Hay muchas plantas que puedes poner en tu jardín aromático

¿Te imaginas llegar a tu jardín y sentir el aroma de las plantas? Si lo que buscas en él es la oportunidad de embriagarte de su olor, has de saber que hay muchas, muchas especies que te van a ser de gran utilidad. Hablamos de hierbas, sí, pero también de arbustos y de árboles cuyas hojas y/o flores dejan su »huella» en las manos cuando las tocas.

Además, son plantas que no necesitan de cuidados especiales. De hecho, diseñar un jardín aromático puede ser igual de gratificante para los adultos como para los más pequeños, ya que no solo son cultivos inofensivos para ellos sino que, también, les harán sentirse más integrados haciendo algo que podrán seguir disfrutando después de haberlo diseñado.

Haz un borrador

Lo primero es lo primero. A la hora de diseñar un jardín es importante hacer un borrador, ya que este te será de gran ayuda cuando vayas a trabajar sobre el terreno. Este lo puedes hacer en un papel, pero también es muy interesante utilizar algún programa gratuito para diseñar jardines.

Pero en cualquier caso, en todo borrador tiene que quedar muy especificado, como mínimo, las distintas áreas del jardín, así como los tipos de plantas que se quieren poner en cada una de ellas, teniendo en cuenta el espacio disponible, las características del terreno, así como el tamaño que tendrán las propias plantas cuando crezcan. No te olvides de dibujar los caminos, pero no los pongas en cualquier sitio.

Hay una norma en paisajismo y es que los caminos deben de llevar a algún sitio de interés. Aunque suene obvio, es importante evitar crear caminos que solo sirvan para caminar sobre ellos. Y es que cuando pasees, tienes que hacer algo más: disfrutar de las vistas, detenerte a oler las rosas, o ir a la piscina por ejemplo.

Prepara el terreno

Prepara el terreno antes de plantar tu jardín aromático

Ahora que ya está borrador terminado, hay que ponerse los guantes de jardinería y empezar a trabajar. Así pues, el primer paso es eliminar las hierbas, así como las piedras que haya en el terreno. Dependiendo de su extensión, se podrá hacer con una azada, o bien con la ayuda de un motocultor y un rastrillo. Esta última herramienta también será útil para nivelar la tierra, una tarea que haremos una vez que ya no haya hierbas ni piedras.

Después, hay que asegurarse de que el suelo tiene un drenaje correcto. Para ello, haremos un agujero de aproximadamente 1 x 1 metro, y lo llenaremos de agua. Después, calculamos el tiempo que tarda en ser absorbida. Lo ideal es que veamos que la empieza a absorber ya desde el primer momento, y que no tarde más de una hora. Si tardase más, en aquellas zonas donde haya plantas será muy importante que, a la hora de plantarlas, hagamos el agujero más grande de lo normal y lo rellenemos con turba mezclada con perlita.

Instala el sistema de riego

Si bien muchas plantas con aroma no necesitan mucha agua, nunca está de más instalar un sistema de riego en aquellas áreas donde vamos a cultivarlas, a ser posible de goteo ya que es el que nos permitirá aprovechar mucho mejor el preciado líquido, reduciendo al mínimo las posibles pérdidas. Además, aunque lo aconsejable es que haya electricidad en el solar, si no la hay no tenemos por qué preocuparnos: no solo podemos hacer nuestro propio de riego por goteo casero, por ejemplo con botellas de plástico grandes, sino que también podemos utilizar la gravedad en nuestro beneficio, ¿cómo? así:

  1. El primer paso es hacerse con un depósito de agua grande, de 1000 litros como mínimo.
  2. Luego, lo colocamos sobre una superficie alta.
  3. Y a partir de aquí montamos el sistema de riego por goteo.

La cuestión ahora es, ¿cómo llenamos de agua el depósito? Bueno, si no hay electricidad ni tenemos un generador, entonces tendremos que optar por comprarla. Por ejemplo, nosotros cada pocos meses pedimos un camión de agua que nos cuesta unos 60 euros. Es dinero, sí, pero muy bien aprovechado porque gracias a ello tenemos posibilidad de cultivar, por ejemplo, un huerto que si bien es pequeño, es suficiente.

Elige las plantas aromáticas

Las plantas aromáticas tienen que estar en zonas de fácil acceso, como por ejemplo a ambos lados de los caminos, en la zona de relax, en el huerto. Es muy recomendable crear parterres con ellas, puesto que cuantas más haya en un mismo punto, más intenso será su aroma. Asimismo, deben de estar expuestas al sol, o como mínimo en un lugar luminoso.

Otro punto importante es que debemos escoger las plantas que mejor se adaptan a las condiciones de nuestro jardín; es decir, que sean capaces de adaptarse a nuestro clima, sin que les perjudiquen las heladas ni/o el calor extremo si los hubiera.

Aquí tienes una selección de plantas aromáticas que pueden servirte para tu jardín:

Albahaca

La albahaca es una planta aromática

La albahaca es una hierba de ciclo anual, pero en climas sin heladas se cultiva como perenne de corta vida. Tiene hojas de color verde lustroso, con forma oval, y llega a medir unos 40 centímetros, si bien pueden llegar a los 130 centímetros. Es una planta que suele puede mucho a los niños, ya que podrán degustar sus hojas frescas sin problemas. No soporta el frío.

Compra semillas desde este enlace.

Hierbabuena

La hierba es una planta vascular de tallos verdes

La hierbabuena es una planta herbácea perenne que crece hasta los 30 centímetros a lo sumo. Sus hojas verdes tienen un aroma intenso, algo más fuerte que el de su pariente más cercano: la menta. Crece bastante rápido siempre que esté expuesta al sol. Además, sus necesidades de agua son bastante bajas. Resiste hasta los -7ºC.

No te quedes sin semillas. Cómpralas aquí.

Lavanda

La lavanda es una mata que produce flores en primavera y verano, ideal para el exterior

Hay muchos tipos de lavanda, pero independientemente de la especie que elijas, seguro que vas a disfrutar mucho con ella. Todas ellas crecen a pleno sol, en suelos con buen drenaje y neutros o alcalinos. Se plantan a menudo a los lados de los caminos, ya que son subarbustos que a medida que crecen, van adquiriendo formas redondeadas con una altura máxima de un metro. Soportan bien las heladas moderadas, de hasta los -12ºC (la variedad L. angustifolia aguanta más, hasta los -20ºC).

Consigue semillas aquí.

Menta

La menta es una planta aromática

La menta es muy, muy similar a la hierbabuena, aunque tiene hojas un poco más grandes y lisas. Al tocarla enseguida sentiremos olor delicioso, dulce, el cual puede acompañarnos a la cocina si es eso lo que queremos. Resiste hasta los -7ºC.

¿Quieres semillas? Pincha aquí.

Orégano

El orégano es una hierba aromática

El orégano es una hierba perenne de unos 45 centímetros de altura que tiene hojas verdes, ovaladas y de pequeño tamaño. Le gusta el sol, pero también se adapta a la semisombra, y no suele tener problemas de plagas más allá de algún pulgón o araña roja que puedes eliminar con agua. Soporta las heladas de hasta los -12ºC.

Desde aquí puedes comprar semillas.

Perejil

El perejil es una planta aromática perenne

El perejil es otra planta aromática popular en jardines, y ya ni digamos en la cocina. Es una hierba que vive aproximadamente dos años, con hojas verdes, y con una altura de unos 60 centímetros. A diferencia de otras, esta es una planta que prefiere zonas luminosas, pero sin que le dé de manera directa. Resiste hasta los -7ºC.

Compra semillas aquí, y cultiva tu propio perejil.

Rosales aromáticos

Los rosales aromáticos quedan genial en un jardín aromático

Imagen – Wikimedia/Anna reg

¿Es difícil encontrar rosales sin aroma? Bueno, depende. Es posible que te dé la sensación de que se invierte más dinero y esfuerzo en conseguir flores más grandes y vistosas, y no se le dé tanta importancia al aroma. Pero, que no te preocupe: sigue habiendo híbridos muy interesantes, como estos:

  • Rosal ‘Abbaye de Cluny’: un arbusto que llega a medir hasta 90 centímetros, y que da flores naranjas.
  • Rosal ‘Alba Meillandécor’: es una planta arbustiva que mide hasta 140 centímetros de altura, y que produce flores blancas.
  • Rosal ‘Blue Moon’: trepadora, que produce flores de color lila.
  • Rosal ‘New Dawin’: otra trepadora, de flores rosas.

Todos estos rosales son caducifolios y resisten las heladas de hasta los -18ºC.

Salvia común

La salvia común es aromática

Imagen – Wikimedia/A. Barra

Todas las salvia son aromáticas, pero no todas ellas son tan fáciles de cuidar como la Salvia officinalis, es decir, la común. Es una planta perenne que mide un máximo de 70 centímetros, con hojas verdes oblongas de color verde, y flores blanco-violáceas. Es, pues, muy interesante plantarla por ejemplo en zonas soleadas, en forma de seto bajo por ejemplo. Soporta heladas de hasta los -7ºC.

Tomillo

El tomillo es una hierba que se puede incluir en el jardín aromático

Imagen – Flickr/Ferran Turmo Gort

El tomillo es una hierba o subarbusto perenne que crece sobre los 40-50 centímetros de alto. Además de su aroma característico, produce flores blancas muy numerosas en primavera, por lo que es muy interesante plantarlo en zonas de fácil acceso. Resiste las heladas de hasta los -12ºC.

Compra semillas desde aquí.

Como ves, es posible diseñar jardines aromáticos ya que son muchas las plantas que desprenden aroma. Por eso, esperamos que te haya sido de interés.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *