Cuando hablamos de tubérculos se nos viene a la cabeza la patata o la batata. Sin embargo existen otros tubérculos comestibles que tienen excelentes características y valores nutricionales. Uno de estos tubérculos es la jícama. Se le conoce también por el nombre de pelenga y es originario de la península mexicana. Se identifica por su color blanco y su sabor dulce. Posee una textura bastante crujiente que se asimila entre el boniato y la manzana. Al igual que ocurre con la patata, es un comestible bastante versátil ya que se puede comer tanto crudas como en ensaladas, cocinar de forma similar a la patata y como snack. Su nombre científico es Pachyrhizus erosus.

En este artículo te vamos a contar todas las características, propiedades y cultivo de la jícama.

Características principales

La planta de la jícama está relacionada con las legumbres. Es un tipo de tubérculo que variar el tamaño y de peso. Normalmente suelen pesar entre 1 y 5 libras y puede llegar a alcanzar las 50 libras en algunos lugares. Su forma es ovalada y tiene una piel áspera de un color marrón. De aspecto se parece bastante a la patata. Su carne es jugosa y tiene una textura crujiente y un color blanco. Cuando está de forma natural tiene una textura muy similar a la patata sin cocer. La diferencia es que tiene una textura más crujiente y es más jugosa.

Su sabor se puede llegar a comparar con el de la manzana y es algo dulce. El nombre de jícama quiere decir raíz acuosa. Tiene otros nombres comunes dependiendo del lugar donde nos encontremos. Entre estos nombres encontramos pelenga, nabo dulce, nabo mexicano y papa mexicana.

Existen varios tipos de jícama y se vende los mercados separadas según sus características. Estos son los dos tipos de jícama que existen:

  • Jícama de agua: es el tipo de jícama preferido por los consumidores. Es el que más te puedes encontrar en los mercados. Su raíz es más redonda y el jugo es más translucido.
  • Jícama de leche: se diferencia con la de agua en que su forma es más elongada y el jugo es de color blanquecino lechoso, de ahí su nombre.

La parte comestible de esta planta es la raíz. Se puede consumir al igual que cualquier otra fruta o verdura. Es una planta de temporada en todo el año, aunque el mejor momento para sembrarla es desde diciembre a junio en el hemisferio norte. La planta se ha adaptado mejor a crecer en climas cálidos y secos. Esto hace que sea una planta de cultivo bastante fácil de llevar ya que no requiere de demasiados cuidados. Aquellos ejemplares que son plantados durante el verano producen jícamas más sabrosas, aunque de tamaño llegan a ser algo más pequeños.

Propiedades nutricionales de la jícama

Jícama

Como hemos mencionado antes se trata de un vegetal bastante versátil a la hora de cocinar y que posee excelentes propiedades nutricionales. Este tubérculo contiene vitaminas y minerales que son esenciales para la salud. Además, cuenta con un gran contenido en fibra dietética y algunos aminoácidos.

Entre las vitaminas con mayor concentración tenemos la vitamina C, las del grupo B y la vitamina E. Por otro lado, tenemos los minerales como lo son el cobre y el potasio y algunos aminoácidos como la histidina, valina,  treonina, isoleucina y lisina.

Algunas personas han encontrado ciertas desventajas en el consumo de este tubérculo. Al igual que ocurre con otras muchas frutas y verduras, la jícama puede ser fuente de contaminación bacteriana. Esto no significa que vaya a llegar a producir problema de forma frecuente. El hecho de que esté contaminada por una bacteria es algo muy poco común. Sin embargo, la bacteria que más suele atacar a la jícama es la Shigelosis. Esta bacteria suele desaparecer por sí misma después de una o dos semanas. Esto hace que la jícama severa comprar siempre en un lugar de confianza donde sea lavada y almacenada correctamente.

Lo mismo puede ocurrir con la patata común. Si no se almacena correctamente puede llegar a convertirse en un tubérculo tóxico. Si las medidas de conservación e higiene serán correctamente, no hay que preocuparse de ello.

Beneficios de la jícama para la salud

Jícama características

Se trata de un tubérculo que no sólo tiene propiedades nutricionales muy positivas, sino que también cuenta con un amplio abanico de beneficios únicos para la salud. Vamos analizar cuáles son estos beneficios:

  • Fibra prebiótica: este tubérculo cuenta con gran cantidad de fibra prebiótica aunque sea un vegetal de raíz. A pesar de la naturaleza de la pelenga encontramos que es un producto bajo en almidón, azúcares y carbohidratos. No debemos compararlo con otros tubérculos como lo son las papas comunes, la remolacha, los nabos y los colinabos. Con tan sólo una porción de una taza de jícama al día, podemos obtener el 25% de las necesidades de vida diaria.
  • Posee un hidrato de carbono prebiótico conocido como inulina oligofructosa. Este carbohidratos no se puede digerir dentro del estómago y por ello se fermenta en el intestino. Esto beneficia a los órganos digestivos y al organismo en general. Este calvo hidratos conocido como inulina favorece a las bacterias buenas que viven en nuestro tracto gastrointestinal.
  • Dado que es baja en azúcar, favorece el control del azúcar en sangre y la pérdida de peso. Es un vegetal rico en fibra y con un bajo índice glucémico. Esto lo convierte en un alimento excelente para cualquier persona que necesite equilibrar los niveles de azúcar en sangre. Es perfecta para aquellos pacientes que tengan diabetes o quieran reducir su peso. Se convierte en una de las mejores armas para una dieta baja en calorías ya que tiene reducido su contenido de hidratos de carbono, pero ayuda a mantenerse satisfecho sin necesidad de pasar hambre ni de aumentar las calorías que se ingieren.
  • Ayuda a fortalecer la función inmune. Dado que un gran porcentaje del sistema inmune se encuentra en el tracto gastrointestinal, este tubérculo ayuda a equilibrar las bacterias que se encuentran en el intestino.
  • Beneficia a la salud del corazón: al igual que ocurre con otros vegetales, la jícama tiene una alta densidad de agua y de nutrientes. La inulina se ha relacionado mediante muchos estudios con una mejora en la salud cardiovascular y una reducción natural de los niveles de colesterol.

Espero que con esta información puedan conocer más acerca de la jícama y sus propiedades.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *