Imagen – PlantsOfTheWorldOnline

Hoy vamos a hablar de esta magnífica planta, la Aristolochia grandiflora, de nombre común flor de pelícano o pipa del holandés. Es una planta bastante utilizada en jardinería en algunos países de Europa, pero no es muy común en España. La planta en sí parece una simple campanilla (Ipomoea spp.), pero sus flores son espectaculares. Pertenece a su propia familia, Aristolochiaceae, de ahí que sus flores sean tan distintas a otras plantas.

Sigue leyendo para descubrir todo lo importante sobre esta planta y algunas ideas para colocarla en un jardín.

Características de la Aristolochia grandifloraPerfil de la flor de Aristolochia grandiflora

Como hemos dicho, se trata de una planta trepadora (enredadera, si nos guiamos por este artículo) muy similar a las campanillas en todos los aspectos: Sus hojas son acorazonadas, normalmente de unos 20cm de longitud, pero pudiendo llegar a casi el medio metro en climas tropicales. Trepa enrollando los tallos a otras plantas, puesto que carece de raíces aéreas, zarcillos u otras estructuras que le permitan anclarse. Si su soporte se lo permite, puede llegar a trepar hasta unos 10m de altura. En cuanto al tronco, no parece estar claro si llega a formarlo o no. Hay especies de Aristolochia, como Aristolochia gigantea, que sí forman tronco, y otras como Aristolochia macrophylla que no lo hacen. En el caso de Aristolochia grandiflora, aparentemente los tallos nunca llegan a ser demasiado leñosos, pero sí lignifican un poco.

Lo más impactante de esta planta son las flores, que llegan a ser de las más largas del mundo, gracias a su extraña forma. Vista de frente, tiene una forma acorazonada similar a las hojas, también de unos 20cm de anchura, pero con una cinta colgando (lo que le hace ser una de las flores más largas, hasta unos 60cm de longitud), de color blanco amarillento y cubierta por «venas» rojas que salen desde un círculo oscuro de su centro. Vista de perfil se aprecia cómo es en realidad: cuelga de un largo pedúnculo y empieza con una zona bulbosa que protege el androceo y el gineceo. De ahí sale hacia abajo un tubo que se curva hacia arriba y se une al resto de la flor por el centro de color oscuro que vimos antes.

Su flor es así debido a su curioso método de polinización: desprende un olor muy fuerte desagradable para los humanos pero que atrae a muchos insectos, principalmente moscas y avispas. Las moscas entran por el tubo, cubierto de tricomas (pelos) que les permiten avanzar pero no volver atrás y se quedan atrapadas en la zona bulbosa durante dos días, donde se alimentarán de néctar. Durante el primer día, si llevaban polen de otra flor lo habrán depositado en el estigma de la flor, polinizándola. Al segundo día, la flor deja de oler y presenta el polen, buscando que se le quede pegado a las moscas. Tras unas 24h, se caen los tricomas y se empieza a secar la flor, permitiendo a las moscas salir e ir a otras.

Distribución y hábitat de la Aristolochia grandiflora

La distribución natural de esta especie abarca desde el sur de México hasta Panamá, y Jamaica, entre 0 y 600m de altitud. Se ha introducido en otros lugares, como el sur de Estados Unidos por ser un muy buen alimento para las larvas de numerosas mariposas. También se ha naturalizado en partes de Australia y del sur de Asia.

Su hábitat principal son selvas tropicales espesas, cerca de barrancos y ríos, donde tiene más acceso a la luz. En las zonas donde se ha naturalizado puede crecer en bosques y otros lugares donde tenga suficiente agua y medios para alcanzar la luz.

Usos y problemas

Su utilización principal es como planta ornamental, buscando sus enormes flores, aunque esto lo veremos más adelante. Aquí queremos hablar del resto de usos, puesto que hay bastante información errónea por Internet.

  • Uso alimentario: Esta planta NO es comestible. Es altamente tóxica para las personas y el ganado, teniendo también compuestos carcinogénicos (puede producir cáncer). Solo se puede utilizar para alimentar larvas de determinadas mariposas.
  • Medicina tradicional: Parece ser que en Colombia se utilizaba esta planta como anti inflamatorio, desinfectante y para tratar mordeduras de serpiente. Hoy en día no tiene ningún sentido utilizarla para eso puesto que con la medicina verdadera tenemos remedios de sobra para todas estas cosas y no hay ningún motivo para exponerse a los problemas que entraña la medicina tradicional, que además es menos efectiva.
  • Introducirla como alimento para mariposas: Esto por suerte solo es posible en climas tropicales. Aunque suena muy bonito, es una planta trepadora muy vigorosa que va a competir con la flora autóctona, pudiendo tapar árboles pequeños enteros. Además, las mariposas que se han alimentado con esta planta adquieren cierta toxicidad y muy mal sabor, por lo que puede ser un problema para el equilibrio del ecosistema al dejar de ser depredadas. En tu jardín privado, por supuesto, puedes ponerla, pero no la plantes en el bosque donde no es autóctona.

Usos en jardinería

Aristolochia macrophylla en un jardín

Imagen – Pinterest

En climas sin heladas se puede tener fuera plantada en suelo para que trepe cubriendo arcos (donde queda genial) o paredes enteras (con soportes). En esos lugares habrá que tener en cuenta que muchas mariposas pondrán huevos en ellas y veremos algunas orugas. También se puede cultivar en climas con heladas, donde se pueden hacer varias cosas con ellas.

  • Una de las opciones es tenerla en maceta siempre, manteniéndola fuera en primavera y verano y guardándola en interior en otoño cuando las temperaturas vayan a bajar de unos 5ºC.
  • Otra opción es tenerlas mientras hace calor plantadas en el suelo y cuando se aproxime el frío arrancarlas y ponerlas en maceta.
  • También se puede tener un par de años en maceta y cuando tenga buen tamaño ponerla en el suelo para disfrutar de sus flores en verano y otoño, pero dejarla morir en invierno, tal vez recolectando semillas o guardando esquejes.
  • Si las heladas de tu zona son débiles tal vez puedas dejarla fuera, tapándola con una enorme cantidad de paja y malla geotextil térmica. Así es posible que consiga sobrevivir, pero tendrá que rebrotar de la base. Si vas a hacer eso, recomiendo como mínimo hacer antes esquejes o acodos, para aprovechar las ramas que se van a secar de todos modos y tener repuestos por si muriera.
  • La mejor opción en estos casos plantarla en suelo pero dentro de un gran invernadero con calefacción. Esto obviamente no es posible para la mayoría de nosotros.

Por ello esta planta no es tan buscada como otras aristolochias más resistentes o con flores más llamativas. En Reino Unido se suele cultivar Aristolochia gigantea, una planta con flores rojizas con mucha más superficie. Esto es debido a que florece más y sus flores son más llamativas, además de que al formar tronco es más fácil de proteger. Esa especie la he visto en viveros de España identificada como Aristolochia grandiflora, y son muy diferentes.

Una especie muchísimo más recomendable para climas con heladas fuertes es Aristolochia macrophylla, que procede del este de Estados Unidos, llegando hasta Canadá. Esta especie no necesita ningún tipo de protección en invierno y queda muy bien cubriendo arcos y porches. Su único problema es que sus flores son diminutas, de entre 2 y 5cm, pero con la curiosa forma típica del género.

Cuidados de la Aristolochia grandiflora

Aristolochia en maceta

  • Riego: En verano necesita tener el sustrato siempre húmedo, pero en invierno mientras no está creciendo, es mejor regar solo cuando veamos que la superficie se empieza a secar, sobre todo si la tenemos en interior.
  • Sustrato: No es demasiado delicada con el sustrato, pero lo prefiere muy orgánico y rico y que no se encharque.
  • Exposición: Prefiere estar a pleno sol o semisombra, dependiendo de tu clima. Si es húmedo lo puedes tener a pleno sol. Si es caluroso y seco, mejor semisombra. En climas tropicales se puede plantar debajo de un árbol y dejarla crecer. Lo que sí es importante es tenerla protegida de los vientos fríos o secos.
  • Resistencia al frío: Es una planta tropical que no aguanta por sí sola heladas de ningún tipo. El frío mantenido le hace parar de crecer, tirar las hojas y a la larga secar los tallos enteros. Si se tapa con una gran cantidad de paja y malla geotextil térmica puede sobrevivir alguna helada ligera, pero porque el frío no llega a alcanzarla.
  • Podas: Como siempre, podarla o no depende de lo que quieras, no es una necesidad de la planta. Siempre es recomendable podar las plantas trepadoras para mantenerlas controladas. Habrá que eliminar las ramas que crezcan por donde no queremos, guiarlas para que trepen por donde sí queremos… También parece ser que las podas fuertes la animan a florecer. Desde luego, si no vivimos en un clima tropical nos veremos obligados a podarla si queremos guardarla en interior, sobre todo si le hemos roto raíces porque estaba plantada en suelo. Siendo una planta medianamente rara y delicada, es recomendable plantar los restos de poda.
  • Reproducción: Se puede reproducir tanto mediante semillas como por esquejes. Si tienes varios ejemplares juntos, es fácil que eventualmente produzca alguna vaina de la que puedas sacar semillas una vez se abra. Para los esquejes, es tan simple como plantar los restos de poda y alguno agarrará. Algo más fiable es enterrar algunas ramas, aún unidas a la planta, lo que fomentará la aparición de raíces.

¿Qué te ha parecido esta planta? Si vives en un clima tropical, sin duda te recomiendo añadir una a tu jardín. Si no… hay mejores opciones, aunque si te gustan mucho sus flores, ¡Adelante!

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *