La serissa foetida es un arbusto de flores blancas

Imagen – Wikimedia/阿橋 HQ

Una de las especies más utilizadas en el mundo del bonsái es la Serissa phoetida. Un árbol de hoja perenne cuyas flores blancas son muy decorativas, pero que sin embargo cuando lo queremos cultivar en latitudes con climas frescos, nos puede resultar bastante complicado.

Sin duda, estamos ante uno de los bonsáis más difíciles de mantener. Pero no te preocupes: sigue los consejos que te ofrecemos a continuación, y podrás disfrutar de tu Serissa durante muchos años.

Origen y características de la Serissa phoetida

La serissa es un arbusto perennifolio

Imagen – Wikimedia/Jonathan Zander (Digon3)

Antes de hablar de la serissa como bonsái, es importante conocer un poco la especie, ya que de esta manera entenderemos mejor su comportamiento y sabremos cómo cuidarla mejor cuando la trabajemos como bonsái. Y bien, allá vamos:

La Serissa phoetida o Serissa japonica, también conocida como el Árbol de las mil estrellas, es un arbusto perennifolio originario del sudeste de Asia que alcanza una altura máxima de 60 centímetros. Sus pequeñas hojas de color verde oscuro o variegadas (con bordes de color amarillento), y su crecimiento fácilmente controlable, han hecho que muchos de nosotros queramos iniciarnos en el arte del bonsái con un ejemplar de esta especie, ya que además, en verano se puede disfrutar de sus bellas florecillas.

Pero resulta que es una especie que habita en climas tropicales o subtropicales, y si vivimos en una zona con inviernos crudos, tendremos que protegerla en el interior del hogar o en un invernadero con calefacción durante esos meses. En efecto, el resto del año debe de estar en el exterior, pues de lo contrario no tendría un buen desarrollo, y lo más probable es que terminemos perdiéndolo antes de la próxima primavera.

¿Cuáles son los cuidados del bonsái de Serissa phoetida?

Aunque por supuesto, hay más cosas que podemos hacer para que nuestro bonsái se vea espléndido todo el año. A saber:

Ubicación

A la Serissa hay que colocarla en una exposición con sombra parcial. Si tenemos que tenerla en interior, tenemos que elegir una habitación muy luminosa.

¿Cómo regar un bonsai de serissa?

Hay que mantener el sustrato ligeramente húmedo, especialmente en verano, pero evitando el encharcamiento ya que es sensible al exceso de riego. Regaremos con agua de lluvia o con aquella que tenga un pH bajo (entre 4 y 6).

Sustrato

El bonsai de Serissa phoetida es fácil de cuidar

Imagen – Wikimedia/Ragesoss

El sustrato debe de drenar bien el agua; es decir, tiene que absorberla y filtrarla, manteniendo a las raíces correctamente oxigenadas. Cuando esto no pasa, es fácil que surjan problemas. Por eso, es muy recomendable mezclar 80% akadama con 20% de kiryuzuna, o con kanuma.

Abonado

Utilizaremos un abono específico para bonsáis (en venta aquí), siguiendo las recomendaciones que nos indique el envase, desde primavera hasta finales de verano. Así conseguiremos que crezca bien, y que esté sano.

Poda

Los pinzados se pueden realizar durante todo el año, ya que más que nada se hace con el fin de mantener el estilo. Para ello, bastará con dejar que crezcan de 4 a 8 pares de hojas, y luego cortar 2-4 pares.

Sin embargo, tanto la poda de formación como la de raíces, se debe hacer a finales de invierno, cuando las temperatura mínima sea superior a los 15º. También tendremos que quitar los brotes que le vayan saliendo en la base del tronco, a menos que queramos incluirlos en el diseño.

Trasplante

Su crecimiento es lento en general, así que habrá que trasplantarlo cada 3 años. Esto se hace en primavera, cuando la temperatura mínima es de, como poco, 18 grados centígrados.

Asimismo, es importante decir que si has comprado tu bonsái en un sitio no especializado (como puede ser un supermercado), es posible que el sustrato que lleve sea de muy mala calidad.

Si ves que al regar le cuesta absorber el agua, o si encuentras que es una tierra pesada y compacta, lo más recomendable será quitársela y ponerle otra nueva, como esta mezcla: 70% akadama + 30% kiryuzuna. Hazlo en primavera, para que supere sin problemas el trasplante.

Problemas comunes del bonsai de serissa

Hay una serie de problemas que son bastante comunes cuando se tiene este bonsái, de modo que vamos a explicar sus causas, y además te diremos cuál es la solución:

Hojas amarillas

Cuando una planta, sea cual sea, tiene las hojas amarillas, puede ser por alguna de estas causas:

  • Falta de riego: si las hojas que se están poniendo amarillas son las jóvenes, puede ser que le esté faltando agua.
  • Exceso de riego: si las hojas empiezan a ponerse negras desde las puntas, y si además la tierra se ve muy húmeda, es que le sobra agua.
  • Exceso de abono o fertilizante: cuando no se siguen las indicaciones de uso de los abonos o fertilizantes, se puede caer en el error de echar más cantidad de la que necesita el bonsái. Si esto ocurre, hay que regar mucho para que el exceso de abono se filtre.
  • Muerte natural de las hojas: las hojas tienen una esperanza de vida limitada. Por eso, si tu Serissa tiene algunas hojas amarillas, pero por lo demás está bien, no has de preocuparte ya que pronto le saldrán de nuevas.
  • Cambio de ubicación: es normal que algunas hojas amarilleen y que incluso caigan cuando la cambias de lugar. A veces tarda un poco en acostumbrarse.

Hojas secas

Si tu serissa tiene las hojas secas, es posible que se deba a alguno de estos factores:

  • Corrientes de aire: si la tienes en el interior, es importante que esté lejos del ventilador, aire acondicionado, y de las zonas de paso.
  • Se está quemando: en el caso de que esté cerca de una ventana, lo ideal es alejarla un poco de esta para que sus hojas no se »quemen».
  • Humedad ambiental baja: necesita que la humedad ambiental sea alta, ya que en lugares secos sus hojas se secan. Para ello, basta con colocarle recipientes con agua alrededor, o pulverizar/rociar sus hojas con agua sin cal en primavera y verano.
  • Renovación de las hojas: como comentábamos antes, las hojas se van renovando con el paso de los meses. Si ves que tiene unas pocas secas, no has de darle mayor importancia.

¿Dónde comprar un bonsái de Serissa phoetida?

El bonsai de Serissa es bonito

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

Si quieres conseguir uno, puedes hacerlo pinchando aquí. Que disfrutes de tu planta.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *