La Lepiota aspera es una seta mediana

Imagen – Wikimedia/Ak ccm // Lepiota aspera

Hay setas que, pese a su apariencia inofensiva, es mejor evitar. Las Lepiota son una de ellas. Aunque tienen colores blanquecinos y marrones claros, y un aspecto que nos hace pensar que podemos comerlas sin problema, la realidad es que si se ingieren, son potencialmente mortales.

Por eso, a la hora de recolectar setas es muy importante saber identificarlas, o al menos ir con alguien que lo sepa. Es más, si realmente te gusta salir al campo a coger, te recomendamos apuntarte a una asociación o club de micófilos. Conocerás a otras personas que comparten tu misma afición, y de paso adquirirás más conocimientos sobre la setas, algo que reducirá el riesgo de llevarse alguna peligrosa, como las Lepiota.

Origen y características generales de las Lepiota

Las Lepiota las encontramos en Europa y en América, en bosques pero también en jardines. Normalmente aparecen en otoño, como la Lepiota helveola, pero hay algunas que lo hacen también en verano como la Lepiota brunneoincarnata. Suelen ser setas pequeñas, de unos 5 centímetros de altura como máximo, y con un sombrero de 7 centímetros de diámetro máximo. Algunas variedades emiten un olor característico.

En el pasado, ciertas especies del género Macrolepiota y Chlorophyllum estaban clasificadas en el grupo Lepiota. Dos de las más conocidas son la Macrolepiota procera y el Chlorophyllum rhacodes. Pero a diferencia de nuestras protagonistas, estas son setas grandes, con un pie de 20 centímetros de altura la primera y 15 centímetros de altura la segunda. Además, ambas son comestibles.

Principales especies

Las Lepiota más conocidas son las siguientes:

Lepiota brunneoincarnata

Lepiota brunneoincarnata, una seta

Imagen – Wikimedia/Strobilomyces // Lepiota brunneoincarnata

Es una seta que encontramos en los márgenes de los senderos o en campos bajo plantas de hoja ancha. Fructifica en verano, y a veces también en otoño. Es muy venenosa: puede provocar la muerte en solo seis horas. Sus características son:

  • Pie: es blanco y listo, excepto por debajo del anillo que tiene tonos vinosos. Mide entre 2 y 5 centímetros de alto.
  • Sombrero: al principio tiene forma semiglobosa, pero más tarde es extendido. Tiene un diámetro de 2 a 10 centímetros, y la cutícula es de color pardo.
  • Láminas: blancas de joven, de color crema cuando madura.
  • Carne: blanca y rosa, excepto en la base que es de color rosa vinoso. Huele a frutas.

Lepiota castanea

La Lepiota castanea tiene el sombrero marrón

Imagen – Wikimedia/Björn S…

Es una seta común en España, encontrándose casi siempre en pinares, o a veces también en bosques de encina y alcornoques. Recibe los nombres comunes de lepiota castaña o moteado de castañas. Se caracteriza por lo siguiente:

  • Pie: blanco y liso, pero debajo del anillo tiene escamas pardas. Mide entre 2 y 5 centímetros de alto.
  • Sombrero: tiene forma convexa y es plano. La cutícula es de color marrón oscuro cuando es joven, pero más tarde se vuelve pardo con toques rojizos.
  • Láminas: son de color blanquecino o crema con manchas pardas.
  • Carne: es blanca y tiene un olor acidulado.

Lepiota clypeolaria

La Lepiota es una seta tóxica

Imagen – Flickr/Amadej Trnkoczy

La lepiota en escudo, como se llama, es una seta que aparece en los bosques de coníferas y de árboles frondosos. Fructifica en verano y en otoño, y sabremos si tenemos una delante si vemos que tiene:

  • Pie: es blanco y mide 8 centímetros de alto por 0’4-1 centímetros de grosor.
  • Sombrero: es ovoide cuando es joven, pero aplanado cuando madura, y mide entre 4 y 8 centímetros de diámetro. La cutícula es de color pardo claro, casi blanquecino.
  • Láminas: son de color blanco y están muy juntas.
  • Carne: es blanca y tiene un olor afrutado.

Lepiota cristata

La Lepiota cristata es una seta con sombrero blanco

Imagen – Wikimedia/Strobilomyces

La Lepiota cristata, llamada lepiota maloliente, es una seta originaria de América del Norte y de Europa. Habita en bosques, matorrales y en campos. Sus características son las siguientes:

  • Pie: es blanco, con la base rosada, y mide entre 4 y 6 centímetros de alto por 0,8 centímetros de grosor.
  • Sombrero: al comienzo tiene forma cónica, pero luego se va aplanando. Mide entre 2 y 5 centímetros de diámetro, y su cutícula es blanquecina con el centro marrón.
  • Láminas: son blancas o amarillas y están poco separadas entre sí.
  • Carne: es blanca y desprende un olor desagradable.

Lepiota josserandii (ahora es Lepiota subincarnata)

La Lepiota subincarnata es una seta

Imagen – Wikimedia/Leoboudv

Es conocida por el nombre de lepiota mortal. Su nombre científico actual es Lepiota subincarnata. Habita en jardines, dehesas, praderas, en bosques de coníferas y caducifolios. Por suerte, es difícil que nos la encontremos cuando vayamos a recolectar setas. Aún así, hay que saber sus características son:

  • Pie: es pequeño, de unos 2,5 centímetros de alto, hueco y tiene forma cilíndrica.
  • Sombrero: al comienzo es semiesférico, pero después se aplana. La cutícula es de color pardo-rojizo, siendo más clara en los bordes.
  • Láminas: son blancas cuando la seta es joven, y de color crema-rosada cuando madura. Están separadas entre sí.
  • Carne: es blanca, más pardo-rosada cerca cuanto más cerca del pie, y más rosada bajo la cutícula. Tiene un olor que recuerda al de la mandarina.

¿Por qué las Lepiota son tóxicas?

Estas setas contienen amanitina, que es una sustancia muy tóxica. Los primeros síntomas pueden tardar pocas horas en aparecer, pero dependiendo de la dosis y de la propia persona tardan hasta 24 horas. Al principio se pueden confundir con una mala digestión: diarreas, malestar general. Pero pronto se pueden tener cólicos.

La situación se complica cuando desaparecen, ya que hacen pensar que nos hemos recuperado cuando en realidad no es así. Al cuarto o quinto día, el hígado y los riñones empiezan a fallar. Y a los 10 días, si no se recibe tratamiento pronto, existe un riesgo muy alto de muerte por insuficiencia respiratoria y/o hepática.

Así, cada vez que salgas a recolectar setas, ten mucho cuidado con ellas.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *