Los árboles en un jardín han de poder crecer libremente

Los árboles son de las plantas más importantes que puede haber en un jardín, y no solo porque suelen ser las más altas (solo superados, y no siempre, por las palmeras), si no por los múltiples beneficios que otorgan, a saber: proporcionan sombra, producen flores preciosas y/o frutos comestibles, y además se convierten en un refugio para algunos animales, como los insectos o algunos pájaros.

Pero cuando vamos a elegir la especie es necesario que tengamos en cuenta sus dimensiones una vez que llegue a la edad adulta. Se pueden hacer experimentos claro, pero para que salgan bien es necesario tener ciertos conocimientos, es decir, conocer un poco el árbol que quieres poner y si puede vivir bien en tu zona o no. De modo que si ya tienes algunos problemas o quieres evitarlos, a continuación te contaremos cómo hacer que un árbol no crezca.

¿Cómo limitar el crecimiento de un árbol?

Si queremos evitar que un árbol crezca demasiado es muy recomendable realizar algunas tareas, antes de la plantación en el suelo, durante y después. Estas se han de hacer siempre tratando de respetar la planta, pues no podemos ni debemos olvidar de que se trata de un ser vivo, y de que hacerle cosas como podarlo lo puede debilitar mucho si se hacen mal.

Aunque suene repetitivo, me gustaría insistir en esto: una mala decisión puede causar la muerte del árbol. De modo que sepamos cuáles son las medidas que se han de tomar para que la planta no crezca tanto:

Pódalo de vez en cuando

Los árboles se pueden podar para limitar su crecimiento

Las podas se han de hacer a finales del invierno, utilizando herramientas de poda previamente desinfectadas, por ejemplo:

  • Ramas verdes de menos de 0,5cm de grosor: utiliza tijeras domésticas.
  • Ramas de entre 0,5 y 1cm de grosor: tijeras de podar.
  • Ramas de entre 1 y 2 centímetros de grosor: sierras de mano.
  • Ramas de 3 centímetros o más de grosor: sierras de mano o serruchos.
  • Ramas y/o troncos de 4 centímetros o más: para cortar ramas o troncos tan gruesos se aconseja usar herramientas de corte eléctricas por el esfuerzo que supondría hacerlo con las manuales.

¿Qué es lo que hay que podar?

Básicamente, tienes que quitar aquellas ramas que veas que estén mal, como las enfermas o las que estén rotas. Pero además, con el fin de que tu árbol no sea tan grande puedes hacer lo siguiente:

  • Dale un diseño (respetando a la planta). Observa el tronco: ¿cómo crece: hacia arriba o se inclina?; ¿a qué altura empieza a ramificar?; ¿cómo es su copa: redondeada, compacta, abierta? Para no fallar, es recomendable alejarse un poco del árbol para poder verlo mejor. Así resulta mucho más fácil saber qué estilo se le va a dar. Si necesitas más ayuda, puedes echar un vistazo a nuestro artículo sobre estilos de bonsái, que aunque son específicos para estas plantas, en realidad se pueden aplicar a los árboles cultivados en el suelo también. A fin de cuentas, los bonsáis no son más que árboles que, mediante podas, consiguen vivir bien en bandejas.
  • Reduce la longitud de las ramas: estos recortes es muy aconsejable que se empiecen a hacer cuando el árbol es joven, es decir, cuando mide unos 2 metros como mucho. Más tarde también se pueden hacer, pero será un poco más difícil por la propia altura que habrá adquirido la planta. El objetivo con esto es de conseguir que la copa ramifique más, y que sea más compacta. Se hace simplemente cortando un centímetro o varios (pero nunca más de la mitad) de cada rama.

No lo abones

Con el abonado se espera que la planta crezca, y que además lo haga un poco más rápido de lo que lo suele hacer. Por eso, si queremos justo lo contrario, es decir, si no nos interesa que adquiera un gran tamaño, debemos de evitar abonarlo. Pero ojo, esto significa también que las plantas que tenga cerca tampoco han de recibir abono.

Las raíces de los árboles pueden extenderse varios metros. Por este motivo, aunque tengas un rosal a cinco metros de uno, si lo abonas, de buen seguro que el árbol se beneficiará de ese abono.

Planta otras plantas cerca de él

Si plantas otros árboles cerca, conseguirás limitar el crecimiento de todos ellos

Lo ideal es que todas y cada una de las plantas del jardín tengan el espacio necesario para que puedan crecer con total libertad, pero si queremos limitar un poco crecimiento de un árbol una opción es la de poner cerca de él otras plantas. Especialmente recomendables son las de rápido crecimiento, como muchas palmeras (Washingtonia, Phoenix dactylifera, Chamaerops, Syagrus, etc.), así como otras especies de árboles como la Syringa vulgaris o el Brachychiton populneus.

Con esto el ritmo de crecimiento de las plantas es algo más rápido debido a la competencia que se crea entre ellas, pero el tamaño que llegan a alcanzar es menor por la limitación de espacio. Eso sí, han de estar cerca pero no juntas: deja una separación de al menos 1 o 2 metros para que pueda crecer bien.

¿Cómo evitar que se extiendan las raíces de un árbol?

¿Hay algo que se pueda hacer? Por supuesto que sí. A veces las raíces pueden causar más de un dolor de cabeza, pero precisamente por eso hay algunas medidas que, una vez tomadas y llevadas a la práctica, nos van a solucionar los problemas, o por lo menos evitarán que empeoren.

Zanjas llenas de cemento

Una forma de controlar el crecimiento de las raíces es cavando zanjas alrededor del árbol. Estas han de estar a unos 50-60 centímetros del tronco, y deben de tener una profundidad de al menos 1 metro y un ancho de unos 30 centímetros como mínimo. Llénalas con una parte de cemento, tres partes de arena de obra y una de agua mezcladas, pero pon también varillas de hierro para crear una barrera que no podrán romper.

Malla anti-rizomas

La malla anti-rizomas se utiliza más para limitar el crecimiento del bambú, pero es igualmente válida para los árboles. Esta se puede poner después de hacer el agujero donde los vas a plantar, o bien después en las zanjas. En el caso de que no puedas conseguir, tienes la opción de poner malla anti-hierbas a doble capa.

Plantar el árbol con maceta

Si plantas el árbol en maceta, crecerá menos

Para acabar, otra cosa que se puede hacer es plantar el árbol con maceta en el suelo. Esto va a limitar mucho su crecimiento, tanto la altura total de la planta como la longitud de las raíces. Pero es recomendable que dicha maceta sea de unos 50 centímetros de diámetro; además, es fundamental que tenga agujeros en la base.

Esperamos que estos consejos te hayan servido para controlar el crecimiento de tus árboles.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *