humano. Riega unas tres veces a la semana, menos en invierno que tendrás que hacerlo menos ya que la tierra tarda más en secarse.

Además, has de echar agua hasta que toda la tierra o sustrato quede húmedo, ya que de lo contrario no se hidratarían todas las raíces y podrían surgir problemas.

Abonado

Por otro lado, es muy recomendable abonarla con fertilizantes para plantas ácidas (como este), siguiendo las indicaciones de uso del fabricante, desde comienzos de primavera hasta finales del verano.

Trasplante

Si se tiene en maceta tenemos que cambiarla a otra más grande aproximadamente cada 3 o 4 años en primavera. La planta crece lentamente, por lo que no necesitará que la trasplantemos de forma seguida.

En el caso de que vayamos a plantarla en el jardín, hay que esperar que el invierno termine.

Rusticidad

En general las gardenias son plantas sensibles a las heladas. La que mejor soporta el frío es la más común, la Gardenia jasminoides, pero así y todo no hay que dejarla en el exterior si las temperaturas bajan de los -2ºC. Existe un cultivar, el ‘Kleim’s Hardy’, que soporta algo más, hasta los -9ºC, según el portal del Jardín Botánico de Missouri (Estados Unidos).

La gardenia crece lentamente

¿Te ha resultado útil este artículo?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *