Dama de noche

¡Hola a todos/as! ¿Qué tal estáis? Yo hoy vengo con muchas ganas de mostraros cómo tener esta planta fantástica sana, para que podáis disfrutar de la belleza de sus flores durante muchos, muchos años. Como vamos a ver, no requiere de mucho mantenimiento, pero… siempre hay algún truco que nos será muy útil a la hora de tener cubiertas sus necesidades.

¿Os apetece descubrir conmigo cómo cuidar la dama de noche?

Reina de la noche

La dama de noche, cuyo nombre científico es Epiphyllum oxypetalum, es un cactus epífito. Esta palabreja significa que, al igual que las plantas enredaderas que estamos acostumbrados a ver, como la buganvilla o el jazmín, trepa; pero a diferencia de éstas, no dispone de zarcillos. Así, lo que hace es crecer entre las ramas de los árboles y apoyarse en las mismas para no caer.

Durante el periodo estival brotan unas bellísimas flores blancas perfumadas que seguro te harán soñar. No te olvides de sacarle alguna fotografía, pues éstas permanecerán abiertas sólo una noche. A pesar de que duren muy pocas horas, la espera habrá merecido la pena.

Epiphyllum oxypetalum

Teniendo en cuenta estas características, si queremos tener nuestra Dama de noche en perfectas condiciones, lo primero que tenemos que hacer es ubicarla con su maceta -nunca en el suelo, ya que los caracoles y otros moluscos se sienten muy atraídos por ella- en una zona donde disponga de luz solar directa. Si no tienes ninguna disponible, puedes optar por colocarla en semisombra, siempre y cuando ese rincón sea muy luminoso, ya que de lo contrario la planta no se desarrollará correctamente. Recuerda que, si donde vives el invierno es frío con temperaturas inferiores a los -2ºC, debes protegerla en el interior de tu hogar.

Al tratarse de un cactus, el sustrato más idóneo será aquel que permita el drenaje rápido del agua. Una buena mezcla es: 60% turba negra, 30% perlita y 20% vermiculita. Asimismo, el riego tendrá que ser ocasional, dejando secar completamente el sustrato entre riegos para evitar que aparezcan los temidos hongos. Puedes aprovechar y añadir unas gotas de fertilizante para cactus en el agua de riego: ¡verás qué bonita se te pone tu Dama de noche!

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *