Cómo germinar semillas de uva

Las uvas son una de las frutas que más nos gusta consumir. Hay de muchos tipos: más dulces, más ácidas, grandes, pequeñas… y de dos colores, verdes o negras. Con pepitas o sin pepitas. Pero, ¿alguna vez has pensado que de esas pepitas podría salir una parra y tener tus propias uvas en el jardín? ¿Quieres aprender cómo germinar semillas de uva?

Si te hemos llamado la atención y quieres saber si el proceso es rápido, si se tiene éxito y, sobre todo, si puedes llevarlo a cabo, aquí te damos las claves para que lo hagas. Solo tienes que armarte de un poco de paciencia para conseguir el objetivo que quieres.

Cómo obtener las semillas de uva

Cómo obtener las semillas de uva

Lo primero para aprender cómo germinar semillas de uva es, sin duda, tener ese material. Es decir, conseguir las semillas que vas a necesitar para hacer crecer de ellas una planta.

Estas semillas no son otras que las pepitas de las uvas. Sin embargo, de un tiempo a esta parte en los supermercados venden muchas uvas que son sin pepitas, lo que hará que no tengas la opción de cogerlas.

Siempre sería mejor una uva que se acaba de recolectar, o que es de un huerto, que la de un supermercado. El motivo es que, cuanto más tiempo permanecen en las parras, más maduro está el fruto pero, también, las semillas. Y es que las que compras en las tiendas es posible que se hayan cogido estando verdes, para que en el proceso hasta llegar a la tienda, estas acabaran de madurarse. Además, hay muchos tipos de uvas donde elegir.

Otro aspecto que debes tener en cuenta es que las plantas nuevas que obtengas de una parra o vid no van a ser iguales que la planta madre. Es decir, aunque cojas semillas de una parra que sabes que salen buenísimas, eso no significa que la nueva planta vaya a salir igual, como ocurre con otras. Sí saldrá similar pero habrá matices que la diferenciarán. Y esto es porque todas las semillas tienen una característica única, la variabilidad genética natural, que sirve para diferenciarse unas de otras.

Cuándo plantar las semillas de uvas

Cuándo plantar las semillas de uvas

Ahora que sabes de dónde sacar las semillas de uvas, y las particularidades que tienen estas, el siguiente dato a conocer es cuándo puedes plantarlas. ¿Se puede hacer nada más obtenerlas? ¿Hay que secarlas? ¿Se plantan al año?

En realidad no hay una fecha determinada para plantar semillas de uva. Esto quiere decir que se pueden plantar en cualquier época del año. Ahora bien, es cierto que, para tener una mayor probabilidad, sería más indicado hacerlo a principios de primavera, ya que la planta (o futura planta) estará más activa. También así evitas las heladas que pueden congelar la semilla y que esta no salga.

El problema de esto es que, si las uvas de las que quieres las semillas, son las primeras (es decir, de octubre, noviembre), son muchos los meses que tienes que esperar, y a veces las semillas acaban secándose. Pero es fácil de resolver: ¿qué tal si las plantas dentro de casa? De esta manera, la temperatura y el frío no van a ser un problema, pudiendo crear un mini-invernadero en casa para que las plantas empiecen a crecer y plantarlas después en tierra o en maceta a primeros de primavera.

Cómo germinar semillas de uva

Cómo germinar semillas de uva

Ya sabes cómo conseguir las semillas de uva y cuándo debes plantarlas. Pero, ¿cómo hacerlo? Te damos los pasos para que al final tengas una plantita que crezca lo más fuerte posible y que, con el paso del tiempo, te dé unas uvas.

Lava las semillas

Una vez tienes las semillas que quieres, sabrás que estas están recubiertas de la pulpa de la uva. Esto hay que retirarlo porque, si lo dejas, lo único que va a hacer es pudrir la semilla. Por eso, dedica un tiempo a lavar, con agua y jabón, cada una de las semillas.

Después de hacerlo, notarás que las semillas dejan de estar resbaladizas. Si ves que en un primer lavado siguen igual, conviene que las vuelvas a lavar, quizá ayudándote de una esponja o un cepillo de dientes usado, para no dejar rastro de la pulpa.

Un truco que hacen muchos expertos es que, una vez que las lavan, las sumergen en un líquido compuesto por agua oxigenada y agua (1 parte de agua oxigenada y 9 de agua). Esto sirve para desinfectar al 100% la semilla y también para que germine mucho antes. De igual modo, cuando ya han pasado por este proceso, muchos lo que hacen es quitar un poquito de la piel de la semilla con el objetivo de acortar el tiempo de germinación.

Simular el invierno

Las semillas que obtienes de las uvas tienen en su interior un proceso grabado de germinación. Y es que estas plantas saben que no pueden germinar las semillas de inmediato, sino que ha de pasarse una época de frío para activarla.

¿Y cómo conseguimos que pase? Pues es fácil: metiéndolas en el frigorífico. Pero no tal cual.

Debes colocar la semilla entre dos servilletas húmedas, y a ser posible tapado el recipiente con papel film con agujeros para que respire. Ahora, mételas en el frigorífico por al menos un mes.

La etapa de germinar semillas de uva

Transcurrido ese tiempo, debes sacar la semilla ya que está lista para germinar. Una vez abras el recipiente, te puedes encontrar con semillas que no han germinado y otras que sí.

Aquellas que te hayan germinado debes colocarlas en una macetita con sustrato. Las que no, cambia las servilletas, ponlas húmedas y colócalas en un lugar que esté a más de 20 grados. Esto hará que en pocos días las semillas germinen (si no lo hacen en una semana es que no sirven).

Ya solo quedará que plantes las semillas conforme vayan germinando.

Cómo plantar semillas de uva

Las semillas están listas para plantarse, y para ello vas a necesitar unas macetas pequeñas llenas de un sustrato rico en nutrientes. Estas semillas no hace falta que las plantes muy profundas. Con hacer un pequeño agujero con el dedo para meterla será más que suficiente, dejando que la puntita de la semilla esté muy cerca del exterior para ayudarla a que crezca sin que deba hacer muchos esfuerzos.

Eso sí, es importante que intentes mantenerle una temperatura de al menos 20 grados y que la riegues mediante pulverización, ya que si le echas agua directamente la semilla no será lo suficientemente fuerte para soportarlo y puede salirse de la tierra.

Tardará entre 2 y 8 semanas en crecer. Y cuando la tengas de unos 8 centímetros de altura podrás trasplantarla a una maceta más grande (pero también dentro de casa, solo cuando tenga 30 cm y 5 hojas podrás plantearte ponerla fuera.

¿Te animas a germinar semillas de uva?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *