Es posible tener un jardín japonés pequeño

Imagen – Flickr/DocChewbacca

Los jardines japoneses tienen una elegancia que atrae. Y es que la naturaleza en Japón es única. Viviendo en un territorio donde los terremotos y los tifones son habituales, las plantas hacen todo lo que pueden para adaptarse y seguir adelante. Esto hace que adopten formas curiosas… y que luego las personas se inspiren en ellas para crear obras maestras. Ese es el caso de los maestros del bonsái: observando los árboles que crecen en las montañas del país, y entendiendo las necesidades que tienen, han conseguido desarrollar un arte que, si bien se originó en China, fue en el país nipón donde se consolidó.

Pero ¿es necesario tener un solar de cientos de metros para tener un jardín de este estilo? En absoluto. De hecho, es posible tener un jardín japonés pequeño en una terraza, o incluso en un patio de reducidas dimensiones. Solo hay que escoger las plantas adecuadas.

Haz un borrador

El borrador es el primer paso para diseñar un jardín japonés pequeño. Puedes hacerlo con algún programa de diseño de jardines, o bien en papel. Es importante que incluyas los caminos, y el tipo de planta que quieres poner en cada rincón. Si no te sabes los nombres o no tienes claro cuáles puedes poner, no te preocupes: más abajo te mostraremos una selección de aquellas que no crecen mucho.

Por ahora, sí que has de decidir dónde pondrás los árboles, los arbustos, las plantas de sombra, etcétera, de modo que será necesario que sepas por dónde sale el sol desde tu jardín, y cuáles son las áreas y a partir de qué hora se van quedando en sombra a lo largo del día. Ten en cuenta que hay muchas, como los helechos por ejemplo, que no soportan el sol directo, por lo que es muy importante saber bien esto.

Elige las plantas

Pasemos a las plantas. ¿Cuáles pueden estar en un jardín japonés pequeño? Va a depender mucho del clima, y también de los metros que tenga el jardín. Así que vamos a mostrarte una selección de plantas variadas, de distintos tamaños y con una resistencia al frío diferente, para que sepas cuál elegir:

  • Arce japonés: su nombre científico es Acer palmatum. Son un conjunto de árboles y arbustos caducifolios con hojas palmadas, más o menos lobuladas, que pueden crecer desde 1 hasta los 10 metros aproximadamente. En primavera y/u otoño sus hojas cambian de color, volviéndose rojizas, anaranjadas, amarillentas o púrpuras. Toleran bien la poda, pero necesitan un clima templado y húmedo, así como suelos ácidos (pH 4 a 6). Crecen en sombra/semisombra, aunque hay ciertas variedades (como el Seyriu o el Osakazuki) que toleran algo de sol si la humedad es muy alta. Resisten hasta los -18ºC.
  • Azalea: el Rhododendron japonicum o el Rhododendron simsii son dos especies conocidas como azalea. Suelen ser perennifolias, y alcanzan una altura de un metro como mucho. Durante la primavera producen flores de distintos colores, como el rosa, el rojo o el blanco. Precisan suelos ácidos y algo de sombra. Resisten hasta los -2ºC.
  • Camelia japonesa: la Camellia japonica es un árbol perennifolio que puede alcanzar los 11 metros de altura. Tiene hojas de color verde oscuro brillante, algo coriáceas, y en primavera produce flores grandes de color rosa. Se puede tener tanto en maceta como en el jardín siempre que el suelo o la tierra sean ácidos. y se tenga en sombra o semisombra. Resiste las heladas de hasta los -4ºC.
  • Cerezo de flor llorón: hablamos del Prunus subhirtella, que es una de las especies de Prunus nativas de Japón, además del Prunus serrulata. Te recomendamos este porque aunque puede crecer hasta los 12 metros, lo normal es que no supere los 6 metros. Además, a diferencia del cerezo de flor más conocido (el P. serrulata), tiene un porte llorón. En otoño sus hojas se vuelven rojizas antes de caer, y en primavera se llena de flores blancas o rosadas. Crece en suelos fértiles y bien drenados. Resiste hasta los -18ºC.
  • Hostas: muchas de las hostas que se conocen son originarias de China, pero se suelen incluir en los jardines japoneses, como la Hosta fortunei. Se trata de una planta vivaz o perenne que alcanza una altura de 15 centímetros y un ancho de 30 centímetros. Las hojas son verdes, verde-azuladas, o amarillentas con el margen verde dependiendo de la variedad o cultivar. Las flores son tubulares, de color blanco, azul o lavanda y brotan en primavera. Prefiere suelos fértiles, algo ácidos y bien drenados, además de sombra. Eso sí, necesitan protección contra el viento y, especialmente, contra los caracoles y babosas. Por lo demás, soportan hasta los -4ºC.
  • Helecho pintado japonés: se trata de un helecho cuyo nombre científico es Athyrium niponicum. Pierde sus hojas en otoño, y en primavera vuelve a brotar. Estas hojas son en realidad frondes que miden hasta 75 centímetros de longitud, y son de color gris verdoso con las nervaduras rojizas. Necesita sombra, así como un suelo rico en materia orgánica. Soporta hasta los -12ºC.
  • Magnolia tulipán: en concreto, nos referimos a la Magnolia liliiflora, un arbusto de hoja caduca que, aunque es originario de China, se lleva cultivando en Japón desde hace siglos. Alcanza una altura de 4 metros, y tiene hojas grandes de color verde, además de flores rosas de gran tamaño que brotan en primavera. Es una planta que tiene que estar en sombra, y tener tierra ácida (con un pH entre 4 y 6) para crecer. Soporta bien hasta los -20ºC.
  • Pino enano de Siberia: es una conífera perennifolia cuyo nombre científico es Pinus pumila. Crece entre 1 y 3 metros de altura, por lo que es una planta muy interesante para tener en un jardín japonés pequeño o en una maceta. Se aconseja su cultivo en climas templados donde los veranos sean suaves y los inviernos fríos o muy fríos, pues en los templado-cálidos (como el mediterráneo por ejemplo) lo pasa mal. Resiste hasta los -30ºC.

Artículo relacionado:

Plantas japonesas

Prepara el terreno

Una vez se han escogido las plantas, teniendo en cuenta sus características y rusticidad, es momento de preparar el terreno donde se van a tener. Y es que, tanto si vas a cultivarlas en macetas como si lo harás en el suelo, hay ciertas cosas que se han de hacer para que el jardín japonés se asiente sobre unos buenos ‘cimientos’. Sepamos cuáles son:

Jardín japonés en macetas

Lo primero es hacer una limpieza del terreno, y mientras tanto decidir si se va a pavimentar el suelo o si no. Hay que quitar las hierbas silvestres y las piedras (puedes guardar las grandes y las rocas, ya que pueden serte útiles para hacer, por ejemplo, el borde de los caminos).

Si vas a pavimentarlo, después de hacer la limpieza es momento de proceder a ello. Aunque si me permites un consejo, más que pavimentar quizás te interese poner gravilla. O si hay niños pequeños, puedes tener un jardín japonés ”europeizado” poniendo césped natural o artificial.

Jardín japonés en suelo

Si tienes pensado tener tu jardín en tierra, entonces has de quitar las hierbas y las piedras. Esto lo puedes hacer removiéndola con un motocultor, o bien con una azada. Enseguida que lo tengas, has de nivelarlo con un rastrillo; de esta manera, podrás pasar al siguiente paso: la instalación del sistema de riego.

En el caso de que ya tengas claro dónde vas a poner cada planta, es un buen momento para instalar el riego. Nosotros te recomendamos el riego por goteo, puesto que así se aprovecha mucho mejor el agua, pero puedes elegir el que más se adapte a tus necesidades y/o presupuesto.

Planta las plantas/coloca las macetas

Ahora ha llegado el momento de hacer lo más interesante: plantar. Bueno, plantar o colocar las macetas en su sitio. Escoge la ubicación de cada una de ellas, y ponlas ahí. Si vas a plantarlas en suelo, hazlo en primavera extrayéndolas con cuidado de los recipientes e introdúcelas en el agujero que hayas hecho.

Eso sí, ten presente que las que van a ser más grandes han de quedar detrás de las pequeñas, para que así todas puedan crecer bien. A partir del mes siguiente podrás empezar a abonarlas.

Ideas para decorar un jardín japonés pequeño

Si necesitas ideas para crear tu jardín japonés pequeño, echa un vistazo a estas imágenes:

Tu jardín japonés pequeño puede ser de macetas

Imagen – Wikimedia/そらみみ (Soramimi)

 

Pon las plantas adecuadas en tu jardín japonés

Imagen – Wikimedia/Kapacytron

 

Los caminos no pueden faltar en un jardín japonés

Imagen – Flickr/Raymond Bucko, SJ

Haz un jardín zen en tu jardín japonés


¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *