La higuera es un árbol que puede trabajarse como bonsái

Proyecto de bonsái de higuera.

La higuera es un árbol o arbolito con se cultiva mucho en los jardines y huertos. Durante el verano produce unos frutos, los higos, los cuales tienen un sabor dulce exquisito. Pero al ser de hoja caduca y al tener raíces invasivas, no siempre es recomendable tenerla en el suelo. Aunque, por fortuna, es una planta que puede trabajarse como bonsái.

Así y todo, me gustaría avisarte de que no es tarea fácil. Sus requerimientos de horas-luz son altas, y es sensible a los encharcamientos. Por lo tanto, si quieres tener un bonsái de higuera te aconsejamos seguir los consejos que te vamos a ofrecer en este artículo.

¿Qué hay que saber de la higuera?

La higuera, cuyo nombre científico es Ficus carica, es un árbol o arbolito caducifolio originario de Asia sudoccidental que crece hasta los 8 metros de altura. Su copa es muy abierta, y tiende a ramificarse mucho incluso a poca distancia del suelo. Las hojas son de color verde y de gran tamaño, puesto que miden de 12 a 25 centímetros de largo por 10 a 18 centímetros de ancho.

Florece en primavera, si bien sus flores brotan dentro de un receptáculo y son polinizadas por avispas pequeñas. El fruto madura a lo largo del verano/comienzos de otoño.

¿Cómo cuidar un bonsái de higuera?

El bonsái de higuera es una planta no muy difícil de cuidar

Imagen – Flickr/Samuel L. Cerdá Escorihuela

La especie Ficus carica es, como adelantábamos al principio, muy exigente en cuanto a luz y agua se refiere. Pero también hay que decir que para poder trabajarla como bonsái es importante que se le vaya reduciendo el tamaño de las hojas, ya que de lo contrario no podrá considerarse un bonsái. Así que vamos a ver cómo se ha de cuidar:

Ubicación

Luz

Tienes que colocarlo a pleno sol. Pero ojo, si en el vivero lo tenían a resguardo de este, es necesario que se ponga en semisombra y que se vaya acostumbrando poco a poco a la luz solar directa. Los cambios bruscos de exposición podrían causar daños a las hojas.

Por ejemplo, si estaba en sombra y nada más llegar a casa lo pones al sol, se quemará; si estaba al sol y lo pones en sombra, sus hojas se irán debilitando hasta caer. Se ha de evitar tanto lo primero como lo segundo, y siempre teniendo en cuenta que es una planta que quiere luz.

Temperaturas

La higuera es una planta que resiste temperaturas de entre los 40ºC de máxima, y los -12ºC de mínima. Ahora bien, cuando se trabaja como bonsái se debe de proteger de estas temperaturas tan extremas, ya que su sistema radicular es considerablemente más reducido que el que tendría si estuviera plantada en el jardín. Además, las macetas o bandejas de bonsái tienen un tamaño, también, limitado, por lo que se calientan/se enfrían mucho más rápido que la tierra.

A ello debes de sumarle que, cuanto más alta sea la temperatura, más necesidad de agua tendrá; y que cuanto más baja más cuidado con el riego habrás de tener para que sus raíces no se hielen.

Riego

La frecuencia de riego va a venir determinada por el clima de la zona, así como del sustrato que se haya utilizado. Pero a grandes rasgos, has de saber que cuanto más cálido y seco sea un clima, más rápido perderá la humedad el sustrato, por lo que tendrás que regar más.

Es aconsejable no ponerle ningún plato debajo de la maceta o bandeja de bonsái, porque el agua que sobre del riego se irá acumulando en él. Al hacerlo, las raíces tendrán un contacto demasiado directo con ella, y a menos que se retire, terminarán pudriéndose.

Sustrato

El bonsái de higuera dará higos

Imagen – Wikimedia/Tangopaso

El sustrato adecuado para tu bonsái de higuera será uno que sea ligero, poroso, y que sea capaz de absorber así como de drenar el agua con rapidez. Si hablamos de mezclas, son interesantes cualquiera de estas:

  • 70% de akadama + 30% de kiryuzuna
  • 50% de akadama + 50% turba
  • 70% turba + 30% perlita
  • 70% akadama + 30% pómice

Abonado

Se aconseja abonar desde comienzos de primavera hasta el otoño. Para ello puedes usar un abono específico para bonsáis, pero sigue las indicaciones que podrás leer en el envase del producto. De este modo, se evita el riesgo de que pueda producirse una sobredosis.

Trasplante

Tu bonsái de higuera necesitará un trasplante cada dos años más o menos. Hazlo en primavera, antes de que sus hojas broten (será cuando sus yemas se hinchen). Retira con cuidado el sustrato y revisa si tiene alguna raíz seca, enferma o dañada, y de ser así córtasela con unas tijeras que habrás desinfectado previamente.

Luego, plántalo en una bandeja de bonsái y déjalo en una zona un poco protegida del sol hasta que le notes crecimiento. Una vez pase esto, podrás colocarlo al sol de nuevo.

Estilo

Aquellos más aconsejables para la higuera son el estilo escoba, así como el del tronco múltiple.

Poda

Hay tres tipos de podas que le has de hacer:

Poda de formación

Se realiza a finales de invierno, antes que las hojas broten. Consiste en darle forma al árbol, por lo que puede ser necesario cortar ramas enteras. Para que no se corran riesgos innecesarios, utiliza herramientas de poda previamente desinfectadas, y decide antes de hacer anda qué estilo le vas a dar. En este sentido, no está de más echar un vistazo en Internet a los bonsáis de higueras de otras personas, para que tengas una idea de cómo puedes formar el tuyo.

Asimismo, habrás de quitar las ramas secas, enfermas y aquellas que estén débiles. También los chupones que salen de las raíces, a menos que quieras tenerlo con varios troncos.

Poda de mantenimiento

La poda de mantenimiento se realiza a lo largo de todo el año. Básicamente lo que has de hacer es recortar aquellas ramas que estén creciendo mucho, dejando crecer de 6 a 8 hojas, y luego quitar 2 o 3.

Este es un árbol que crece a buen ritmo, por lo que tendrás que ir revisándolo de vez en cuando.

Método de poda apache (reducción del tamaño de las hojas)

Las hojas de la higuera son bastante grandes, por lo que una cosa que se puede hacer es realizarles la poda apache. ¿Cuáles son los pasos a seguir?

  1. Primero, tienes que esperar a que la higuera se recupere del trasplante si es que ha sido trasplantada recientemente.
  2. Luego, cuando una rama tenga 8 hojas, tienes que pinzar (cortarlas por la mitad) 4 hojas y quitarle las otras 4.
  3. A comienzos de verano, quítale todas las hojas.
  4. Después, a finales de verano, has de despuntarle todos los brotes solo si la higuera está fuerte.
  5. Por último, a finales de invierno tienes que podarle las ramas nuevas de ese año.

Durante todo el proceso, el bonsái ha de estar a resguardo del sol.

El bonsái de higuera es una planta que quiere sol

Con estos consejos, esperamos que disfrutes de tu bonsái de higuera 🙂 .

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *